Otra trinchera en Alsacia

0
107

Alberto Contador abandona el Tour de Francia después de caerse en un descenso de la primera etapa montañosa de la carrera. El ciclista del Saxo Tinkoff intentó continuar en carrera magullado y arropado por varios compañeros pero desistió tras comprobar que no podría contactar con el pelotón de los favoritos. El bicampeón en París sigue los mismos pasos que el otro gran favorito Chris Froome, que abandonó en la etapa del pavés en Bélgica.

Recuerda el Tour el centenario del inicio de la Primera Guerra Mundial. La vieja Europa, aquella que se desangró en aquel despertar de siglo, rememora este verano la desgracia de la Gran Guerra. Francia y Alemania, vecinas y poderosas, dirimieron batallas decisivas para la suerte de la contendía. Los fastos miran a Lorena y Alsacia, las dos regiones limítrofes que el canciller Bismarck anexionó a su I Reich. La carrera francesa, orgullosa como ninguna de sus símbolos, atraviesa estos días los bosques de los Vosgos.

Aquella, la que empezó en 1914, fue la última guerra de trincheras. Todas las localidades fronterizas de la zona siguen salpicadas de un catálogo de zanjas tramposas. Un descenso con lluvia y la presencia de un objeto no identificado sobre el asfalto mandaron a Contador al suelo. La cuneta verde y húmeda sirvió de refugio cien años después. El cemento había machacado a Contador, rompiéndole la tibia.  Subió a la bicicleta arrebatado, enarbolando todas las banderas, la suya, cualquiera que no fuera la blanca. Recortó distancia con el grupo de favoritos y pareció poder obrar el milagro.

Contador
Fotografía: @libertaddigital

Pocos minutos después abandonaba su carrera predilecta. El dolor posterior al golpe le impedía continuar. Más sangre en Alsacia; más héroes caídos. El 14 de julio, día nacional de Francia, el gran candidato pone pie a tierra. Honor para el caído y gloria para su arrojo. El español sigue la senda de Froome. La pareja llamada a capitalizar el protagonismo de la gran ronda por etapas ya está fuera de carrera. Dos víctimas de la carretera.

Huérfano de favoritos previos, el Tour sigue su curso. Vincenzo Nibali, ganador de Giro y Vuelta, se impuso en La Planche des Billes. El puerto, otro histórico territorio de paso, coronó al italiano como patrón de la prueba. Atacó cuando restaban tres kilómetros para la cima y nadie pudo seguir su ritmo. Alejandro Valverde, esperanza del ciclismo español, finalizó estadísticamente cerca del nuevo líder. Solo estadísticamente, porque las sensaciones alejan al corredor del Astaná del murciano. El hoy jersey amarillo mostró solidez y ratificó su condición de soberano, aunque sea por la ausencia de los otros dos.

Poco más de mil metros separaron a Joaquím ‘Purito’ Rodríguez de la victoria parcial. El catalán, protagonista otra jornada más, rozó la etapa. Nibali le rebasó y le privó de levantar los brazos al cielo encapotado. Con ese golpe de autoridad se pone el punto y seguido a la Grande Boucle. Mañana, primera jornada de descanso. A partir del miércoles, acercamiento a los Alpes. El último día del primer tercio de competición dejó fuera a Contador. La del madrileño será otra historia que guarden las trincheras de Alsacia.

Dejar respuesta