Ouya no cumple con las espectativas

0
108

La consola Ouya, basada en código abierto y en el sistema operativo Android, prometía ser el baluarte de las alternativas a las tres principales compañías de videojuegos. Pero lo que comenzó como un proyecto de éxito aún deja que desear.

OuyaLa consola fue financiada en Kickstarter con las donaciones de los fans, consiguiendo un total de 8,5 millones de dólares frente al objetivo de 950.000. Salió a la venta el 25 de junio de 2013, con un precio de 99 dólares, y cuenta con 1 GB de memoria RAM, un procesador de cuatro núcleos con una velocidad de 1,7GHz y 8GB de memoria interna ampliable. Características que, si bien no son malas, se quedan cortas si se comparan con otros dispositivos contemporáneos, por lo que no se descartan actualizaciones de hardware en el futuro.

La consola agradó mucho a la comunidad indi, ya que su política de desarrollo de juegos exige que todos tengan al menos una parte gratuita que podría ampliarse a la versión completa previo pago. Esto permite que los jugadores sepan de antemano si les merece la pena pagar, y que los desarrolladores independientes publiciten sus creaciones.

Sin embargo este modelo de negocio está resultando no ser tan efectivo como se planeaba en un principio. La mayoría de los propietarios de una Ouya se limitan a adquirir las demos y los juegos puramente gratuitos, siendo mínimas las ventas online: aproximadamente sólo un 30% de los usuarios ha acabado adquiriendo un juego.

Además, el gran número de desarrolladores amateur, que por lo general cuentan pocos recursos, provoca que una gran parte de los títulos disponibles no sean capaces de cumplir las expectativas de los jugadores, quedando el catálogo de la consola ensombrecido entre todos ellos.

A pesar de toda la consola aún es joven y la compañía está desarrollando nuevas estrategias para atraer a los desarrolladores a sus puertas, entre las que destaca la polémica Free The Games Fund, que pretende dar fondos adicionales a los proyectos independientes que obtengan más de 50.000 dólares en Kickstarter y que se comprometan a lanzarlos en exclusiva para Ouya por seis meses. Esto tiene en descontento a los desarrolladores, que consideran que rompe con las premisas de apertura de la consola.

Fotografía: Carlos Sancho

Dejar respuesta