Prendamos fuego a los de Cuatro

0
168

Noche electoral. Los ciudadanos han ejercido su derecho al voto, a elegir a sus representantes, a reafirmar el sistema como democrático – todo sea dicho, a pesar del sistema electoral. Se les llena la boca, es la fiesta de la democracia. En un recorrido por las diferentes sedes, perdonen, pero me surgen dudas de que esta fiesta sea aceptada por todos.

Izquierda Unida asume su desdicha. Caras tristes, aunque poco antes de las 9:45 algunos esperan el milagro: “aún nos queda Madrid, no perdáis las esperanzas”. Esa ley electoral… quién se atreverá a desafiarla…Poca fe en ello, quien puede hacerlo, no le interesa. No hagamos leña del árbol caído. O aprendamos de la caída.

Antes de la medianoche en Génova están exultantes. Nadie creería que se enfrentan a una derrota. Allí los fracasos no se asumen se celebran. Música, gritos, alegría, pocas caras tristes. “Otros cuatro años habrá que esperar” repetían los más pesimistas. ¡Qué maravilla!¡Qué civilización! ¿Quién dijo que sólo Zapatero tenía talante? Dignos de estudio. Pero la tragedia se mascaba. La civilización parece ser que sólo es válida entre congéneres. La espera fue larga. Nadie se asoma al balcón, ni los “ZP dimite” ni la tuna conseguían sacar a la bella dama. Y mientras tanto, la cadena de televisión Cuatro, montaba su set en un reducido escenario de la planta más alta de un andamio. Pocos sospechaban que no era una estrategia para conseguir el mejor plano. Era una estrategia para salvar la vida.

A penas el presentador deslizó el micrófono fuera de la mochila la civilización de Génova se transformó una fiera caballería. Las hordas azules comenzaron gritando consignas en defensa de algunas empresas de comunicación – otorgo el beneficio de la duda a lo de empresa, deberíamos proponer una definición universal de comunciación –  e insultos hacia la empresa presente en aquel momento a través de un micrófono. ¿Es esta la fiesta de la democracia? Los avisos a PRISA para que dejara de pisar España se transformaron en amenazas con lanzamientos de agua al presentador y la cámara.

Mariano Rajoy había hecho presencia. A su lado derecho Acebes y más tarde su mujer. Al izquierdo el fichaje estrella y Pío García-Escudero (al que los fieles militantes le llamaron en repetidas ocasiones Pío Cabanillas ¿?)

Las palabras huelen a madera vieja. Y los retoños retoman la tarea con la empresa enemiga. Y de empresa pasó a presa. De nuevo amenazas con agua e insultos personales contra personas que sólo estaban trabajando. Pero el agua no pareció suficiente y alguien propuso aceite hirviendo. Desde una vivienda próxima al andamio una mujer – de avanzada edad –, arriesgando su vida por la patria colgaba la mitad de su cuerpo del balcón para intentar dar con la bandera de España al cámara.

Bajo las siglas del PP los cinco “triunfadores” sonríen cuando desde esta zona se grita su nombre. Soraya Sáenz de Santamaría se une al quinteto. A penas estamos a ocho metros. Cada vez que desde aquí oyen sus nombres  agitan las manos. Es su retaguardia. Un fiel ejército de jóvenes militantes. Y si ellos deciden que aceite hirviendo, pues así sea. Amén. A ver si les vamos a reprimir y para las próximas no nos votan.

Lo que ocurre es que cuando el hijo peca, si el padre no le reprende volverá a pecar. Y del aceite hirviendo se pasó a la frase de la noche, la que no ha sido titular en ningún sitio, la que nos recuerda de dónde venimos. O olvidemos que por un tiempo pertenecimos al circo romano. “Prendamos fuego a los de Cuatro”

Los tutores sonríen. Levantan los pulgares. Qué pronto aprenden nuestros muchachos. Están en la edad del pavo, es normal que sean un poco rebeldes. ¿A este tipo de terrorismo se refería Rajoy cuando propuso rebajar la edad penal a los 12 años? ¿A este tipo de delitos cometidos por menores y aprobados por adultos?

Llego a Ferraz aterrada. Se han debido de vengar en alguna de esas empresas que a veces se llaman de comunicación. La del alma pura ¡Y esa tele pública de la capital! Deban estar acorralados a estas horas de la noche. Tal vez ya no haya remedio. Quizás hayan soltado ya a los leones… Pero allí no saben de lo que les hablo. ¿Telemadrid? Sí, ahí están, a ras del suelo. ¿Problemas? ¿Por qué iba a haber problemas? Están informando. Y los de Cuatro ardiendo en el infierno.

Simpatizantes del PP intentan agredir a dos reporteros de cuatro e insultan a la Cadena SER en directo la noche electoral frente a la sede del PP en la calle Génova
[youtube]PFzH77si4ps&NR=1[/youtube]
 

Fotos: Diego Arévalo López

1 Comentario

  1. Luego vendrán diciendo que el PSOE se radicaliza, que los votantes de extrema izquierda estan con el PSOE, etc.

    Quien siembra vientos, recoge tempestades, y esto es consecuentica de que el PP tenga a ciertos medios de ¿comunicación? de su parte.

  2. Actualmente, en el mundo de la comunicación, existe una idea muy equivocada y nada cierta, que casi todo el mundo cree, y yo quisiera expresar mi absoluto desacuerdo: La Cadena SER no es ni ha sido nunca lo contrario a la COPE. No podemos comparar a una radio imparcial, realista, políticamente correcta, seria y respetable (SER) con una parodia de medio de comunicación vulgar, primitivo, que cae en la banalidad y la mas absoluta tonteria todas las mañanas y todas las noches.
    Tampoco podemos comprar, evidentemente, a Jiménez Losantos o César Vidal (ambos personajes de lo mas despreciable) con Iñaki Gabilondo (el rey de la información) o Luis del Olmo.

    Lo de preguntar tu escuchas la SER o la COPE es una tontería absurda.

    ¿Y tú? ¿Cuatro o Popular TV?

  3. Yo creo que cada una tiene una linea editorial clara y legitima. El problema viene cuando una de las dos acusa a un partido politico de organizar un atentado terrorista para llegar al poder y de insultar sin disimulos a sus adversarios.
    No son los contenido, tambien la forma.

    Salud.

Dejar respuesta