Pesadilla tras la tragedia: la historia del vuelo JK5022

0
462

Han pasado casi seis años desde el accidente del vuelo JK5022 de Spanair que se cobró la vida de 154 personas. El 20 de agosto de 2008 una cadena de errores llevó al fatal desenlace en el aeropuerto madrileño pero en la actualidad es una cadena de decisiones, por parte de poderosas entidades como Mapfre, la responsable de condenar a las víctimas a vivir una interminable pesadilla.

FOTO 1
Monumento a las víctimas del vuelo JK5022 en el lugar del accidente

El aeropuerto de Madrid es uno de los más importantes de Europa y cuenta cada día con el tránsito de más de 100.000 personas. El 20 de agosto de 2008 ciento sesenta y dos de aquellos viajeros diarios se subían a bordo del vuelo JK5022 de la compañía Spanair con destino a la isla de Gran Canaria. Pero lo que tendría que haber sido un vuelo rutinario se convertiría a las 14:24 horas de aquel día en uno de los peores accidentes aéreos de la historia española.

Hasta bien entrada la tarde nadie sería realmente consciente de la tragedia que había ocurrido en el principal aeropuerto nacional, una catástrofe que puso en evidencia el comportamiento negligente de la aerolínea implicada, resaltó la ineptitud de los encargados de mantener la seguridad de las aeronaves y cuestionó la posterior atención a las víctimas y sus familias. De las 172 personas a bordo, diez de ellos miembros de la tripulación, 154 perdieron la vida y 18 sobrevivieron con graves secuelas físicas y emocionales.

UN SUPERVIVIENTE ENFRENTADO A UN GIGANTE

La tragedia ha supuesto para los afectados vivir una interminable pesadilla que se ha visto agravada por la negativa de Mapfre a pagar las indemnizaciones llegados ya a la antesala del sexto aniversario. Ante las circunstancias Rafael Vidal, uno de los 18 supervivientes, inició el 24 de febrero una petición en la plataforma Change.org para reclamar a la multinacional las indemnizaciones que aún esperan él y otras muchas familias. En respuesta a dicha demanda la compañía de seguros, contratada por Spanair hasta su cese en 2012, se limitó a comentar brevemente asegurando que intentaban “agilizar al máximo los procedimientos” en beneficio de las víctimas. La realidad es que Mapfre sólo se ha pronunciado públicamente por la progresiva pérdida de clientes que han decidido rechazar abiertamente su comportamiento.

“Llevamos casi seis años intentando cerrar esta página de nuestra vida y seguir adelante” declaraba Vidal en el texto de su petición. Tras someterse a quince operaciones quirúrgicas, que ha tenido que costearse personalmente y con la ayuda de préstamos, el joven ingeniero de Telecomunicaciones se ve obligado a llevar un armazón de hierro sujeto a la pierna izquierda de forma permanente. “Yo lo que quiero reivindicar es un derecho, el derecho de tener un juicio y que sea un juez el que decida si me corresponde lo que estoy exigiendo o la basura que me ofrece Mapfre”, sentenció Vidal a comienzos de marzo en una entrevista para el programa ‘El Cascabel’ de 13TV.

LA ASOCIACIÓN DE AFECTADOS EN BUSCA DEL CAMBIO

A raíz de la tragedia nacía en octubre de 2008 la primera y única asociación de accidente de aviación civil en España, la ‘Asociación de Afectados del Vuelo JK5022’ que en la actualidad está compuesta por más de 1.000 individuos, 80 de ellos socios de número relacionados directamente a alguna víctima o superviviente. Los objetivos que persigue esta agrupación hacen de ella un arma con la cual luchar para conseguir los cambios necesarios en el sistema, evitando que accidentes de características similares vuelvan a producirse.

Entre las vidas afectadas aquel 20 de agosto se encuentra la de Pilar Vera Palmés, ahora presidenta de la Asociación y tía de una de las fallecidas. Su energía y determinación la han llevado a liderar el cambio y protestar los errores cometidos que llevaron al fatal desenlace del vuelo JK5022. El último viernes de marzo aceptaba una solicitud de entrevista para hablar sobre la contienda con Mapfre. Junto a ella Henar Guerrero Durán, secretaria de la Asociación y hermana del tercero en cabina también fallecido en la catástrofe.

“Su lucha es la lucha, primero de los que estamos en la Asociación, pero también la de todos porque a todos nos afecta como usuarios del transporte aéreo” aseguró Pilar al referirse a la iniciativa de Rafael Vidal en la plataforma Change.org. Asimismo, tanto Pilar como Henar calificaron de “desinformación” el comunicado que emitió Mapfre en su junta de accionistas del 14 de marzo a la que tuvieron acceso Vidal y otros miembros presentes. En el documento la empresa aseguró haber indemnizado al 60% de las víctimas, datos que desmiente la presidenta puesto que, aunque no existan cifras oficiales, sólo le consta que haya cerrado acuerdos compensatorios con 38. “No es el 60% ni muchísimo menos la mitad de los 18 supervivientes” sentenció.

La petición en Change.org, que ya alcanza más de 150.000 firmas, no será la última de las acciones que se tomen si no llega a resolverse la disputa con Mapfre. Pilar Vera asegura que se están “valorando y estudiando” acciones futuras pero que aún no es momento de darlas a conocer.

FOTO 2-1

SEIS AÑOS DESPUÉS Y NINGÚN CAMBIO

En el mismo lugar del aeropuerto, más de media década después de haberse precipitado al suelo la aeronave, poco ha cambiado. El día del accidente AENA incumplía una norma medioambiental que prohibía tener la vegetación dentro del recinto a más de 20 centímetros de altura. Fue debido a esta infracción que el incendio producido al caer el avión aumentara escandalosamente de magnitud en cuestión de segundos y complicara el acceso, ya dificultoso, de los servicios de emergencia que tardaron casi una hora en acceder al lugar y atender a las víctimas.

“A mí lo que se me vino a la cabeza fueron los 45 minutos que tardaron las asistencias en llegar”. Así hablaba Pilar al abordarse el caso de falso accidente del pasado 27 de marzo en el mar cerca de Gran Canaria, recordando inevitablemente la tragedia ocurrida en Barajas. Para ella la clave de la alerta en este caso fue el hecho de que la presunta aeronave cayera fuera del recinto aeroportuario. “Si cae fuera automáticamente todo el mundo se entera, y si cae dentro no se entera nadie” aseguró. Desgraciadamente el vuelo JK5022 no tuvo esa suerte y se desplomó al final de la pista número 36, usada con frecuencia para la mayoría de los vuelos con destino al archipiélago canario. De ocurrir otra catástrofe aérea dentro de un aeropuerto español la respuesta y las acciones que se tomarían según la presidenta serían muy similares a las de hace seis años.

Pilar asegura que donde cayó el avión “es un punto negro del aeropuerto de Barajas” pero que el aeropuerto tiene al menos diez más, “sitios donde alguien ha decidido que un avión no puede caer”. A pesar de la gravedad de estas declaraciones la única modificación que hizo AENA a posteriori fue poner un puente para mejorar el acceso desde fuera del recinto aeroportuario, atravesando el riachuelo en el que dos de los pasajeros fallecieron ahogados.

FOTO 3
Lugar del accidente

Pero esta mínima modificación no corrige los errores que llevaron al desastre del JK5022. La posibilidad de que se produzca un accidente de las mismas características en el mismo lugar son ínfimas mientras que las causas técnicas que llevaron al desastre pueden estar dándose actualmente en cualquier avión del planeta. Los errores pueden volver a producirse y es por ello que desde la Asociación se lucha tan fervientemente para que se corrijan.

SIN JUSTICIA

La pesadilla de los supervivientes y los familiares de las víctimas no se limita tan sólo al enfrentamiento con Mapfre sino que remonta a los primeros instantes de la investigación de las causas del accidente. El 29 de julio de 2011 la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC), adscrita al Ministerio de Fomento, hacía público su informe final en el cual nombraba a los pilotos como los culpables de la tragedia.  No obstante, según profesionales del sector y la propia Asociación se está ocultando la verdad.

El 20 de agosto de 2008 el avión no tenía todos los permisos aprobados, sino que habían sido prorrogados un mes hasta el 22 de agosto sin ningún tipo de inspección. De haberse realizado posiblemente se habría notificado el fallo que ocasionó la tragedia: el relé, una pieza encargada entre otras cosas de alertar a los pilotos sobre una incorrecta configuración de despegue. El vuelo JK5022 tenía los flaps y slats en la posición errónea cuando arrancó sus motores pero nadie lo advirtió puesto que dicha pieza, responsable de hacer sonar la alarma en cabina, estaba estropeada.

La Asociación elaboró en 2012 un documental, JK5022; Una Cadena de Errores, haciendo públicas las negligencias y los fallos cometidos durante la investigación. “El documental aquí está silenciado” asegura Pilar dos años después de su estreno, y es que muchos medios justifican su decisión de no emitirlo en que sería “reabrir un debate”. Sin embargo, para la Asociación y los miembros responsables en sacar adelante el largometraje, el único objetivo es dar a conocer los fallos en el sistema que propiciaron la tragedia y apresurar las modificaciones necesarias para que no se vuelva producir.

FOTO 4
Rafael Vidal (izquierda) y Pilar Vera (centro) en la presentación del documental ‘JK5022: Una Cadena de Errores’ en Parlamento Europeo

Esta falta de justicia les ha llevado recientemente a presentar en Estrasburgo una demanda ante el Tribunal de Derechos Humanos por infracciones de la jurisdicción española. “Queremos manifestar nuestra desolación de ciudadanos al tener que acudir fuera de nuestro país a obtener justicia que éste nos ha negado”, lee la última frase del documento presentado por la Asociación.

“SI RAFAEL GANA, LO GANA PARA TODOS”

Rafael Vidal ha alcanzado en cuestión de dos semanas las 150.000 firmas en su petición en Change.org, un hecho que por sí mismo manifiesta el descontento de muchos ciudadanos españoles y el apoyo a la causa que persigue Vidal junto a la ‘Asociación de Afectados del Vuelo JK5022’.

Los demás supervivientes al igual que él también sufren graves lesiones y secuelas emocionales. Uno de los casos más dramáticos es el de una mujer que quedó tetrapléjica tras el incidente y que, según cuenta Pilar, “sí ha llegado a un acuerdo con Mapfre”. No obstante, el caso de Rafael es singular por su lucha y activa implicación en todas las acciones de la Asociación. “Los mejores años de su vida se los ha quitado esta tragedia, y se los ha quitado porque ni la medicina le ha dado solución a su caso sino al contrario, hace unos años le dijeron que la única opción era perder la pierna”.

Pero la pesadilla que forzosamente se han visto obligados a vivir todos los afectados por la tragedia ha servido para unirles en la lucha por lograr rectificar los graves errores cometidos. Su fuerza, fruto del dolor y de la injusticia del sistema, los ha convertido en una colectividad que persigue la justicia para las 172 personas del vuelo y también la mejora del transporte aéreo español. En palabras de la propia presidenta de la Asociación: “Si Rafael pierde (la contienda con Mapfre) lo va a perder él solo, pero si gana lo va a ganar para todos: para los que estaban en el avión, para las familias de los que estaban en el avión, para los herederos y para todos los que cogemos el avión cada día”.

 

Imágenes propiedad de la ‘Asociación de Afectados del Vuelo JK5022’

Obtenidas de su página Web: http://www.avjk5022.com

 

 

 

 

 

Dejar respuesta