Pena de Otoño

0
670

Como hojas secas que sostienen la lluvia,
se mueven con tristeza tus ojeras.

Tu rostro se enrojece:
Una quietud de desierto nace de tus pupilas.

La noche le llueve a tus ojos rendidos.
Te siento vacía. Una incertidumbre sin fondo.

Pronto intentas no repetirte como la vida.
Pero el verso te encuentra. Un recuerdo perdido.

El poeta se enamora de un silencio sin forma,
una frase hermosa, flores puente de luz.

Imágenes: Periosía.

Dejar respuesta