“Profesor Lazhar”, la educación en nuestros tiempos

2
144

Cartel de la película

El cineasta canadiense Philippe Falardeau dirige Profesor Lazhar, una película sencilla, pero ni mucho menos simple, que nos hace reflexionar sobre el modelo educativo actual y la transmisión de valores desde las instituciones de enseñanza. Nominada al Oscar a la mejor película de habla no inglesa y ganadora de, entre otros, el premio a la mejor película canadiense en el Festival de Toronto o el galardón al mejor guión en la pasada Seminci de Valladolid, el filme llegará a las pantallas de cine el próximo 18 de mayo.

La historia comienza con el suicidio de una profesora en el aula de un centro escolar. Este hecho insólito y atroz provocará la llegada del profesor Bachir Lazhar, un hombre de origen argelino que deberá lidiar con unos alumnos de entre once y doces años profundamente afectados por la muerte de su maestra. A lo largo de la película se tratan diferentes cuestiones de importancia, tales como la inmigración o, muy especialmente, el papel de la educación en la sociedad, sobre todo a una temprana edad en la que los seres humanos son más vulnerables e impresionables.

No pudo hacerse con el Oscar debido a la fuerte competencia de Nader y Simin: una separación, la cinta iraní que ha arrasado allá donde ha ido, pero estar seleccionada entre las finalistas es señal de que los académicos han sabido ver, bajo la aparente sencillez de la puesta en escena y la narración, que Profesor Lazhar es una película absolutamente imprescindible. Es inevitable la comparación con otra cinta francófona, La Clase (Laurent Cantet), aunque los propósitos de ambos filmes son absolutamente distintos.

El protagonista de Profesor Lazhar, el argelino Mohamed Fellag, es un actor que se dio a conocer tras su paso por los teatros parisinos, donde se dedicaba eminentemente a obras cómicas y monólogos de humor negro. Asimismo, la película de Falardeau está basada en la obra de teatro Bashir Lazhar (Evelyne de la Chenéliere), que está estructurada en forma de un monólogo en el que el citado profesor repasa lo que ha sido un año académico con sus alumnos y reflexiona sobre el papel que juegan los educadores en la sociedad.

Un bello guión, interpretaciones correctísimas (con mención especial para los niños, que consiguen un poder dramático sublime) y una dirección sutil, sin golpes de efecto ni artificiosidades. Sin duda alguna, una película que debería ser de visionado obligatorio en todos los centros escolares.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=sp1EFAn4sAc[/youtube]

Imágenes: A contracorriente Films
Vídeo: almadecine

2 Comentarios

  1. Un articulo bien expuesto,sin extensiones y que nos invita a que nos sentemos y disfrutemos de la cinta,animas con tu critica y eso es bueno en un redactor.

  2. Hola Teresa, Justo anoche rente la pliecula. He sido siempre una de las “incomprendidas” fan de Woody Allen, creo haber visto todas sus plieculas y he vivido ese cambio progresivo y lento hacia el cine un poco mas comercial. Tengo que de cir que me encanto la pliecula, ingeniosa, urga en el ser humano a treves de personajes sumamente reales. Sin embargo, el princio me parecio largo , estirado y repetitivo. Ojo, me encanta Paris y disfrute el paseo. Por otro lado, es cierto lo de elitista, si no tienes un poquito de cultura general, ni creo que se entienda, no obstante yo lo aproveche como una clase de arte, la vi con mi hija de 13 af1os y fui explicandole quien era quien. GraciasSonia HernandezMiami

Dejar respuesta