Pilar López Díez: “Hay poca formación periodística sobre cómo tratar los temas de violencia machista”

0
287

Cinco de la tarde en el frío Escorial y llega ella. Hoy tratamos su tema predilecto: el de género e igualdad. Es feminista. Lleva siéndolo desde que era anti-franquista, así que podemos decir que sabe de lo que habla y, sobre todo, habla de lo que sabe, que es casi todo. Es una ruidosa cafetería, pero sus palabras son tan fuertes que el sonido ambiente pierde volumen. Es de las que cuentan anécdotas, pero también que pronto se marcha a París para dar una conferencia. Esta mujer no para (ni tiene intención). De formación primero profesora y luego periodista, pero ha sabido juntar los dos cauces por los que navega su vida. Aunque ella no quiere llamarse periodista, dice que es maestra y me lo corrige en el guión. Insiste en que ella enseña y educa. Es Pilar López Díez y está dispuesta a que esta entrevista se oiga, pero, sobre todo, se escuche.

Pilar López Díez durante una ponencia. | Arainfo.org
Pilar López Díez durante una ponencia. | Arainfo.org

P.: Estudió Periodismo pero ha dedicado gran parte de su carrera profesional a la docencia, ¿es que le llena más que el ejercicio periodístico?

Sí, porque yo lo que soy es una persona descontentadiza, es decir, soy de las que hicieron Periodismo para mejorar la sociedad. Entonces, como tuve ocasión de hablar en radio, traté de mejorar la sociedad. Pero considero que enseñar es fundamental porque llegas a mucha más gente. En estos momentos me dedico a enseñar a periodistas ya en activo para que mejoren el tratamiento de la violencia de género.

P.: El ámbito más recurrente sobre el que imparte clases es el de género e igualdad y el tratamiento informativo sobre la violencia machista, ¿ha cambiado la manera que tienen los medios más generalistas de tratar estas informaciones?

Sí, ha cambiado muchísimo. Si nos situamos antes de 1997, no se trataba, como ocurre ahora en Inglaterra, Francia, Alemania, etcétera. Esto es un problema político, que nunca debería figurar en sucesos ni en sociedad, sino en política. Por eso hay una ley que regula, entre otras cosas, qué hay que hacer para luchar contra la violencia de género. A partir de 1997, que fue cuando se aprobó la ley por unanimidad en el Congreso, en este país se ha dado un gran paso, que es que los medios de comunicación lo tratan. Lo que está pasando es que lo más grosero de las informaciones en España se han limado. Pero no en otros países. De todas formas, queda mucho por hacer.

P.: ¿Cree que el mal tratamiento de la violencia machista por parte de los medios de comunicación ayuda a la desinformación sobre ella?

Sí. Por ejemplo, está muy extendida la idea de que las mujeres ponen denuncias falsas. Si vamos a los datos, mucho menos del 1% de las denuncias por violencia de género son falsas. Entonces, hay que preguntarse por qué los medios de comunicación no se dedican a denunciar que, por ejemplo, en los robos hay alrededor de un 17% de denuncias falsas. Lo que ocurre es que, si los medios no favoreciesen el estereotipo de que las mujeres mienten y ponen denuncias falsas porque les interesa quedarse con la casa, los niños, etc., cuestión que es absolutamente falsa, la sociedad no tendría esa idea de que las mujeres mienten. Si te das cuenta, el estereotipo de la mujer mentirosa es universal: lo tenemos en series, en películas, en todos los ámbitos de la vida.

P.: Entonces, ¿cuál es el problema?

Que todas las ideas falsas que los medios publicitan se instalan en la sociedad, y por lo tanto la sociedad tiene ideas incorrectas sobre la violencia de género. Además, las mujeres no se casan para denunciar a los maridos. Un periodista ha escrito que “como consecuencia de una discusión, una mujer ha aparecido muerta…”. Pero, ese periodista, ¿no se habrá puesto a pensar? ¿Como consecuencia de una discusión matas a alguien? Yo nunca he matado a nadie y he discutido con mucha gente. Por lo tanto, ¿es que los periodistas no tienen cabeza? No. Lo que no tienen es información suficiente. En la ley está dicho por qué hay violencia machista. La razón es que los hombres que matan a sus mujeres es porque se creen superiores y quieren dominarlas. Esta es la interpretación feminista que doy de la ley, pero queda muy claro. Esto, en términos feministas, se llama la “supremacía masculina”.

P.: En este ámbito, ¿los medios más independientes tratan mejor este tipo de informaciones, o lo hacen igual en los dos bandos?

Sí, esto es generalizable. Voy a ir un poco a la teoría de Gerbner sobre por qué los medios de comunicación tienen tanta influencia en la percepción de la sociedad. Porque los mismos errores son constantes, se cometen una y otra vez. Si los medios cumpliesen con su función de construir una ciudadanía libre para que ésta tome decisiones sanas e inteligentes en su vida… si los medios fuesen de calidad y no estuviesen al servicio de unos pocos habría medios independientes, otros medios pensionistas y medios comerciales, etc. Cuando yo hice mi tesis doctoral sobre los magazines de la radio española de los 90 tuve que hacer observación participante en el magazine de Luis del Olmo, de Iñaki Gabilondo y de Constantino Romero. ¿Sabes lo que hacían unos y otros? Tenían a una persona para oír el programa de cada uno de ellos por si acaso se les había escapado algo. Es decir, lo que se hacían eran programas clónicos. Por lo tanto, no hay diferencias cualitativas.

P.: Muchos medios han implementado manuales que les sirven como guía a la hora de tratar estas informaciones pero, aún así, muchos de ellos cometen errores garrafales. ¿Qué medidas habría que tomar para concienciar a los periodistas de su uso?

Ya lo dice el Parlamento Europeo, el Consejo Europeo, la Ley del 2004 y la Ley de Igualdad de 2007. Con arreglo a la ley, la profesión periodística debería ser formada en perspectiva de género. Esto significa tener la vida, opiniones y conocimiento del 51% de la población, que son las mujeres, y no como ahora, que son sólo el 20% de las fuentes de información. Es decir, esto se solucionaría con formación, pero sigue siendo una vergüenza que no esté como periodismo especializado el tema de comunicación y género.

Dejar respuesta