‘Piso para dos’: el equilibrio de la convivencia

0
388

Suma de letras publica Piso para dos de Beth O’Leary, una comedia romántica que sigue las líneas más clásicas de este subgénero. Un obra muy divertida, con toques emotivos y unos personajes muy reales. Muchos de nosotros nos hemos visto en la coyuntura de compartir piso, situación propensa a darnos cientos de anécdotas, momentos divertidos y otros que no lo son tanto. Si a la convivencia resulta un tanto singular al principio, no conocer en persona a tu nuevo compañero, hace que el inicio sea una incógnita realmente prometedora.

La relación entre Tiffy y Justin se ha terminado. Ahora, ella debe encontrar un piso asequible que le permita pagar las facturas. Esta búsqueda entre anuncios de alquileres termina con el hallazgo del mensaje de Leon: ofrece compartir cama por horas, además de tener derecho al uso del resto de la casa. ¿Su historia? El joven es un enfermero que trabaja de noche y necesita todo el dinero que le pueda proporcionar este nuevo contexto para solucionar sus problemas. Así comienza la historia de Tiffy y Leon: una relación circunstancial unida por una necesidad vital. No obstante, sus vidas no se resumen solo en eso, ya que a la ecuación se le suman otros factores: un ex, una novia, los rompecabezas de una editora con sus clientes, un hermano encarcelado, la convivencia… Se empiezan a integrar los ingredientes de un cóctel explosivo.

Beth O’Leary nos presenta una historia de amor, de  amistad y de fe en los demás, todo ello tamizado con una capa realidad que propicia una lectura adictiva. Con una situación un tanto descabellada —el uso de una vivienda compartida regido por los horarios de trabajo: ella duerme en el piso de noche; él, por el día— hace que se planteen situaciones alocadas, trasladando la comunicación entre los inquilinos a través de notas adhesivas. No obstante, la novela tiene más trasfondo, tocando temas más delicados como las relaciones tóxicas, maltratos psicológicos, juicios, redes sociales, búsquedas personales… Una mixtura de tópicos, temas y motivos que convierten a Piso para dos en una obra con un encanto especial.

Piso para dos se constituye como una novela realista, con mucho humor, con la que podemos empatizar con los personajes, participar con ellos en sus viajes, en sus trabajos, llegando a convertirse en nuestros «compañeros de piso» con los cuales compartir momentos de lo más variopintos. Piso para dos es una novela ligera con un estilo sencillo con el cual O’Leary nos invita a un mundo en que la esperanza ronda a los personajes, además de crear un clima en el cual el trabajo y la perseverancia tienen su recompensa. Si buscáis una novela ligera, divertida, pero un trasfondo, no os perdáis esta obra.

Dejar respuesta