Perros pintados de panda, la última moda en China

0
188

Todos queremos un panda y ahora los asiáticos adinerados podrán tenerlo. Un burdo intento de querer lo imposible.

file000500651100El oso panda es el animal más admirado en China, su pelaje, timidez y ternura unido al abominable miedo de su desaparición, los ha convertido en el objeto de deseo de una gran parte de la población asiática. Esta especie está muy localizada por ser uno de los mamíferos en más crítico peligro de extinción. Es un animal omnívoro, su alimentación va desde tallos y hierbas hasta aves, peces y roedores. Pero su alimento preferido y más característico es el bambú. Esto supone un grave peligro porque el bambú es una planta que florece una vez cada 100 años y tras el florecimiento muere. Las talas masivas de bambú por parte del ser humano ponen entre la espada y la pared a estos mamíferos pacíficos que no podrían sobrevivir sin los bosques de bambú.

Sin embargo, éste no es el único peligro que los acecha. La caza furtiva es un elemento a tener en cuenta, ya que su preciado pelaje los convierte en un caramelo muy dulce para el comercio de pieles. El Gobierno chino consciente de esta realidad intenta evitarlo con penas muy duras, el castigo por cazar un panda furtivamente en China es cadena perpetua. Y es que, el amor o más bien, veneración por estos animales ha llevado a crear refugios especiales donde se cuidan pandas para saciar las ganas de acercarse a ellos e incluso un hotel temático exclusivamente inspirado en estos seres blancos y negros. Hoy, esta obsesión va un paso más lejos y es que los asiáticos adinerados ya pueden ver satisfecho el capricho de tener un panda en casa.

Al fin los amantes de estos mamíferos, tímidos y pacíficos, pueden cumplir su sueño. ¿El inconveniente? Como todo lo preciado, esto no podía ser permanente. El trabajo que los peluqueros caninos están llevando a cabo es temporal y sin garantía de durabilidad. Se calcula que para que el perro continúe gozando de la apariencia del panda debe ser pintado cada seis semanas, una constancia que probablemente muy pocos mantendrán y sin la que muchos acabaran cansándose de sus “pandogs”.

Pintados a mano y pelo a pelo, los chow-chow necesitan dos horas de preparación para convertirse en osos panda en miniatura. ¿Vale la pena someter a perros, en contra de su voluntad, a largas horas de sesiones de belleza para convertirlos en otro animal?

Un perro seguirá siendo canino aunque lo queramos asemejar a un oso, ¿por qué los humanos no podemos asumir que hay cosas que no se pueden tener? Debemos respetar la naturaleza, tanto la nuestra como la de todos los seres vivos. Si no podemos apreciar a nuestras mascotas tal y como son y las “tuneamos” a la primera de cambio, se transmite un mensaje erróneo: la importancia radica en el físico. Otro de los riesgos es que ahora se produzca un fuerte aumento en la venta de perros y cuando el dueño se canse de esta moda, probablemente pasajera, lo abandone en la calle, produciéndose así un aumento masivo en las perreras. Un presagio despreciable e inconcebible pero que probablemente se convierta en realidad. No podemos pedirle a un caballo que sea una mariposa del mismo modo que no podemos pedirle a un perro que sea un panda y el primer paso es aceptarlo.

Llama especialmente la atención la occidentalización de los ciudadanos chinos ya que, diez años atrás el perro era el plato principal en prácticamente cualquier menú y ahora lo quieren como mascota, aunque solo los más ricos podrán tener un “pandog” debido a sus elevadas tarifas.

Ahora solo queda esperar a ver cuánto tardan las asociaciones animalistas en dar la voz de alarma, tachando la práctica de brutal y discriminatoria para los perros que se ven obligados a abandonar su identidad por una apariencia física que no les corresponde. A esto debemos sumar el plus del peligro que supone utilizar tintes tan cerca de una zona tan sensible como los ojos. Mientras tanto para evitar problemas en China ya se ha asegurado que los animales no son, en ningún caso sometidos a ningún tratamiento químico y el proceso no les genera ningún tipo de daño. ¿Cuánto tardará en llegar la moda a Europa? ¿Sería bien recibida?

Fuente de las imágenes: Morguefile

Dejar respuesta