Primera parodia del fenómeno vampírico

0
206

A primeros de este mes se estrenaba en nuestro país la primera parodia en referencia a los vampiros llamada ‘Híncame el diente’, un título muy benévolo del que pusieron en Estados Unidos, ‘Los vampiros apestan’ (Vampires Sucks). Y es que nos guste o no los chupasangres están de moda. Hemos pasado rápidamente de la supremacía y buena crítica de ‘Entrevista con el Vampiro’ o ‘Buffy, cazavampiros’ a series de televisión como ‘Sangre fresca’ o la recién entrenada ‘Crónicas Vampíricas’. Sin olvidarnos en ningún momento del boom sufrido por la saga ‘Crepúsculo’ que hemos tenido que aguantar primero en libros y después convertida en una franquicia millonaria.

No es raro que después de grandes películas de éxito de una misma temática surja este tipo de comedias en forma de parodia. Ya sucedió algo muy parecido con ‘Scary Movie’, y el resto de filmes, en las que intentaban dignificar todas las películas de terror; lo mismo ocurrió con el caso de ‘Date Movie’ y la visión tan particular que nos quisieron dar con las comedias de tipología romántica; también lo hizo ‘Epic Movie’ o ‘Superhero Movie’ al respecto de las cintas que en poco tiempo surgieron en torno a los súper héroes salidos principalmente de los cómics.

‘Híncame el diente’ pretende ridiculizar el mundo creado por Stephanie Meyer, en referencia concreta a ‘Crepúsculo’ y ‘Luna Nueva’, las dos primeras películas de la saga. Para ello se vale de la risa fácil y las situaciones más inverosímiles. En la dirección Jason Friedberg y Aaron Seltzer quieren dar buena cuenta de lo que le puede esperar al espectador ante este tipo de subgénero, donde de nuevo una renovada Becca tendrá que elegir entre dos chicos Edward y Jacob.

Para dar vida a los tres protagonistas, que ya se han convertido en un reclamo social, escogieron a actores semi desconocidos que han sabido desenvolverse de manera satisfactoria. A destacar la interpretación de Jenn Proske (Becca) puesto que se trata prácticamente de su primer papel y ha conseguido hacerlo mejor de lo esperado. A ella le acompañan un experto de la pequeña pantalla, Matt Lanter (Edward) al que podemos ver en el remake de la serie ‘Sensación de vivir’ (90210); y Chris Riggi (Jacob) que recordamos por ejemplo del cameo que realizo en la serie ‘Gossip Girl’ interpretando al hijo secreto de Lily y Rufus.

Un padre excesivamente controlador, una Becca más insegura y todavía más ingenua que la original, un Jacob que tiene por contrato aparecer siempre sin camiseta o un Edward que reluce gracias a las baratijas que se cuelga del cuello son algunas de las cosas que podremos encontrar en esta película. Además la película no viene sola, ya que cuenta con las intervenciones de otros iconos de la cultura actual como pueden ser Buffy, Alicia en el país de las maravillas o la mismísima Lady Gaga; sin contar con el baile que se marcan los amigos gays de Jacob mientras suena ‘It’s rain a men’.

Con mucho ahincó se mezclan retazos de la primera y segunda película. Becca deberá sobrevivir al ataque de tres vampiros que todos confunden con los Black Eyed Peas, a una cena con su familia política que no puede dejar de verla como el aperitivo para la hora de cenar o a la familia de italianos que viene a una convención de vampiros y resultan ser los ganadores del concurso. Además nos deja entrever cómo podría ser el futuro de la protagonista Bella Swan ya que desde el comienzo teníamos claro que antes o después, Edward aceptaría la idea de convertirla en un vampiro.

Imágenes:
Google

Dejar respuesta