Pienso de carne de ballena para perros

0
168

Una empresa japonesa se ha visto obligada a retirar del mercado estos aperitivos para mascotas por la presión de las asociaciones conservacionistas.

Ballena en la península Valdés. Fuente: Fotopedia.
Ballena en la península Valdés. Fuente: Fotopedia.

La ballena es un animal que actualmente se encuentra en peligro de extinción. Esto se debe a que ha sido el objetivo de cazadores durante siglos. Perseguida y utilizada por los humanos para obtener alimentos de lujo, aceite, velas, cosméticos o jabón, entre muchas otras cosas, este animal ha visto año a año como el número de miembros de su especie se reducía. La matanza y utilización del cuerpo de las ballenas ha llegado al extremo de que incluso se saca provecho de sus huesos que son reducidos a pegamento o utilizados como fertilizantes.

La empresa japonesa Michinoku Farm vio el gran potencial de este impresionante animal y empezó a comercializar pienso para perro hecho con carne de ballena. Importaba esta carne desde Islandia, donde se levantó la prohibición de cazar ballenas con motivos comerciales al Atlántico Norte. Islandia y Noruega son los únicos países que siguen practicando la caza de ballenas destinada al tráfico mercantil. Las excepciones admitidas en la caza de ballenas son únicamente motivos científicos y tradición, como por ejemplo, Japón, que sigue cazando ballenas pero lo hace con fines científicos, aunque a la hora de la verdad la mayoría de la carne acaba en el mercado para consumirse.

Tras las denuncias de varios grupos de defensa de los derechos de los animales de diferentes países, entre los que se encuentran Environmental Investigation Agency (EIA) del Reino Unido y el Animal Welfare Institute (AWI) de Estados Unidos, esta empresa japonesa ha decidido parar la producción, distribución y venta de este producto, tan dañino para las ballenas.

Esta empresa comercializaba dulces para perros, algo así como un alimento especial para mascotas de lujo. Estas golosinas se vendían a 609 yenes (4,63 euros) 60 gramos y a 3.780 yenes (28, 75 euros) 500 gramos, ya que los pasteles de carne de ballena son la última moda para los adinerados del país porque tienen un alto contenido en proteínas y muy bajos en calorías y grasas, lo que los hace un alimento perfecto para cualquier animal doméstico. El presidente de Michinoku Farm, Takuma Konno, ha alegado que la elaboración y venta de estos productos en Japón es legal, apoyándose en la afirmación de que los perros en dicho país son considerados como un miembro más de la familia y que su empresa lo único que quería era que estos pequeños animales pudieran disfrutar de un pequeño capricho. Sin embargo, Konno ha retirado los productos afirmando que como ofenden a algunas personas no tiene inconveniente en quitarlos del mercado. El presidente no ha dicho nada del resto de productos que ofrece su empresa, entre los que se encuentran otro tipo de snacks para mascotas elaborados con carne de canguro, ciervo o caballo mongol.

Todo este tema ha destapado una fuerte polémica y sobre todo una importante crítica ante tal actividad. A partir de ahora las organizaciones no gubernamentales tendrán que estar muy atentas ya que el consumo de carne de ballena es cada vez menor por la fuerte campaña de concienciación que se está llevando en el país. Por lo que los cazadores e industrias relacionadas con este mercado no tardarán en buscar otra vía de comercialización para la carne de estos pobres animales.

Dejar respuesta