Prohibido prohibir

4
776

Desde el pasado 2 de enero, nos encontramos frente a una de las mayores polémicas en cuanto a reformas legislativas: La Ley Antitabaco. Partidarios y retractores defienden sus argumentos a medida que la tensión va aumentando escandalosamente.

En los últimos días no se habla de otra cosa, y la imagen más repetida es la de los locales públicos repletos de fumadores en sus puertas. La histeria se ha desatado, y yo no dejo de cuestionarme a mí misma si esta normativa establece prioridades entre los ciudadanos. Como dice el célebre dicho: “La libertad de uno empieza donde termina la del otro”.

Hay algo que puedo asegurar con certeza, y es que a día de hoy no existen los mismos derechos para fumadores y no fumadores. De hecho, nunca los ha habido. Simplemente basta con retroceder en el tiempo y recordar aquella época en la que se podía fumar en los aviones y autobuses, en clase e incluso en la consulta del médico. Fumar suponía un acto social de lo más aceptado y habitual; ahora, este pensamiento se ha invertido.

No es necesario decir que el tabaco es nocivo, todos conocemos sus consecuencias, al igual que somos conscientes del daño que conlleva esnifar cocaína o ingerir alcohol diariamente. Sin embargo, se está llevando a cabo una persecución enfermiza y excesiva que me recuerda ligeramente (y salvando las distancias) al germen del nazismo, a esos momentos previos en los que se señalaba con el dedo al judío y se le miraba de forma diferente, a fin de que todo el mundo supiera su condición.

Si a este Gobierno le preocupa tanto, ¿por qué no se centra en la raíz del problema y prohíbe el tabaco en su totalidad? Muy fácil. Porque resulta más divertido, y sobre todo más beneficioso para el bolsillo, prohibir fumar aquí, prohibir fumar allá, y, si pueden inflarse a poner multas, mejor que mejor.

Pero lo más grave de este asunto, es la incitación que se está fomentando al hecho de delatar a “esos delincuentes y apestados fumadores”. Ya han tenido lugar varios altercados violentos por este motivo, y no me cabe ninguna duda de que seguirán sucediendo.

Además, considero que existen ciertos vacíos y absurdos que integran esta norma. Por ejemplo, no se permite fumar en los alrededores de los hospitales (100 metros a la redonda). ¿Qué ocurre con aquella persona que pasa caminando por allí?, ¿debe apagar su cigarro y encenderlo posteriormente?, ¿o seguir fumando y exponerse a una posible denuncia? A pesar de la gran faena que ha supuesto para los hosteleros, cuyos establecimientos fueron reformados con espacios habilitados para fumadores apenas hace 2 años, no soy contraria a que la ley actúe en lugares públicos cerrados, pero qué locura me parece privar la libertad al aire libre. ¿Es que acaso el humo entra en el recinto hospitalario? Y el mismo caso puede aplicarse en los parques infantiles. ¿Realmente alguien piensa que la prohibición puede contribuir a mantener a los niños alejados del tabaco? Esos niños no verán fumadores en el parque, pero en cuanto doblen la esquina se toparán con numerosas colillas y humeantes cigarrillos.

Por lo tanto, y para concluir esta reflexión, diré que las libertades deben ser equitativas y aplicables para toda la población: Un no fumador no tiene por qué tragarse el humo del vecino, al igual que un hostelero debería tener derecho a elegir el destino de su propio negocio y permitir el tabaco si es lo que desea.

Fuentes de las imágenes:
http://blog.just-eat.es/la-nueva-ley-antitabaco/
http://hotelesbaratos.sobreturismo.es/2010/05/09/nueva-ley-antitabaco-fumar-en-el-hotel/

4 Comentarios

  1. Hola. Efectivamente, el motivo para no prohibirlo es puramente economico. El que el pueblo se pelee entre ellos es un extra que cuample su función; distraer al ciudadano para que no se fije en el gobierno. Y no olvide un punto importante: El bar es un negocio privado, no un lugar publico por más que los talibanes anti tabaco asi lo crean.

    Un saludo.

  2. Hola! En mi opinion, todo esto tenia que ser al reves. Se deveria prohibir fumar en la calle, los parques o cualquier otro lugar abierto, y se deveria dejar fumar en locales autorizados para ello, como son bares, bingos, cafeterias, pubs, etc. Los niños no verian a nadie fumando, “como es logico, en locales de fumadores tendrian la entrada prohibida” y se les podria educar para que en un futuro proximo este mal habito se erradicara, con la ayuda de los padres, que deveriamos hacer lo mismo que haciamos de pequeños, es decir, en vez de escondernos de fumar de nuestros padres…. escondernos de nuestros hijos “seria hasta divertido”……. “Maria…. tira el cigarro que viene el niño!! ” . Los hosteleros estarian contentos, ya que si vas por la calle y te apetece fumar, deveras entrar a un local para fumarte un pitillo. Tambien como algunos hosteleros somos comprensivos, si no quieres tomar algo, te dejamos usar nuestro cenicero gratuitamente, asi como muchos dejamos que utilices nuestros lavabos sin necesidad de consumir. Los no fumadores tendran logicamente su zona sin humo en los locales habilitados para ello. “En los no habilitados no hay ninguna ley que les obligue a entrar”, por lo cual tambien estaran contentos. Los vecinos que ahora empiezan a estar molestos por el ruido que se origina en la puerta de los bares tambien estaran contentos y los politicos que seguiran chupando de los impuestos del tabaco y podran multar duramente al ciudadano que fume en la calle, en la playa o en cualquier otro lugar prohibido estaran contentos tambien!! Lo dicho…. hagamoslo al reves!! Saludos a todos!

  3. Había pensado analizar tu texto y poner punto por punto lo que no me gusta y por qué, y luego me he dado cuenta de la pérdida de tiempo que iba a ser eso porque seguramente no llegarías a comprender absolutamente nada. Sólo diré que tu artículo me parece pura bazofia, mezclas datos, información con opiniones, sin ningún tipo de fundamento. Ya lo del título me parece poco acertado, un lema que suena muy bonito pero que llevaría a un caos y a la anarquía. ¿Cómo que prohibido prohibir? Hay que regular ciertas cosas y el estado es garante de ciertos asuntos y la salud de la gente es uno de ellos. Sólo espero que no estudies periodismo porque está claro que no estás aprendiendo nada bueno

  4. Chico….a mi lo que me parece “pura bazofia” es lo que acabas de comentar tu…mi pregunta es…¿¿Por qué dices que no quieres perder tiempo si lo estas haciendo poniendo comentarios estúpidos que no llevan a ninguna crítica constructiva?? Si te crees un genio y vas de sobrao por la vida te deseo que lo único que recibas en tu futuro sean palos por el mismo costado. En fin, la próxima vez espero que realmente te pienses dos veces el significado de “perder el tiempo”.

    Por cierto, planteate hacerle una llamada a Zapatero a ver si le aleccionas sobre los asuntos de los que el Estado es garante que con toda tu sapiencia podrías ser uno de sus peleles!!

Dejar respuesta