Pau cumplió su sueño

0
206

Los Ángeles Lakers se han proclamado campeones de la NBA tras imponerse a Orlando Magic en el quinto partido de la final por 99 a 86. Una victoria que supone el anillo número quince para los angelinos, el cuarto de Kobe Bryant y, por supuesto, el primero de un Pau Gasol que sigue logrando hitos en la historia del baloncesto español.
Todo estaba preparado para una noche de nervios y tensión, para un partido muy igualado que se resolviese únicamente en los minutos finales a cara o cruz. Pero no fue así. Y no fue así porque Los Ángeles Lakers supieron hacer valer su experiencia y veteranía en las finales de la NBA y leyeron el partido a la perfección. Supieron aguantar el eléctrico ritmo que marcó Rafer Alston y la superioridad que mostró Howard bajo los aros al inicio del segundo cuarto. Entonces entendieron que había llegado su momento de dar un puñetazo sobre la mesa y demostrar quiénes eran los mejores del encuentro y vaya que si lo hicieron: parcial de 0-16 antes de llegar al descanso.

Desde ese momento ya se supo que los Lakers se iban a hacer con su décimo quinto anillo. Con el marcador a favor lograron desquiciar a Orlando que, presa de los nervios, no dejaba de sufrir pérdidas de balón, errores en el tiro exterior e incluso inferioridad en el rebote. Por si fuera poco, los hombres de Van Gundy veían impotentes cómo dos jugadores de los presumiblemente secundarios, como Ariza y Odom, se unían a la fiesta angelina y dominaban el partido.

Llegados a este punto, los Magic se vieron sin la fortaleza mental necesaria para tratar de dar la vuelta al marcador e igualar u poco la serie y tuvieron que ver cómo los de púrpura y oro celebraban en su propia cancha la victoria. Una victoria que ponía fin a las numerosas críticas que ha despertado el juego de los de Phil Jackson, a los que se les acusaba de ser capaces de lo mejor pero también de lo peor, de no mostrar a lo largo de la temporada regular una autoridad que les hiciese ser verdaderos favoritos para el título.

Pero en el momento de la verdad han demostrado que se trataba realmente de un equipo ganador que quería sacarse la espina que el año pasado dejó la derrota en la final contra su eterno enemigo, los Celtics. A muchos les hubiese gustado ganar el anillo repitiendo la pasada final o al menos ganando a los Cavaliers de LeBron James por aquello del morbo, pero lo importante y lo que quedará en la historia de la NBA es que los Lakers se hicieron con el título en 2009.

Gasol, suma y sigue
Tras haber logrado la Liga ACB y la Copa del Rey con el FC Barcelona y ser campeón del mundo y sub-campeón olímpico con la Selección Española, a Pau solo le rondaba por la cabeza una obsesión: triunfar en la NBA. Es verdad que había logrado ser nombrado Rookie del Año o participar en dos All.Star, pero lo que realmente buscaba era hacerse con el anillo de campeón de la NBA. El traspaso que lo llevo a los Lakers en febrero de la temporada anterior le acercaba a su objetivo y tras un primer intento fallido, este era su año.

Gasol ha demostrado esta temporada ser un jugador mucho más maduro, más fuerte tanto física como mentalmente. Atrás quedan ya las voces que lo tachaban de blando, Pau se ha ganado el respeto de todos y se ha mostrado como el complemento ideal para Bryant por su inteligencia y generosidad en la pista. Por fin ha conseguido lo que tanto ansiaba desde que comenzase su aventura americana, su primer anillo que esperemos no sea el último. Pau sigue escribiendo su nombre con letras de oro en la historia del baloncesto español consiguiendo a cada paso que da un nuevo hito para nuestro deporte.

La eterna pareja
Kobe Bryant y Phil Jackson llevan ya muchos años juntos en los Lakers en una relación de amor y odio marcada por los éxitos y por sus enfrentamientos personales. Desde la marcha de O´Neal a Miami, la sombra de la duda no ha dejado de planear por sus cabezas. Muchos eran los que decían que sin Shaq no eran capaces de alcanzar el éxito, pero tras temporadas de intentos fracasados, esta vez a la cuarta fue la vencida.

Phil Jackson logra así su décimo anillo, seis con los Bulls y cuatro con los Lakers, y vuelve a demostrar que su filosofía y formas de entender el juego son claves para lograr el triunfo. El Maestro Zen puede olvidarse de las amargas derrotas frente a los Pistons y los Celtics y quedarse con el buen sabor de boca de la victoria en la que podría haber sido su última temporada como entrenador.

Por su parte Kobe Bryant ha vuelto a erigirse como el verdadero líder ganador del equipo angelino. En un año que parecía que iba a ser el de la consagración de LeBron con su título de MVP de la temporada regular y la imparable marcha de sus Cavaliers, la Mamba Negra ha esperado su momento para mostrar que ha cambiado y que es un jugador mucho más generoso en la pista. No solo ha sido el referente de su equipo en anotación, sino que ha sabido leer perfectamente los dos contra uno a los que se ha visto sometido y poder encontrar ventajas para el resto de sus compañeros. Atrás quedan ya las comparaciones con Jordan, las acusaciones de violación, las decepciones sin O´Neal a su lado y las críticas por su egoísmo. Kobe ha sido elegido como MVP de la final y ya puede lucir en sus dedos su cuarto anillo.

Fuentes de las imágenes:
www.zimbio.com

Dejar respuesta