“Por tu propio bien” y el tradicional consejo para la mujer por parte del hombre-experto

0
165

por-tu-propio-bien-150-anos-de-consejos-expertos-a-mujeres-9788493770921Existen libros cuyos títulos nos atrapan inevitablemente y al avanzar entre sus páginas confirmamos que nuestra elección ha sido más que acertada. Es el caso de Por tu propio bien, un tratado sobre el omnipresente sistema de protección que el patriarcado, o al menos su manifestación de sexismo benevolente, ha urdido tradicionalmente en torno a la mujer como sujeto histórico.

Capitán Swing es sinónimo de análisis, rigor y compromiso y entre sus colecciones podemos encontrar todo tipo de ensayos que fomentarán una mirada crítica a las ciencias sociales desde una lectura documentada. Esta editorial, que propone cuatro colecciones vinculadas a disciplinas tan dispares como la literatura, la política o la economía, editó en 2010 Por tu propio bien, volumen que vio la luz hace más de tres décadas y cuya línea de investigación sigue vigente todavía hoy.

Durante siglos la sabiduría, el tino, la pericia y la cautela han sido asociadas a los cabezas de familia y las autoridades masculinas de distintas naturalezas. A ellos les correspondía representar a la familia –pero no cuidarla-, llevar el sustento al hogar –pero no encargarse de éste-, proteger a la prole –pero desentenderse de todo tipo de dependencia- y desenvolverse en la res publica,  de cara a otros patriarcas que también trabajaban, llevaban negocios y tomaban todas las decisiones que incumbieran a su matrimonio y/o familia. En definitiva, la mujer sólo ha podido disfrutar generalmente de un papel pasivo que le dejaba poco margen para decidir por sí misma y reafirmar su (escaso) papel y poder social. Excepto, por supuesto, en lo relativo al cuidado del hogar y de la familia, ámbito en el que su presencia era imprescindible e inexcusable.

Sin embargo, a partir del siglo XIX y durante todo el XX hemos asistido a la entrada en escena de los “expertos” varones en este dominio tradicionalmente femenino, como los psicólogos, los médicos (que despojarían a la mujer de ese rol de enfermera permanente) y más concretamente los puericultores o ginecólogos (que repercutirían en la vida sexual de las mujeres, por ejemplo tomando el relevo como comadronas y asesorándolas en torno a la materia de los anticonceptivos). Así, asistimos a un auge de profesionales cualificados que adoptarían un rol más poderoso que el de las curanderas domésticas sin titulación que se dedicaban a engendrar y parir, desarrollando un antagonismo histórico que no haría sino acentuar la desigualdad preexistente. Esta es la base del ensayo de Barbara Ehrenreich y Deirdre English, autoras polifacéticas que sostienen que esa dominancia masculina sigue presente, aun bajo la apariencia de una actitud paternalista (nunca mejor dicho) y técnicamente protectora. Por nuestro bien, hombres que parecen saber sobre nuestros cuerpos y mentes mucho más que nosotras nos siguen diciendo qué es lo mejor, cómo debemos protegernos frente al cáncer de mama o cuál es la mejor técnica para hacernos cargo de un hijo con trastornos alimenticios, pero la transición de la mujer como productora (activa) de salud a consumidora (pasiva) de consejos, indicaciones y productos que teóricamente potencian esa salud (o belleza) no ha quedado del todo clarificada.

Es sorprendente cómo, a lo largo de los siglos, la mujer ha cargado sobre sí distintos estigmas de los que ha tenido que responder: algunos ejemplos son el estudio de la frigidez y la histeria de los pasados siglos XIX y XX (y la elevación de eventos físicos como el embarazo o la menstruación a categoría de enfermedades), las cazas de brujas del Medievo, las lamentables condiciones de las trabajadoras… A lo largo de ocho apartados recorreremos una parcela de la Historia bajo la lente del feminismo para asomarnos a la dimensión moderna de la maternidad, el cuidado de los hijos y la revolución de la mujer en su empeño por sacudirse de encima la presunta asunción de un rol masoquista otorgado desde la óptica machista, según el cual aquélla se dedicaría en cuerpo y alma al trabajo doméstico y a sufrir una opresión sexual que, en el fondo, deseaba y necesitaba. Nos faltaría espacio aquí para puntualizar todos los aspectos abordados en esta obra, pero no vamos a dejar de apuntar su interesante presentación y la cuidada labor de documentación que les ha supuesto a las autoras, por lo que consigue nuestra más sincera consideración. Doblemente interesante por pertenecer al género del ensayo y por estar enfocada desde el feminismo, Por tu propio bien. 150 años de consejos expertos a las mujeres es una lectura recomendada, de notable calidad, que nos hace tomar consciencia de que las formas de dominación patriarcal son innumerables y siguen presentes, de un modo más o menos encubierto, en nuestros días. 

Dejar respuesta