Pon un libro en tu vida

0
312

Con motivo del aniversario de Cervantes, en nuestro país se entrega un premio con el nombre del escritor, se lee durante 48 ininterrumpidas El Quijote, en Cataluña se regala un libro y una rosa, en Madrid se celebra La Noche de los Libros y lo más importante las librerías salen a la calle, exponen el género y hacen descuentos a los compradores.
Desde hace unos años se dice que España es un país en el que se leen pocos libros, lo que no quiere decir que no se compren. Somos un pueblo marcado por la literatura al que le gusta regalar libros aunque en muchos casos estos queden en las estanterías de las casas cogiendo polvo durante años. Algunos compran libros a medida para decorar despachos, sin embargo hay otros muchos que son lectores y el problema de estos es que no son capaces de absorber todas las novedades del mercado.

Los estudios demuestran que los patrones de hace años se mantiene: las mujeres leen más que los hombres y la franja de edad que se encuentra entre los 30 y los 50 son los que más tiempo dedican a la lectura. Como siempre los jóvenes quedan en un segundo plano, quizás porque se prefieran otras actividades en los ratos de ocio o quizás porque la lectura esté muy ligada a los patrones educativos en los que leer se imparte como una obligación y no como una pasión. La tendencia en la literatura infantil se invierte; los más pequeños de la casa vuelven a pedir libros de aventuras y fantasía, libros que les permitan conocer realidades diferentes a la suya, libros que recuerdan a los clásicos de Stevenson o Kipling.

En los últimos años grandes éxitos editoriales como las sagas de Harry Potter o Crepúsculo han conseguido cautivar al público adolescente de medio mundo, haciendo que después de estos muchos de esos chicos y chicas se enganchen a otras historias.

¿Alguien se ha parado a pensar que en tiempos de crisis, la lectura es uno de los hobbies más baratos? Por unos 15€ de media, una persona puede encontrar horas de diversión cosa que otras actividades como el cine y el teatro requieren de más dinero para lograr el mismo tiempo de satisfacción. Cuando muchos alegan que no leen porque no tienen tiempo o porque no les gusta es porque hace tiempo que no encuentran un libro que les satisfaga, que les tenga enganchados desde la primera página y que les llame desde su lugar de reposo para que sigan leyendo; uno de esos libros que hasta da pena terminar.

En tiempos de crisis mi consejo es: acércate a una librería, habla con el dependiente sobre tus gustos, sobre el último libro que leiste y te dejó enganchando para siempre y deja que el hombre o la mujer que hay detrás del mostrador te ofrezca un título nuevo para empezar a disfrutar como en algún momento fuiste capaz de hacer.

Fuente fotos:
http://www.triadamedia.com/data/oliver/ilustraciones/libros.jpg
http://blog.editorialcm.es/__oneclick_uploads/2008/05/feria-libro-madrid.jpg

Dejar respuesta