Poco ruido y muchas nueces en Minnesota

0
114

El equipo de Ricky Rubio pinta muy bien, es algo innegable. En un verano en el que Los Ángeles Lakers y los nuevos Brooklyn Nets han acaparado todos los focos por sus movimientos en el mercado de la NBA, los Minnesota Timberwolves han dado un salto de calidad sin casi hacer ruido. Cierto es que la unión de grandes piezas no siempre asegura el triunfo, pero si todo encaja bien es bastante probable que lleguen lejos.

El lobo de Minnesota aullará más fuerte que en los últimos años

“Es duro ver que todos mis compañeros de la selección, jóvenes o mayores, han jugado partidos de ‘playoffs’. Cuando hablan de ello, yo no tengo nada que decir. Si no juego ‘playoffs’ la próxima temporada, no sé qué va a pasar”. Así de contundente se mostró Kevin Love el pasado mes de julio al ser preguntado por Yahoo!Sports sobre su futuro.

Lo cierto es que la franquicia de Minnesota lleva sin aullar en ‘playoffs’ desde 2004, una situación que los grandes jugadores no aguantan durante mucho tiempo. Y Love es uno de los grandes, a pesar de llevar solo cuatro años en la liga estadounidense.

Estas palabras llegaron a los oídos de David Kahn, ‘general manager’ de la franquicia desde 2009, que no quiere ver una repetición del verano de 2007, cuando se marchó Kevin Garnett a los Boston Celtics con el mismo ansia de llegar a la postemporada y poder luchar por el anillo de campeón.

Tras ofrecer un buen contrato a Nicolas Batum –que este acabó rechazando al renovar con los Portland Trail Blazers– el siguiente paso fue la contratación de Chase Budinger, alero de 24 años que hizo una buena campaña con los Houston Rockets, a cambio de una elección de ‘draft’, la número 18. Buen negocio para los Wolves, que a cambio de poco se llevaron a un fiable tirador exterior que, además, es creativo y un portento a la hora encarar el aro, lo que le hace un gran socio para Ricky Rubio y sus ‘alley oops’.

La vuelta de Ricky será importante para que se cumplan los objetivos

A principios de julio saltó la noticia de otro fichaje, el de Brandon Roy;  jugador que se retiró el pasado mes de diciembre, con solo 27 años, por culpa de sus problemas en las rodillas, pero que seis meses más tarde declaró que “si Dios quiere, volveré a jugar pronto”. También manifestó que “me gustaría volver a los Blazers, pero las normas de la NBA no me dejan volver (después de que le rescindiesen el contrato mediante lo conocido como amnistía) hasta la temporada 2014-2015”, por lo que sus pretendientes no fueron pocos tras anunciar su vuelta a las canchas.

El escolta, ex compañero de Rudy Fernández en la franquicia de Oregón, saldrá desde el banquillo para aportar puntos, su especialidad. Su rendimiento es una incógnita, y habrá que estar atentos, entre otras cosas, al modo en que asume que ya no es la estrella del equipo. A pesar de que seguirá siendo uno de los jugadores más talentosos en su posición, sus rodillas no están en las mejores condiciones tras pasar seis veces por el quirófano; o al menos esa es la teoría.

Tras estos dos movimientos, el nuevo proyecto de Minnesota empezaba a coger forma. Siguiendo con el rastreo del mercado de agentes libres, el siguiente objetivo fue claro: Andrei Kirilenko. El veterano alero estuvo la temporada pasada en el CSKA de Mocú tras diez años en la NBA –en los Utah Jazz, concretamente– y rayó a un gran nivel tras unos años en que mucha gente hablaba de su bajo rendimiento.

En el conjunto moscovita se quedó a las puertas de lograr el título de Euroliga, pero su gran temporada le hizo plantearse volver a cruzar el Atlántico, aunque todo el mundo esperaba que se enrolase en los Brooklyn Nets, propiedad de su compatriota, el magnate ruso Mikhail Prokhorov. Su labor será aportar en todas las facetas del juego, especialmente en las defensivas. Hay que recordar que su nombre apareció una vez en el mejor quinteto defensivo de la NBA (2006), dos veces en el segundo mejor (2004 y 2005) y que en 2005 fue máximo taponador.

Pero Kirilenko no viajo solo desde Moscú hasta Minnesota, ya que Alexey Shved fue en el mismo avión que él. El talentoso base ruso de 24 años, que también puede jugar de escolta, formará con Ricky Rubio una pareja letal, aunque habrá que ver cómo se adapta el eslavo a la mejor liga del mundo.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=ZWTiZdQr5QU[/youtube]

David Kahn, sabedor de que no todo es talento, también consiguió atraer para la causa a dos gladiadores de la zona, dos luchadores que den descanso a Kevin Love y Nikola Pekovic, y que responden a los nombres de Dante Cunningham y Greg Stiemsma. El primero jugó la temporada pasada en los Memphis Grizzlies de Marc Gasol, mientras que el segundo llegó a la liga hace un año en las filas de los Boston Celtics y, en su presentación con los Timberwolves dijo que guardaba un buen recuerdo de Kevin Garnett, porque “siempre estaba dispuesto a ayudarme; él tiene un gran conocimiento del juego”. A poco que el pívot de 25 años haya aprendido algo de Garnett, seguro que ofrecerá buenos minutos de juego a Rick Adelman, su nuevo entrenador.

Las llegadas de estas caras nuevas ha supuesto la salida de Michael Beasley y Darko Milicic. El primero no fue renovado debido a que se esperaba más de él, y a que Derrick Williams –número 2 del ‘draft’ de 2011- puede aportar cosas parecidas; por otra parte, Milicic fue amnistiado y parece que su carrera en la NBA ha concluido tras ser una gran decepción, después de ser elegido por delante de jugadores como Carmelo Anthony y Dwyane Wade en 2003.

La perfecta recuperación de Ricky Rubio podría considerarse también un fichaje, ya que por sus manos pasan gran parte de las aspiraciones de la franquicia, tal y como se vio la temporada pasada. Desde el mes de marzo, momento en que se Ricky se rompió el ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda, los Timberwolves lograron únicamente seis victorias en 26 partidos tras estar durante los tres primeros meses de competición cerca de los ocho primeros puestos de la Conferencia Oeste, los que dan acceso a los ‘playoffs’.

El base de El Masnou evoluciona bien, mejor incluso de lo que se esperaba inicialmente. Ya está realizando carrera continua y su vuelta a la competición se espera, como tarde, para diciembre.

La andadura de los Timberwolves iniciará el próximo 2 de noviembre, frente a los Sacramento Kings. Habrá estar atentos a los pasos que dé esta franquicia, lo que determinará el futuro de Kevin Love, una de las estrellas emergentes del baloncesto mundial.

Fotografía: Doug Wallick y Joe Bielawa

Dejar respuesta