Por la boca muere el pez, pero aquí no dimite nadie

0
147

La corrupción nos desborda en España. Nos inundan escándalos que salpican a todos los partidos políticos, y hasta a la familia del Rey. El pasado 4 de mayo la corrupción española fue portada en el diario The New York Times, y según varios expertos, lo peor aún está por venir.

efe_20121015_132620_pa1150cospedal_1

Según el diario neoyorquino, la corrupción ha sido aceptada en España durante décadas como un hecho normal, y la culpa la tendría una estructura política que concede excesivo poder a las autoridades locales.

Ante la sospecha de que CiU hubiera recibido algún tipo de financiación ilegal, la secretaria general del partido popular, María Dolores de Cospedal pedía públicamente explicaciones a Artur Mas, en plena campaña electoral catalana, con un chulesco “Si el PP tuviera cuentas en Suiza, ¿a que yo habría tenido que dimitir?”. Cientos de videos en youtube permiten recordar la escenita.

Dos meses después supimos que el extesorero de su partido, Luis Bárcenas, llegó a acumular nada menos que 22 millones de euros en cuentas en Suiza. Éste incluso confirmó, a través de su abogado, que se había acogido a la amnistía fiscal puesta en marcha por el ministro del PP, Cristóbal Montoro, y todo esto nos lo pasaban por las narices mientras veíamos a Bárcenas recorrerse todas las pistas de sky de varios continentes.

Seguidamente aparecieron los papeles Bárcenas, manuscritos publicados por el diario El País, con detalles de la contabilidad interna del PP desde 1999 a 2009, y que reflejaban pagos periódicos al partido popular y a sus miembros.

Eso provocó que el PP denunciara “por vulneración al honor”, al diario El País, y no a Bárcenas, para evitar reconocer la autenticidad de los papeles. Sin embargo, tres informes caligráficos, y la policía, confirmaron que la letra era del extesorero.

¿Dimisiones a partir de ahí? Ninguna,que se sepa.

Señora Cospedal, ¿qué más hace falta para que alguno de Vds. dimita? Por favor, recuerde sus palabras y de ejemplo con su propia dimisión, que aún no nos hemos recuperado de su bochornosa rueda de prensa tratando de explicar la “indemnización en diferido a modo de simulación” a su extesorero. Eso nos quedará para la posteridad.

Fotografía: EFE

Dejar respuesta