Pirès “el incombustible”

0
157

El pasado fin de semana toda la información deportiva giraba en torno al Clásico entre el Barcelona y el Real Madrid. Lo que muchos pasaron por alto fue el debut del último fichaje del Aston Villa. Dicho así no parece que vaya a ser una noticia de calado, pero cuando el debutante responde al nombre de Robert Pirès, la cosa cambia.

Uno de los últimos supervivientes de aquella Francia mágica de comienzos de siglo (sólo quedan en activo Henry y Trezeguet) ha vuelto a pisar los campos de Inglaterra, cuando su salida del Villarreal en junio pasado parecía que ponía punto final a su carrera. Su despedida no fue por todo lo alto, quizá porque él pensaba que algún equipo se haría con sus servicios durante el mercado de verano. Los días pasaron y las ofertas no llegaron, pero eso no hizo amilanarse a Pirès.

Con una capacidad de adaptación a cualquier entorno asombrosa (sólo hay que ver lo poco que tardó en aprender el español en su estancia en Vila-real y su integración en el vestuario), optó por no rendirse y por mantener la forma para que cuando algún club llamara a su puerta, estar preparado. Llamó a su amigo Arsène Wenger y éste le dio permiso para entrenarse con la primera plantilla del Arsenal, plagada de jugadores que aman el fútbol de toque antes que el pelotazo, como él.

Y la llamada llegó. La plaga de lesiones que ha asolado en estos primeros meses la delantera del Aston Villa hizo que su entrenador, Gerard Houllier, recuperara para el fútbol a Le Bob. Con 37 años y poca capacidad de sorpresa desde los extremos, Pirès se ha reconvertido en media punta, y así, por detrás de la referencia ofensiva de los villanos, hizo su debut precisamente ante el Arsenal. El ritmo de la Premier es mortal y sólo aguantó 45 minutos antes de dejar su puesto en el campo al joven y prometedor Delfouneso, y la perspectiva es de que sus apariciones serán muy racionadas, pero el Villa ha fichado calidad y el mejor de los asesores posibles para una plantilla muy joven y en proceso de reinvención tras el batacazo sufrido ante el Rapid Viena en la Europa League en la fase previa.

PD. Ramos apareció en rueda de prensa tras la manita del lunes. Defiende que con él todo se exagera muchísimo. Es uno de los mejores laterales diestros del planeta en potencia. ¿Qué le falta? Autocrítica. Debería aplicarla analizando por qué la mayoría de los goles del Barcelona llegaron por su banda, y también para explicarse por qué con sólo 24 años ha visto más tarjetas rojas que Fernando Hierro y amenaza seriamente el récord de Pablo Alfaro, que se retiró con 38. El Ramos que todos (y José Mourinho el primero) quieren ver es el que jugó los 7 partidos del Mundial. No el de ruedas de prensas como la de esta semana.

Fuente fotografías:
uefa.com
fifa.com

Dejar respuesta