Pequeños milagros para disfrutar y releer

0
80

“El libro de los pequeños milagros” es una apuesta por la cotidianidad vista a través de un microscopio único: el de la “micronarración” puesta al servicio de lo insólitamente humano y surrealista.

milagrosPáginas de Espuma, que cuenta en su catálogo con fantásticas obras que no podemos dejar de remarcar, vuelve a sorprendernos con la edición de esta compilación de minirelatos firmados por Juan Jacinto Muñoz Rengel. Un delicioso y recomendable volumen que nos absorberá de principio a fin y que cuenta con un único inconveniente: no sabremos muy bien cómo dosificar la lectura, tal es su grado de perfección.

Con un estilo sencillo, cercano, tierno y hábil, Muñoz Rengel se cuela en los recovecos del día a día para plasmar en pocas líneas los “pequeños milagros” que pueblan nuestro mundo. El hombre al que su amada le dejó por ser demasiado normal, una novia imaginaria que acompaña toda la vida al protagonista de un minicuento, el caso de un tipo transparente, la reencarnación de la vida en el cuerpo de una mosca… son ejemplos de la jungla imaginaria a la que nos asomamos abriendo estas páginas. El autor, con una habilidad particular, es capaz de jugar con el tiempo y marearnos en “pinceladas backwards”, cruzar historias que cuentan con personajes irreconciliables o colocarse en las perspectivas más inusitadas para hacer prestidigitación con la prosa.

Se trata de un logrado ejercicio casi oniríco, de sorprendente calidad, cuya característica más destacable es la ingente cantidad de creatividad que rezuma. Todo en el libro es fascinante, desde la misma cubierta: ¿acaso no es un perriquito –labrador y loro- un ejemplo de “pequeño milagro”? El más que experimentado Rengel (en su haber cuenta con dos novelas, dos libros de cuentos y una multitud de premios) invita así a una lectura amena y gratificante, que nos hará derrochar sonrisas y muy probablemente se quedará en algún rincón de nuestro recuerdo con estas “postales cotidianas” tan delicadamente pintadas. Como por arte de magia, el talento del autor hace crecer de la nada pequeños universos en los que todo es posible: animales y bestias que conviven con hombres y seres de circunstancias anormales, y nos conduce por entre historias irrepetibles que no necesitan desenlaces épicos: sólo la paciencia de un buen narrador que, con las palabras precisas, echa a volar su imaginación arrastrando consigo la nuestra. 

Dejar respuesta