Otra visión de la VIII Semana de la Ciencia

0
158

El aperturismo hacia el mundo del conocimiento y la sensibilización pública hacia la ciencia para aumentar la transparencia y la accesibilidad al conocimiento, generando nuevas formas de participación social. Con este ambicioso objetivo se desarrolló la VIII Semana de la Ciencia de Madrid bajo el lema “Ciencia abierta”. Entre los días 10 y 23 de noviembre se han organizado 500 actividades diferentes y gratuitas que ponen al alcance de toda persona la ciencia y la tecnología realizada en la Comunidad de Madrid. Esta actividad forma parte de la Semana de la Ciencia que se organiza en varias comunidades autónomas de España.
Considerada una de las grandes citas científicas más importantes de Europa, la Semana de la Ciencia de Madrid se estructura mediante seis grandes áreas temáticas que constan de 144 visitas guiadas, 165 mesas redondas, 122 cursos y talleres, 32 exposiciones y 66 itinerarios en las que se esperan que participen cerca de 200.000 personas según Clara Núñez, directora general de Universidades y Comunicación de la Comunidad de Madrid.

La respuesta de la comunidad científica a preguntas como: ¿está demostrado científicamente que la homeopatía funciona? o ¿el VIH no causa el sida? es claro y argumentan que no. Pero los organizadores de la VIII Semana de la Ciencia de Madrid han aceptado algunos defensores de estos postulados.

Los científicos ya no prestan apenas atención a la homeopatía, porque asumen que es una técnica más cercana a la magia que al empirismo. Este evento, sin embargo, sigue incluyendo entres sus actividades un curso financiado y organizado por un laboratorio homeopático. Bajo el título Curso de Iniciación: pediatría para padres, la firma Dhu ofreció un taller el día 22 de noviembre en el que las nuevas medidas terapéuticas permitirán hacer proselitismo de un tratamiento que, según las investigaciones, no funciona. El responsable del curso, Nines Alonso aseguró que: “La homeopatía es una terapia muy válida en la pediatría, funciona muy bien y no es una alternativa, sino un complemento. Es cierto que en el mundo occidental manda la medicina convencional, pero no en todas partes es así”.

Ciencia abierta
Que el lema en esta octava edición se desarrolle bajo el apelativo de Ciencia Abierta parece una obviedad redundante. Según fuentes de la comunidad madrileña: “Tradicionalmente la ciencia se ha asociado con lo abierto, con el intercambio desinteresado de información, con lo público, lo universal y con la ausencia de intereses. Las leyes y los planes que regulan la actividad científica asocian la investigación y la innovación tecnológica con la búsqueda del interés general”.  Pero el lema puede ser ambiguo porque logra desembocar en debate cuando las personas interesadas en este aspecto se postulan como los principales críticos de este lema ¿Es que es abierta la ciencia porque queda mucho por hacer? ¿Abierta responde a un interrogante? Después de saber que la partida presupuestaria del Estado para Ciencia e Innovación supone 3.420,27 millones de euros al año y, con ello, desciende un  5,1% respecto al 2008, queda obligado cuestionarse el “interés” de nuestro país por el marco de la ciencia. El lema sigue abierto.

Fuente de la imagen
http://www.intecca.uned.es

1 Comentario

  1. Muy interesante. Mi madre lleva casi toda la vida con homeopatía y siempre le ha funcionado, y eso que ha ignorado los medicamentos recetados por su médico; sin embargo, a mi no me funciona. Pero los expertos tendrán que reconocer unos primeros principios: no todo es materia, también energia, y en intima correlación. De la primera saben mucho, pero de la energia conocemos realmente poco. Y es precisamente esta correlación el principio defendido desde Hipocrátes, pasando por los diferentes alquimistas, Hahneman, y en última instancia, las investigaciones del profesor Masaru Emoto o J. Benveniste. No pueden negarla sin más.
    Lo último que dices es muy interesante, pero ahora ya no se como negar la evidencia que apuntas, y ese “doblepensar” que se está imponiendo en la sociedad en casos como la guerra de Irak en EEUU o el proceso de Bolonia en Europa.

Dejar respuesta