Pioneros españoles en ‘bobsleigh’ y ‘skeleton’

1
240

El piloto de ‘skeleton’ Aleix Alcaraz alcanzó la vigésimoprimera posición en la Copa de Europa disputada este fin de semana en Winterberg (Alemania), mientras que en la Copa del Mundo de Königsee, también en suelo germano, Ander Mirambell y María Montejano quedaron respectivamente en las plazas vigésimosegunda y vigésimoquinta. Por otro lado, en la Copa de Europa de ‘bobsleigh’ celebrada en Saint Moritz (Suiza), el equipo español compuesto por Pedro Díaz y Javier Pintado quedó en vigesimoséptima posición.

Ander Mirambell, en pleno descenso

Tanto el ‘bosbleigh’ como el ‘skeleton’ son deportes minoritarios, casi inexistentes en España. La pista más cercana se encuentra a 2.000 kilómetros del país. No obstante, los españoles han creado nuevos métodos de entrenamiento que se adaptan al asfalto. No les garantiza marcas de récord, pero sí les permite ensayar y mejorar las salidas, aspecto fundamental en estas disciplinas. Poco a poco las barreras se van superando y ya es habitual que pilotos españoles compitan en pruebas internacionales, aunque el camino por recorrer aún es largo.

El’ bobsleigh’ nació en los Alpes suizos a finales del siglo XIX, pero poco tiene que ver en la actualidad con sus inicios. El trineo, anteriormente fabricado en madera, ha sufrido una drástica evolución y hoy se elabora con acero y fibra de vidrio para conseguir una mejor aerodinámica. Existen dos modalidades, por parejas o por cuartetos, y la clave radica en la salida, donde los tripulantes han de empujar el trineo todo lo posible para obtener una mayor velocidad de bajada.

Las infraestructuras son limitadas, puesto que existen pocos trazados en el mundo. Aun así, España ha logrado presentar un equipo a la Copa de Europa disputada en Suiza. Pedro Díaz y Javier Pintado han disputado esta prueba con un trineo de segunda mano y recursos muy limitados, pero han vuelto a casa con seis puntos que les acercan a conseguir su reto de participar en los Juegos Olímpicos de invierno de 2014.

El ‘skeleton’ y el ‘luge’ son los otros dos deportes que completan el trío olímpico de descenso en trineo. Estas modalidades son individuales y su principal diferencia es que, en el ‘skeleton’, el resbalador va boca abajo y con la cabeza delante, mientras que en el ‘luge’ el piloto se coloca boca arriba y con los pies por delante.

‘Skeleton’ y ‘bobsleigh’ están unidos en cuanto a técnica, ya que la importancia de la potencia en la salida es vital para obtener buenos resultados. La aerodinámica y la habilidad del resbalador o los tripulantes también son imprescindibles, ya que los trineos carecen de volantes y son los propios deportistas quienes inclinan el deslizador a un lado u otro.

Tanto Ander Mirambell como Aleix Alcaraz y María Montejano son los grandes pioneros españoles, y su presencia entre los treinta primeros en las competiciones internacionales son un buen augurio de cara al desarrollo de un deporte que cada vez cuenta con más adeptos en un país sin ninguna tradición en disciplinas de inercia.

Fotografía cedida por la Federación Española de Deportes de Hielo

1 Comentario

Dejar respuesta