PFTBA: compuesto químico que contamina 7100 veces más que el CO2

1
252

El hallazgo lo realizaba un equipo del departamento de Química de la Universidad de Toronto (Canadá), tras un estudio sobre los gases emitidos a la atmósfera. Este producto artificial muestra una gran capacidad de radiación y una persistencia que lo puede llevar a permanecer hasta 100 años en las capas bajas de la atmósfera.

El Perfluorotributilamina o PFTBA es un gas de efecto invernadero fabricado químicamente para su uso en las industrias eléctrica y farmacéutica. El comienzo de su empleo se remonta al siglo XX, pero pese a este dato, lo menos alarmante de su descubrimiento es que, de este producto artificial, se encuentra una baja concentración en la atmósfera que corresponde a 0’18 partes por billón, en el área de estudio, frente a las 400 partes por millón de CO2.

La acumulación de partículas volátiles en algunas ciudades como Madrid, llegan a estructurar una nube gris perceptible incluso desde varios kilómetros de distancia
La acumulación de partículas volátiles en algunas ciudades como Madrid, llegan a estructurar una nube gris perceptible incluso desde varios kilómetros de distancia

Desgraciadamente, estas cifras no pueden sernos tranquilizadoras, ya que tan sólo una molécula de esta composición química, es 7100 veces más contaminantes que una de CO2, gas de referencia en las agresiones a la atmósfera. Por si no fuera suficiente, el PFTBA, posee una capacidad radiactiva sin precedentes capaz de permanecer inalterable en las capas más bajas de la atmósfera hasta un total de 100 años, lo que favorece al efecto ‘’campana’’ causante del calentamiento global.

El estudio llevado a cabo por Scott Mabury, Angela Hong y Cora Young, y publicado recientemente en la revista Geophysical Research, certifica que actualmente no existe ningún procedimiento capaz de llevar a cabo la aniquilación de las moléculas ya emitidas. Las medidas más esclarecedoras para controlar los efectos perjudiciales de este tipo de gases son las de contención. Pero la impunidad aporta el aval necesario para que estas precauciones preventivas se deslicen hasta el saco con el símbolo del dólar. El ejemplo lo tenemos en el protocolo de Kioto y el “innegable respeto” que se le profesa en algunos países.

No obstante, es necesaria la elaboración de más estudios sobre el Perfluorotributilamina para conocer exactamente qué tipo de alcances tendrá a corto y largo plazo, como lo señalan los investigadores. Pero en cambio, afirman, que se trata de una sustancia de alarmante peligro medioambiental frente a la cual, si no se toman medidas prudenciales, los daños en un marco de 100 años pueden ser devastadores, y es que “los datos presentados ahora indican que este es un producto que tiene una persistencia en la atmósfera extremadamente larga y que muestra una capacidad de radiación solar extraordinario y, por tanto, un potencial de calentamiento global muy alto’’ destacaba para más inri Cora Young, una de las ejecutoras de la investigación.

Fotografía: Nisley Santos Morales

1 Comentario

Dejar respuesta