Posible solución a la intermitencia de las energías renovables

0
119

Investigadores del Massachusetts Institute of Technology han anunciado en la revista Nature una mejora en las baterías de material fundido que acerca esta tecnología al punto en el que sería viable para su uso a gran escala en las redes de energía eléctrica. La disponibilidad de baterías de gran capacidad, una característica de esta tecnología, a un coste razonable, pondría a las energías eólica y solar en situación de igualdad con las fuentes de energía convencionales al solucionar el problema de su intermitencia.

 bateriaEste tipo de baterías está formado por dos capas de metal fundido, que hacen la función de electrodos, separadas por otra, que hace de electrolito, constituida por una sal también fundida. Al tener los tres materiales diferentes densidades, se separan espontáneamente, como el agua y el aceite. Hasta ahora se había probado con electrodos de magnesio y antimonio, metales que para el funcionamiento de la batería debían estar fundidos, lo cual requería que estuvieran a una temperatura de 700º C. El avance consiste en usar en su lugar litio para uno de los electrodos y una mezcla de plomo y antimonio para el otro, con lo que se consigue rebajar la temperatura necesaria hasta los 450 o 500ºC.

Los investigadores se vieron sorprendidos por los buenos resultados de la mezcla de plomo y antimonio. El plomo, por separado, presenta una baja temperatura de fusión y el antimonio, por su parte, ofrece un voltaje de trabajo mayor. Lo normal sería que la mezcla de ambos presentara unas características intermedias, pero encontraron que mientras el punto de fusión sí se comportaba de esa manera, el voltaje se mantuvo en los valores del antimonio. Este comportamiento novedoso de los metales abre las puertas a la búsqueda de una nueva mezcla que mejore aún más las características de la batería, sobre todo en lo que se refiere a disminuir la temperatura de funcionamiento.

Las pruebas realizadas muestran que después del equivalente a 10 años de carga y descarga diarios, las baterías mantienen un 85% de su capacidad inicial, un parámetro crítico para su aceptación por parte de las compañías eléctricas. Además, estas baterías presentan un rendimiento del 70% que debería mejorar a medida que progresa su desarrollo, lo que las hace competitivas con las alternativas existentes, principalmente el bombeo de agua para su posterior utilización en centrales hidráulicas convencionales, que hoy en día tienen un rendimiento del 70%.

Como es habitual en los Estados Unidos, los investigadores autores del anuncio han creado una empresa para seguir desarrollando esta tecnología. Afirman también que están trabajando con otras mezclas de metales que presentan propiedades aún más prometedoras.

Dejar respuesta