Pedro da la victoria en el homenaje a Luis Aragonés

0
118
El Vicente Calderón rindió homenaje a Luis Aragonés, exjugador y exseleccionador recientemente fallecido. Foto: David Yerga, Heart Industry (flickr)
El Vicente Calderón rindió homenaje a Luis Aragonés, exjugador y exseleccionador recientemente fallecido. Foto: David Yerga, Heart Industry (flickr)

Un partido en el que todas las miradas se ponían en el debut de Diego Costa con la Selección y en el acogimiento que tendría esa última despedida del ‘sabio de Hortaleza’ en el Vicente Calderón. Una España que volvió a su fútbol ante Italia, en un encuentro con bastante fluidez y ocasiones de la Roja, que se decidió con un gol de Pedro.

Nuevas caras en el once inicial de Vicente del Bosque ayer. Jugadores como Thiago, Diego Costa, Javi Martínez, Azpilicueta no habituales normalmente, salían y daban la cara como los de siempre. Puede que, esperásemos algo más de Costa, un delantero que está maravillando en su temporada en el Atlético, pero sabemos que es su primer partido y tendrá que acostumbrarse. No jugar a tanto desmarque y balones largos, para sí recibir de espaldas y tocarla como los pequeños del mediocampo.

Una primera mitad en la que España tocaba, esta vez sí con profundidad y propio de las citas importantes. Con Pedro en modo bala por la banda derecha e Iniesta por el centro, lo único que faltaba era la definición frente a la portería. Además, Thiago dejó muestras de ese desborde que enseña habitualmente en Múnich. Aun así, hubo que esperar a la segunda mitad para que el gol llegase gracias a una gran combinación de Iniesta y de un recién incorporado Silva, para que culminara (quien nunca falla con España), don Pedro. La salida al campo de Silva en el minuto 45 hizo sumar a España un plus en el último pase y la chispa de velocidad que la faltaba para culminar.

Italia por otro lado, entró con jugadores menos experimentados y más jóvenes a excepción del eterno capitán, Gianluigi Buffon. La Azzurra no jugó con esa seriedad y temple que exhibe en las fases finales de los campeonatos internacionales; tampoco contaron con esa suerte tan característica que se le achaca que tiene en estos torneos. Con su guía de la última década en el banquillo, Pirlo, y sin el delantero que cabe suponer tendrá plaza en los onces oficiales durante Brasil 2014, Balotelli, al equipo transalpino sólo le quedo retroceder y salir por velocidad a través de sus bandas. Una de sus pocas ocasiones fue una de esas internadas en la primera mitad a través de Cerci, que acabó dando en el palo de la portería de Iker Casillas.

Si bien fue un partido donde lo importante fue ese homenaje a Luis Aragonés en su hábitat natural, hogar y muy querido Vicente Calderón, también sirvió como piedra de toque de cara a la próxima cita mundialista. Este encuentro también sirvió para probar nuevos roles de jugadores importantes y para ratificar una nueva victoria y gran racha ante Italia en sus últimos enfrentamientos cara a cara.

Si hay algo que achacarle al equipo ayer fue la pólvora. Una pólvora que no parece abundar en la previa del Mundial, pero que quizás jugadores como Diego Costa, Negredo, Llorente, Villa e incluso Fabregas como falso nueve puedan aliviar. Contra Italia se careció de ella: muchas ocasiones y fútbol combinativo que solo pudieron materializarse gracias a ese solitario tanto de Pedro.  

Dejar respuesta