Pilotando bajo la lluvia

0
1486

El Gran Premio de Portugal en el mítico circuito de Estoril se convirtió el pasado fin de semana en un nuevo desafío para los pilotos protagonistas del Mundial que, además de luchar por conseguir puntos, se enfrentaron a una batalla mucho más inesperada: una incesante lluvia que tiró por tierra todos los pronósticos.

Con más de cien caídas durante el fin de semana, el circuito de Estoril se convierte en el único trazado en el que se han suspendido los entrenamientos oficiales del sábado. Esta anulación hizo que la parrilla de las tres cilindradas se configurara según los resultados obtenidos por los pilotos en las tres tandas de entrenamientos libres.

La carrera más divertida de Moto2.

Con este hándicap empezaba la primera carrera del Gran Premio de Portugal, la de Moto2, sin duda, la más emocionante y sorprendente de todo el Mundial.  Cuando parecía que el sol empezaba a brillar en el trazado, los pilotos arrancaron en un asfalto todavía húmedo que propició que en pocas vueltas cambiaran sus posiciones de una forma radical.

Los españoles Julián Simón (Mapfre Aspar Team) y Toni Elías (Gresini Racing Moto2) vieron cómo sus compañeros les arrebataban las primeras posiciones en la carrera sin apenas tiempo de reacción. Por su parte, Gabor Talmacsi (Speed Up), que partía desde la pole, notó como el turco Kenan Sofuoglu, campeón de Supersport, y el colombiano Yonny Hernández (Blusens-STX) se batían en un duelo frenético por la primera plaza.

En el quinto giro, el de Medellín se fue al suelo dejando el camino abierto a Sofuoglu, quien llevaba un ritmo espectacular sin que nadie siguiera su estela. Atrás comenzaba una nueva batalla, la de Talmacsi contra el nuevo grupo que se acercaba a sus espaldas. Entre ellos se encontraban pilotos que debutaban en las primeras posiciones como Stefan Bradl (VKR), Alex Baldolini (Caretta Technology  Race Dept) Aegerter (Technomag CIP) o Carmelo Morales, que una vez consiguió el cuarto puesto, sucumbió al maltrecho trazado al igual que unas vueltas más tarde haría Toni Elías.

Sin embargo, el piloto que llevaba el mejor ritmo en las últimas vueltas era el italiano Andrea Iannone (Fimmco Speed Up), quien no quería dejar en bandeja el subcampeonato a Julián Simón. Empezó a remontar a un ritmo vertiginoso hasta que llegó a la “maldita” cuarta posición, cuando se fue al suelo. El que también fue víctima de la mala suerte fue Sofuoglu, quien pese a liderar la carrera, fue descendiendo posiciones por un problema mecánico en la moto.

En la última vuelta, fue Bradl quien consiguió cruzar primero la línea de meta, seguido de un Baldolini que lo hizo a tan sólo 68 milésimas. La lucha por la tercera plaza la ganó un Alex de Angelis tras vencer a Redding, Aagerter y Sofluogu.

Lorenzo vuelve a ganar.

Tras este delirante duelo de titanes, comenzaba la carrera de la categoría reina que permitiría a Jorge Lorenzo (Fiat Yamaha) volver a lo más alto del podio.

La carrera comenzó de una forma desordenada y con los pilotos intentando coger rápidamente posiciones. El nueve veces campeón del mundo, Valentino Rossi (Fiat Yamaha Team), pasó a su compañero en la cuarta vuelta en la singular chicane del circuito de Estoril y empezó a tirar para escaparse del grupo. En él se encontraban sus compatriotas Andrea Dovicioso (Repsol Honda), Marco Simoncelli (San Carlo Honda Gresini) y el estadounidense Nicky Hayden (Ducati Marlboro Team), que llegó a liderar la carrera en los primeros compases.

Así se llego a la mitad de carrera que, sin Stoner por caída y Pedrosa en posiciones retrasadas, dejaba a Jorge Lorenzo la responsabilidad de dar caza a Valentino. Lo hizo sumando hasta cuatro vueltas rápidas y pasando al italiano en la apurada de final de recta. La emoción a partir de este momento recaía en los pilotos que luchaban por el tercer hueco del cajón. Finalmente, fue Dovicioso quien se hizo con este puesto sacando tan sólo 59 milésimas a Marco Simoncelli.

Márquez acaricia el título.

Y si todavía había alguien que no había saltado del sofá viendo las carreras de Moto2 y MotoGP, ahí estaban los “pequeños” para poner a prueba los corazones de los aficionados.

La carrera comenzaba bajo un cielo gris y con Nico Terol (Bancaja Aspar Team) con una pequeña ventaja sobre sus máximos rivales de la categoría, Marc Márquez (Red Bull Ajo Motorsport) y Pol Espargaró (Tuenti Racing) pues, mientras ellos arrancaban desde la tercera fila, él ocupaba el cuarto lugar.

Pronto llegó la lluvia y con ella las caídas. Con una remontada de Márquez, que llegó a la estela de Nico, y una pista cada vez más mojada, los pilotos se vieron obligados a parar, ya que la organización de carrera sacó la bandera roja en la sexta vuelta. Esta “sorpresa” beneficiaba a Pol, ya que se había quedado retrasado respecto a sus compañeros al verse involucrado en un accidente.

En la vuelta de formación de parrilla de la segunda manga, la sorpresa fue aún mayor, ya que el joven Marc Márquez se fue al suelo y tuvo que regresar al pit lane para arreglar los desperfectos de su moto, con tan mala fortuna de agotar el tiempo y verse obligado a salir desde la última posición. Comenzaba una nueva carrera a nueve vueltas con Nico Terol en cabeza y Márquez en la cola.

Pese a ello, el pupilo de Alzamora no se rindió y llegó a adelantar a once pilotos de una sola vez, colocándose cuarto. Aún cuando consiguió la tercera plaza por detrás de Nico y su compañero de equipo Bradley Smith (Bancaja Aspar Team), y su box le recomendaba que se mantuviera en esa posición, Marc no se conformó y llegó a enfrentarse con su máximo rival de la categoría. Ambos se pasaron hasta en cinco ocasiones, pero fue el imparable “93” quien ganó la batalla final. Le basta con ser 8º en Valencia para ganar el campeonato.


Fuentes del texto:
Elaboración propia.
Guía oficial  Moto GP 2010-11-01

Fuentes de las imágenes:
www.as.com
www.marca.com
www.sportznews.org

Dejar respuesta