Precariedad, intrusismo y manipulación

0
162

Un año más se ha presentado el Informe Anual de la Profesión Periodística 2006, editado por la Asociación de la Prensa de Madrid. La precariedad laboral, el intrusismo y el aumento de la percepción de que la imagen social del periodista es regular o mala son los principales problemas de esta profesión. Por otro lado, también existe un aumento de las quejas por los bajos salarios y por la delegación de las tareas profesionales en becarios.

Este panorama es el que rige la actual profesión periodística, un trabajo cuyo principal cometido es abrir los ojos al mundo, aunque en muchos casos la corrupción de los valores periodísticos conlleve la tergiversación de la información que nos rodea.

Según el informe, el medio que obtiene mayor desconfianza por parte de la audiencia es la radio. La politización mediática y la crispación de los contenidos son las principales bases que explican este descrédito. Por su parte, la prensa y la televisión son las grandes beneficiadas, mientras que otros medios, como Internet o las revistas se mantienen en una posición neutral. La aceptación de uno u otro medio viene determinada, según apunta el informe, según los sexos. De esta manera, la televisión es el medio con mayor credibilidad para el público femenino, mientras que para el género masculino lo es la prensa diaria. La edad, es otra variable a tener en cuenta. A medida que envejece la población, la televisión obtiene una mayor credibilidad, mientras que la radio y los diarios obtienen sus mejores puntuaciones en personas de edad madura, entre 45 y 64 años. Por su parte, Internet es el que goza mayor prestigio en los menores de 29 años. También es importante destacar, que la televisión goza de gran popularidad entre aquellas capas de la sociedad peor formadas, mientras que resulta poco fiable para los titulados universitarios, en beneficio de la prensa e Internet.

En cuanto a las secciones informativas, según el informe, las relacionadas con política nacional y las de prensa rosa, son las que tienen menos credibilidad. Por el contrario, las informaciones culturales, internacionales y científicas son las que gozan de un mayor prestigio por parte de la audiencia.

La imagen social de los periodistas es calificada por un 42,8 por ciento de los encuestados como “regular”, para el 14,5 por ciento es “mala”, mientras que para el 37,9 por ciento es “buena o muy buena”. Los rasgos que los españoles valoran más son la seriedad, la claridad y la concisión en la difusión de las noticias, seguido de la búsqueda de la información y la objetividad e independencia con la que desempeñan su trabajo. Los aspectos que más detestan, son la intromisión en la intimidad en temas de prensa rosa, la manipulación informativa y la politización de los contenidos.

Por otro lado, el informe también hace referencia a la reducción del porcentaje de profesionales que dice sufrir algún tipo de presión por parte de su entorno. La propia empresa y los cuadros directivos son el origen en la gran mayoría de las veces de las coacciones.

Otro aspecto importante, es el lugar de las mujeres dentro de los medios. Sólo un 24 por ciento ocupa un puesto de responsabilidad, mientras que éstas representan el 46 por ciento de la profesión y el 65 por ciento de los titulados universitarios de ciencias de la información. La prensa es el medio menos igualitario en cuanto al reparto de responsabilidades por género, mientras que el medio televisivo es donde hay mayor número de cargos directivos ocupados por mujeres. También la encuesta demuestra que la estabilidad laboral de las mujeres es menor, con un 59,6 por ciento de las entrevistadas frente al 70,2 por ciento de los hombres. Sin embargo, la radio es el medio que pone mayores trabas para la incorporación de las mujeres, puesto que constituyen el 33,8 por ciento del total de las personas empleadas. Un 24,1 por ciento admite haber sufrido algún tipo de acoso o conoce a alguien que lo haya padecido.

Con estos datos, la profesión periodística demuestra una vez más su escasa credibilidad entre los públicos, su mala organización empresarial y su mala gestión profesional en muchas ocasiones. Intrusismo, manipulación, descrédito son términos que van unidos al periodismo. Aunque existen profesionales que luchan día a día por defender este trabajo, la precariedad sigue vigente, y sobre todo en aquellos que empezamos una larga andadura en el mundo de la información. Unos horarios interminables y un sueldo irrisorio son las características básicas para iniciarse en el mundo de los medios. Pero la voluntad y la ilusión son más fuertes que cualquier traba, y por ello seguiremos luchando por aquella profesión con la que siempre hemos soñado y por la que siempre vamos a luchar.

Fuente: Asociación de la Prensa de Madrid

Dejar respuesta