Pequeña Miss Sunshine: "reina infantil"

0
174

Nunca he entendido que a alguien no le guste las sorpresas, me parece absurdo, creo que una de las mejores cosas de la vida es que te sorprendan, y si es continuamente mejor. ¿O no? Pues eso me ha pasado con esta película, me ha dado una gran sorpresa. Pase de verla en su momento, allá por el mes de noviembre, no mostré ningún interés, ni siquiera sabia de qué iba ni mostré interés alguno en saberlo y elegí otra para ese fin de semana, que al final fue peor elección.

Lo mejor que le puede pasar a una película es que tenga premios o nominaciones a premios, ahí es cuando dices “Anda, si está entre las cuatro elegidas por la Academia de los Oscar, será por algo”. A esta película le ha ido muy bien en este sentido  y se mantiene en cartelera después de cinco meses consiguiendo una importante recaudación. Igual suerte corren en la cartelera española “El Laberinto del Fauno” y “Azulo Oscuro Casi Negro”, después del éxito de los Goya.

Pequeña Miss Sunshine cuenta el viaje de una familia de Alburquerque a California donde se celebra un concurso de belleza infantil que es el sueño de Olive. Nos encontramos ante una mezcla de cine independiente y cine comercial. Juega a lo primero, porque suele funcionar muy bien con critica y premios, ya que todos los años en EEUU hay una película a priori pequeña que luego se hace grande, tal y como ocurrió hace dos años con “Sideways”. Pero en realidad tiene aspectos del cine comercial, como la trama, la evolución de los personajes y la utilización de una niña como conductora de la historia.

Los directores Jonathan Dayton y Valerie Faris, nos habla de una familia desestructurada, con un gran problema de incomunicación y en el que cada miembro camina por separado sin saber muy bien a dónde. Nos habla de una familia bastante real en el fondo, aunque no todos tenemos un abuelo y un hermano así de originales. Podría decirse que tiene un gran fondo dramático pero en tono de comedia, que quizás es uno de las mejores formas de contar las cosas.

La película funciona muy bien porque se hace corta, te entretiene y te diviertes, a la vez que eres consciente de que estás viendo algo interesante, los actores están muy bien y el perfil de los personajes muy bien dibujado; quizás algo estereotipado aunque también es cierto que busca eso, diferentes roles con los que el publico se identifique. Mucha ironía, situaciones absurdas y bastante ternura.

Es de las películas que son solventes porque tienen un buen guión, la base todo: no hay nada que se escapa, los diálogos están a la altura y el final es de los más divertidos que he visto. Quizás falla en la parte visual, en la luz, la cámara o la estética bastante normalilla. ¿Pero qué importa eso cuando nos cuentan una buena historia? ¿No consiste en eso el cine?

Dirección: Jonathan Dayton y Valerie Faris.
País: USA.
Duración: 101 min.
Género: Comedia dramática.
Interpretación: Greg Kinnear (Richard), Toni Collette (Sheryl), Steve Carell (Frank), Paul Dano (Dwayne), Abigail Breslin (Olive), Alan Arkin (abuelo).
Guión: Michael Arndt.
Producción: Marc Turtletaub, David T. Friendly, Peter Saraf, Albert Berger y Ron Yerxa.
Música: Mychael Danna.
Fotografía: Tim Suhrstedt.
Montaje: Pamela Martin.
Diseño de producción: Kalina Ivanov.
Vestuario: Nancy Steiner.

Más información: www.yahoo.com y www.festialdorio.com

Dejar respuesta