"Promesas del Este", mafia y violencia en estado puro

0
256

La carrera a los Oscar ha comenzado y en Hollywood se hacen las primeras apuestas. Las películas con más papeletas no se han estrenado aún en España pero en algunos cines todavía podemos encontrar una película que ya empieza a sonar como posible sorpresa.  “Promesas del Este” no es otra película de la mafia, ni otro thriller de esos de usar y tirar. Con un reparto de lujo, encabezado por un Viggo Mortensen excepcional, estamos ante un film que sabe ahondar en lo más profundo de la realidad social al tiempo que no se avergüenza en mostrar la violencia en sí misma.

No todas las personas tienen trabajos normales. No todas vuelven a casa después de trabajar. Ni trabajan por un sueldo que les permita poder mantener a una familia…Aunque familias hay de muchos tipos…como la “Vory V Zakone”. Una familia a la que no se le puede traicionar, una familia que debes llevar en el propio pecho, una familia por la que debes morir. ¿Qué pasa cuando una de esas personas que si tienen trabajos normales, que si aspiran a una vida sencilla y tranquila, se entromete en los asuntos de “Vory V Zakone”?

Eso es lo que hace Anna (Naomi Watts) cuándo, escarbando en las páginas del diario de una difunta adolescente, descubre secretos inconfesables de la poderosa mafia rusa.  A Semyon (Armin Mueller-Stahl), cabeza visible de los Zakone, no le sienta muy bien y mientras, su hijo  Kirill hace tambalear la suerte de la familia (Vincent Cassel)  haciendo más caso a su misterioso chófer Nikolai (Viggo Mortensen) que a su propio padre. La ira se ha desatado. La familia de Anna corre peligro pero los Vory V Zakone tampoco están a salvo… 

Muchas películas a lo largo de la historia del cine han abordado el tema de la mafia. Desde la tan conocida trilogía de “El Padrino” hasta la última ganadora del Oscar a Mejor Película “Infiltrados”. En un principio, “Promesas del Este”, podría pasar desapercibida entre tanta joya cinematográfica ambientada en el mismo mundo pero  no ha sido así. Ya sea por la magnífica dirección de Cronenberg, por  la fuerza que transmite en sus escenas de acción, por un Viggo Mortensen que se encuentra en uno de sus mejores papeles o por el propio guión, esta película quedará en la retina de los espectadores por mucho tiempo.

El director David Cronenberg, sigue los pasos de su anterior película, “Una historia de violencia”, dónde se adentraba ya en los terrenos más oscuros de la realidad y mostraba una forma única de narrar la violencia.  Aunque, en este caso, lo hace a cuentagotas, causando gran impacto en algunas escenas (memorable la de los baños públicos) pero dando paso el resto del metraje a un thriller que se adentra perfectamente en la naturaleza humana, ejemplificada en el tambaleante personaje de Kirill y sobre todo en el misterioso y ambiguo Nicolai. 

Y como telón de fondo Londres, pero no la ciudad que todos conocemos, sino un Londres turbio, oscuro y predominantemente nocturno, que separa claramente dos mundos, el de la “gente normal” y el de la corrupción. Todo ello, junto con el tono sombrío y lúgubre que se mantiene durante toda la película,  nos recuerda al cine negro clásico, con grandes tópicos como los muelles donde se arrojan cadáveres.

Pero también “Promesas del Este” tiene algunos fallos, o por lo menos elementos menos brillantes que el resto. Si bien la película tiene un impactante comienzo, el final carece de la fuerza que tiene el resto de la película y es un poco inconsistente. Además, el personaje que representa Naomi Watts, Anna, no deja lugar alguno para el lucimiento de esta magnífica actriz que no será recordada precisamente por este papel.  En todo el film, es una sombra escondida bajo los magníficos trabajos de Vicent Cassel y sobre todo Armin Mueller-Stahl y Viggo Mortensen, a los cuales no sería extraño ver el próximo 24 de febrero de 2008 en el Teatro Kodak de Hollywood. Armin encarna a la perfección al despiadado Semyon, que se esconde bajo la cara entrañable de un anciano cabeza de familia, y Viggo Mortensen, con una actuación más que convincente, demuestra estar en perfecta sintonía con su director, destacando en las escenas más duras de la película.

En definitiva, estamos ante una película más que recomendable, que quizá no entre en la historia del séptimo arte pero que no dejará indiferente a nadie. Una nueva forma de actualizar el cine negro que nos deja una de las mejores escenas de los últimos años con los baños públicos de Londres como escenario.

Trailer de Promesas del Este
[youtube]iq_M8EOC4zA[/youtube]

Fuentes del texto:
http://www.promesasdeleste.es
http://aol.imdb.com
Fuentes de las imágenes:
http://www.vayacine.com

Dejar respuesta