Prólogo de © Neomadrid

0
201

La gente ha perdido ya la ilusión por la capital española, como los ojos se acostumbran a una obra arquitectónica espectacular al verla todos los días en su entorno. Al final hasta acaban dándole la espalda y criticando sus más que seguras, ahora también lógicas, imperfecciones.
La gente ha olvidado que una vez se sintió dentro de la urbe, admirado por sus bellos monumentos, por sus calles estrechas y angostas, perdidas en un mar de nombres castizos, históricos…

Ha perdido la facultad de admirar cada día las carreteras, auténticas arterias de comunicación ultramoderna o anticuada, los matojos verdosos que alumbran el aire madrileño, los bellos parques poblados de vida y las estatuas que miran prepotentes desde un altar hecho de roca.

La gente ya no siente Madrid.
La gente ha matado Madrid.
La gente ha abandonado Madrid.

Pero yo… hoy… me he levantado distinta. Hoy no pienso quejarme si el autobús llega tarde, si el Metro se para o si las obras destrozan mis tímpanos. No. Hoy voy a ver Madrid de una manera diferente.

Hoy voy a embriagarme del gato aliento mientras mi imaginación me transporta delicadamente entre sus calles.

Hoy , gracias a la mirada, quizá demasiado junta de unos ojos castaños que conforman un amuleto secreto al que nadie y todos conocen… voy a idealizar Madrid, voy a renovarla, voy a volver a bautizarla.

Ya no eres Madrid… te renombro a mi nueva utopía…

Te denomino a ti ciudad mía, escenario de mis quiebros: Neomadrid.

Hoy lo que son travesías estrechas se van a convertir en laberintos, mientras me pierdo ensimismada por Malasaña buscando ese pececito encantado extraviado en enorme caserón japonés pero al mismo tiempo grande de España

¡Y tan grande! Impresiona entre el resto de tiendecitas y castizas casitas que parecen recién nacidas pero que ya soportan con dignidad el paso del tiempo.

La gente cuidadosa me mirará extrañada mientras busco entre los tejados de esos antiguos edificios, así como los espléndidos teatros de Callao, algún vestigio de esos personajes que mi mente ensimismada por el olor de respuesta  ha creado.

Los viejos árboles volverán a gritarme “¡Por aquí! ¡Por aquí se pierde el aliento del Barón Dirauru, bañado en líquido rojo y lágrimas de Amaterasu, diosa politizada y fe de los rebeldes! ¡Por aquí!”

Y volveré a encontrarme con ese Lavapiés, multicultura ambulante en la que el joven An-Chan aprendió a dominar las artes marciales. Reviviré las posiciones surrealistas de mi mente y los movimientos ajados pero bellos del joven muso y su, no menos extraordinario, hermano pequeño.

Seguiré mi recorrido perdiéndome en la Gran Vía. Pero no se confundan. La “Gran Vía” no será ese encantador conglomerado de gentes y bellas tiendas, que en mi mente están cerradas por un sistema opresivo y convertidas en centro de propaganda.

La “Gran Vía” será esa casa madre escondida, refugio de mentes discordantes encerrada bajo la tierra y poblada por esos animalitos tan diversos alimentados de electricidad y misticismo. Sí. Esos… los Vagones. Quizá entre sus múltiples estaciones pueda al fin descifrar el enigma de las cuatro cajas elementales de relés y liberar a la única que puede darles ¿Cómo se llama? ¡Sí, esa palabra prohibida! ¡Eso! iluminación…

Ya no se para el Metro por averías o huelgas encubiertas. No. Se para porque la sobrinita de la Tata que más mola, la traviesa Tailandia Ureh Loka, se ha interpuesto entre las vías buscando al mítico monstruo legendario llamado Metro-Zulú, o Tonai-Yasha (por versiones que no quede, no hay sino un mismo patrón ajaponesado japonista) la increpe que se arriesga demasiado.

Mi siguiente parada es Arguelles. Quizá sea porque trabajo allí. Quizá. Yo no voy triste al trabajo, puede que sea porque una vez, por un insólito momento, pude contemplar un resquicio pequeñito de inspiración que permitió convertir a la castiza Andrés Mellado, a la altura del número 33, en el lugar donde, en un tiempo estuvo la tienda de la bella adivina y tarotista Keiko, bajo cuyos suelos estaba escondido el brillante Ministerio de Disidencia y en el que el enamorado de un mito Yadiwa perdió la vista por salvar la memoria escrita de la dama de sus desvelos.

También en Princesa, muy cerquita, un mitin acalorado se convirtió en puro fuego, cuando por un error de un despistado joven llamado Kamí, una aspirante se convirtió por unos instantes en Fénix, mientras su marido samurái intentaba rescatarla de las llamas. Bello recuerdo de lo que simplemente es una mera multinacional.

Vuelvo del trabajo y decido pasar por el corazón de mis inspiraciones. Una bellísima plaza al final de una travesía “preciada”, siempre bulliciosa y llena de gente, pero al mismo tiempo silenciosa y desierta, torcida, como esas casas típicas del genio de Tim Burton, deseosa de ser rescatada. En ella un monumento, un reloj y un campanario. Un escenario de luchas de poder entre ángeles y demonios. Miraré de nuevo el reloj y dirigiré la mirada a ver si, por casualidades del destino, el “pikoleto” de la puerta me deja entrar, como suele hacer con Tailandia, para ver a la ficticia Tata, que estará contestando “esemeses” con la mirada perdida. Puede que su ayudante David (padre)  me deje fotografiar todo el escenario… puede.

Los parquímetros de Carabanchel me mirarán estáticos ¡Que extraño! ¿Ya no son esos capataces robóticos encargados de hacer que construyamos una y otra vez carreteras inexistentes? ¿Ya no cobran vida para esclavizarnos? Quizá hayan perdido su vocación al verse tan despreciados por los honrados carabancheleros.

Volveré de nuevo hacia la hermosa Alcalá de Henares, no sin antes haber surcado el corredor en un avión volador llamado Gravedad Cero cuyo único motor es el aire. Sus edificios medievales me dirán que hubo un tiempo en que una anciana oriental llamada Mitzume decidió empaparse de nuestra filosofía sin abandonar sus viejas costumbres de Geisha.

Volveré a mi elevador virtual pero a la altura de Ventas, un fuerte viento hará que zozobre. Se estrellará en el Retiro, cerca de allí. La luz divina y blanca proveniente del paraíso (pues es éste y no otro el significado del nombre que a la pobre musa le he encasquetado) se lamenta en el estanque de que la gente sólo la juzga por su profesión. ¡Pobrecilla! Quizá la ayude el cariño dulce de Yadiwa. El Retiro también me transporta a ese mágico día en que una artista legendaria tuvo la inmensa amabilidad de darme un mísero contacto… a cambio le presté parte del mundo neomadrileño y creo que puede enredarse en él sin problemas, al igual que me gustaría que hiciese su prima.

En fin. Como me he quedado sin medio de transporte, prefiero pedir que uno de esos interurbanos verdes me devuelva al Escorial. Las líneas de Cercanías han cerrado porque el Aerómetro pretende utilizar sus infraestructuras para colocar nuevos vagones voladores. Allí en el Escorial puedo observar que, en un lindo promontorio se ha sucedido una sinigual pelea de naginata en la que una joven universitaria ha socorrido a un barón sin saberlo. Los ojos negros y rasgados del joven han hecho olvidar a la chica su posición de simple estudiante de derecho.

Terminaré mí vuelta por Neomadrid pasando por mi propio barrio: La Alameda de Osuna. Ahora ya no lo veo como lo que es sino como el enorme bosque en el que vive la mágica y divertidísima Jade. ¡Cuidado! ¡No la despierten! Está descansando después de retratar las obras de su mentora, la Madre Gaia, con una simple cámara de fotos. Es parecida a mi mente. Transforma lo frugal en mágico.

Yo no destrozo Madrid, creo Neomadrid.
Yo no critico Madrid, yo vivo Neomadrid
Yo no me angustio por Madrid, amo Neomadrid

Dedicado a todos los que quizá ha olvidado mi mente pero que forman parte de la utopía.

Esta obra y el conjunto al que pertenece está registrada por la autora ©

1 Comentario

  1. La generación de utopías nos permite recrearnos en algo tan nuestro como los esperpentos de Valle-Inclán, reflejados en una cultura tan distante de la europea como la japonesa, y tan alejada de Madrid como Neomadrid.

  2. Antes de calificar a alguien de friki mirad bien en vuestros interiores.
    Ya está bien de considerar friki a una persona que cree en unos valores y los ama incondicionalmente; que demonios mas os da!!
    Seguramente los que criticais con mordacidaz sois los que más debeis callar; os hareis pajas a escondidas con una revista de la ultima diva de la musica u os gustara ver o leer cosas de dudosa moral o buen gusto para otros. Si ser friki es que te guste lo japonés y quieras hacer de tu ciudad natal una historia, también lo es tragarse cada mierda cde partido de los domingos o echar una siesta de cinco horas despues de una comida copiosa; la diferenvia es que fantasear de lo que te gusta no hace daño a nadie, pero ser un fanático de otros inconfesables vicios que quizá más de uno tenga, si lo es. Y quen conste que a mi la politica me la trae floja pero no me parece ético prejuzgar mezquinamente, con cuatro gilipolleces a una persona de quien no conoceis su fondo ni sus motivaciones. Y ahora, si quereis, ponedme verde, que me trae sin cuidado la opinion de cuatro ignorantes que juzgan sin saber.

  3. Puede que yo me haga pajas con una revista en la q salga la última diva musical en pelotas, pero seguro q tú te las haces viendo dibujos japoneses en los que las mujeres aparecen con frecuencia torturadas y violadas, con unas tetas q no se corresponden con su cuerpo ni con las caras de niñas con la q son dibujadas. Si en este espacio se permite enviar un comentario, cada uno puede escribir lo q le dé la real gana. Además yo no me metí con la persona q escribió el artículo en cuestión, solo con su forma de hacerlo, lo cual me parece lícito. Ahora repasa todas las palabras q escribiste tú de esa forma tan soez. No soy yo el que comenzó a hablar de pajas… ¿Quién es el ignorante ahora q no tiene otros argumentos para defenderse q atacar hablando de las costumbres de masturbación de cada uno?

  4. También prejuzgas tú diciendo q a los q no nos gusta lo japonés solo nos interesa el fútbol, las comidas copiosas y echar siestas de 5 horas, además de masturbarnos con revistas guarras. Y nada más lejos de la realidad. Así que antes de juzgar mezquinamente como dices tú piénsatelo un poquito, q aquí el q falta más al respeto eres tú.

  5. Veo que he dado en el blanco porque hablaba de forma global, pero como os pasa a todos los que sois unos ignorantes ególatras, al leer la opinion detras de la tuya te has dado por aludido; si es que la ignorancia es perniciosa, la verdad. Por cierto, si dar a entender que una persona es “pedante y friki” por hacer una descripción de su ciudad no es criticar, ¿qué lo es para tí? Cuando digo que hay que saber de lo que se habla, no lo digo expresamente por tí, señor ególatra, sino por todos los que teneis la mente estrechisima y solo abierta a entrar a “trollear”, que no a postear, porque sino habrias puesto algo más contructivo que tu absurdo y pueril comentario de “pedante y friki”.

    “La ignorancia no es no comprender las cosas sino obstinarse en no ver más allá de ellas”.

  6. Con respecto al post político. Por favor, absteneos de realizar comentarios de ese estilo porque puede ocurrir que yo no comulgue con esas mismas ideas.

    Ya hay suficientes y muy nutritivos temas políticos en este portal susceptibles de ser o no criticados como para que la mezclemos en un cuento que, después de todo, es ficción y se desarrolla en una edad completamente diferente a la nuestra.

    Para hablar de política, por favor, ruego se dirijan a los temas políticos. Gracias.

  7. Con respecto al combate entre los gladiadores. ¡Basta ya por favor! No quisiera que el post se convirtiera en una pelea de gallos. Lo ruego.

    ¡Y basta ya de hablar de pajas por favor que parece que acabamos de salir del pueblo!¡Qué digo! ¡Ni la gente del pueblo es tan malhablada! Por favor que esto es un post de universitarios ¿verdad?

    No más comentarios.

    PD: La próxima semana hablaremos del gobierno.

  8. Acabo de leer en este post algo que me ha indignado muchísimo. Aquello que dice una tal Liberanda de que comentarios sobre pajas son propios de gente de pueblo. Si a una persona que dice esas cosas la permiten escribir en un post para universitarios, dónde vamos a llegar? Yo te digo que mi familia y yo somos gente de pueblo, y tenemos muchísima más educación que tú, nunca nos escucharás hablar mal de “la gente de ciudad”. Estoy bastante cansada de gente como tú, que os creeis superiores a los demás.

  9. 07Perdona, Macu, perdón si me he pasado. Debe ser que estaba de los nervios con esos trolls dándose leches por un prólogo. ¡Ojalá llegue algún crítico a hacer lo mismo por mi NM entero!
    No he medido las palabras. De todos modos, me parece que estás insultando sin haber leído antes. Pone “ni la gente de pueblo es tan malhablada”.
    Bueno, da igual,me retracto y pido disculpas. Al final tendré que poner que hablan peor que Esperanza Aguirre (no te piques presidenta, que ya sabes que ¡¡sueltas cada palabrota!!!) Es verdad, dice muchos tacos y no precisamente mejicanos XD XD

  10. Perdona, Macu, perdón si me he pasado. Debe ser que estaba de los nervios con esos trolls dándose leches por un prólogo. ¡Ojalá llegue algún crítico a hacer lo mismo por mi NM entero!
    No he medido las palabras. De todos modos, me parece que estás insultando sin haber leído antes. Pone “ni la gente de pueblo es tan malhablada”.
    Bueno, da igual,me retracto y pido disculpas. Al final tendré que poner que hablan peor que Esperanza Aguirre (no te piques presidenta, que ya sabes que ¡¡sueltas cada palabrota!!!) Es verdad, dice muchos tacos y no precisamente mejicanos XD XD

Dejar respuesta