“Pensé que iba a haber fiesta”, pero no la hubo

0
207

Pensé que iba a haber fiesta es el tercer largometraje como directora y guionista de la argentina Victoria Galardi. El filme, protagonizado por Elena Anaya y Valeria Bertuccelli, llegará a las salas de cine el próximo 10 de enero.

descargaEsta coproducción entre España y Argentina trata sobre una situación muy cotidiana. Tan cotidiana que muchos dirían que ese sencillo argumento no es suficiente para crear una película. Sin embargo, de una situación tan común en la vida real, la directora argentina Victoria Galardi (Amorosa Soledad, Cerro Bayo) consigue una película nada típica, más bien extraña e incluso complicada. Sujeta a todo tipo de interpretaciones.

Ana (Elena Anaya, La piel que habito) es una actriz española sin muchos proyectos, afincada desde hace ocho años en Argentina, país al que llegó por una oferta de trabajo. Lucía (Valeria Bertuccelli, La suerte en tus manos) está divorciada desde hace ya tres años de Ricky (Fernán Mirás, Días de vinilo), que es el padre de su hija adolescente, Abigail. Ambas mujeres son íntimas amigas, se cuidan la una a la otra y lo comparten todo. Lucía se marcha a pasar unos días de vacaciones a Uruguay junto a su nueva pareja (Esteban Bigliardi, Villegas) e invita a Ana a que se quede a disfrutar del verano argentino en su casa con piscina mientras ella no está. Durante la ausencia de Lucía, aparecerá Ricky para recoger a Abi y entre Ana y él surgirá, o más bien resurgirá, un romance que hará sufrir mucho a nuestra protagonista española. Y es que, aunque Lucía esté separada de Ricky (al que considera un estorbo con el que tiene que seguir en contacto por su hija), ¿no es sagrado el ex de una amiga? Se plantea así un interrogante en torno a las lealtades o las traiciones que implica la amistad.

Por otra parte, Pensé que iba a haber fiesta es un ejercicio en el que se pone de manifiesto una mirada crítica por parte de la directora hacia la superficialidad de las relaciones humanas. Ana y Lucía, Lucía y Ana, tan amigas, tan iguales pero tan diferentes, tan cercanas pero en realidad tan distantes… 

La película sugiere una continua contradicción, no sólo en el conflicto principal que supone este trío amoroso, sino también en el resto de frentes narrativos que se abren durante la historia. Un claro ejemplo lo encontramos en la cena de Nochevieja, donde se acaban reuniendo una serie de personas por el mero hecho de que “así tiene que ser”.  Me explico poniendo un ejemplo; la relación de Lucía con su nuevo novio (lo de nuevo es relativo, llevan siete u ocho meses juntos) parece no ir demasiado bien, y sin embargo, como si fueran la pareja perfecta, la familia de él acude a cenar con ellos. Se ve claramente que no es lo que más le apetece a Lucía, de hecho ella misma se pregunta por qué tiene que cenar con la familia de alguien con el que ni siquiera sabe si tendrá un futuro en común. Simplemente es lo que toca, y hay que aguantar. Porque todo está bien, o tiene que parecer que está bien. 

descarga (2)Y ése es el quid de la cuestión en este filme. Parece que todo el rato los personajes tratan de evitar exponer cualquier conflicto que pueda haber. De conflictos no se habla. Porque en ese idílico escenario, en esa elegante casa de ese acomodado barrio donde transcurre el relato, todo tiene que ser perfecto, todos han de ser correctos y mostrarse cordiales los unos con los otros. No puede haber ningún problema serio, más allá del que pueda suponer un pequeño fallo en la bomba de la piscina. Hay que mantener las apariencias, pero ¿qué hay del vacío, la confusión, el descontento y la tensión que cada uno, en la soledad de su habitación siente? ¿Por qué y cómo se mantienen con vida ciertas relaciones entre personas que si algún día tuvieron algo en común, quizá ya no tengan nada?

La directora consigue crear con acierto los climas que hacen que nos planteemos estas cuestiones, aunque su trabajo también tiene limitaciones. El principal punto débil de la cinta es que se dedica un tiempo que se hace demasiado largo a la descripción del ambiente y al planteamiento del conflicto, y cuando éste finalmente se desencadena y estamos todos deseosos por ver cómo se desarrolla la parte más sustanciosa de la historia, se acaba de repente la película ¿quizá es por este motivo por el que se tituló así al filme?

Garlardi tampoco es completamente eficaz a la hora de ahondar en la definición de los personajes, ni tampoco profundiza en las relaciones entre ellos, aunque es posible que sea algo que se ha buscado a propósito, con la intención particular de conseguir justo todo lo contrario. Porque a veces hay más sentido en las cosas que no se dicen ni se muestran que en las que sí. Porque todos sabemos lo que hay más allá de la punta de un iceberg.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=OnNILmZC2vg[/youtube]

Cártel e imágenes: Gale Cine /Fernando Trueba Producciones Cinematográficas S.A. /Magma Cine

Dejar respuesta