Otra España arrolladora

0
194

Mucho se ha hablado durante 2010 de los grandes éxitos de la Selección de fútbol por su consecución del Mundial, de los éxitos de Contador, del trío de ases del motociclismo, de Pau Gasol, de Nadal… Y para empezar el 2011 se quiere sumar a este elenco la Selección española de balonmano, que se ha clasificado para semifinales del Mundial con una gran victoria ante una de las potencias de este deporte, Islandia.

El conjunto de Valero Rivera está demostrando durante este campeonato que es uno de los serios aspirantes a luchar por el oro; que no se acobarda ante las mejores como Francia, Islandia o Alemania; y que está creciendo justo en el momento donde se disputan las medallas. Ha entrado entre las cuatro primeras, con una jornada por disputarse, y está realizando uno de los juegos más vistosos y alegres de todos los participantes.

Y es que este equipo está plagado de grandes jugadores contrastados como los hermanos Entrerríos, Juanín García (máximo goleador de la historia de la Selección), el portero nacionalizado Sterbik y el gran capitán José Javier Hombrados. A esto hay que añadir los grandes talentos que se han ido incorporando como Gurbindo, que está siendo la sensación, Cañellas o el gigantón Viran Morros.

Al talento individual hay que sumarle la labor del seleccionador a la hora de conjuntar a todos los jugadores, siendo uno de los equipos más equilibrados en todas las facetas del juego (defensa, ataque, contraataque, balance defensivo…) y contando con grandes especialistas en cada demarcación o en cada situación del partido. Por ejemplo, Iker Romero, referente en los últimos años de la Selección ha perdido su papel de relevancia, pero eso no ha hecho perder la importancia de su presencia con sus lanzamientos desde los siete metros, o cómo Alberto Entrerríos ha tenido que ceder muchos de sus lanzamientos a compañeros como Gurbindo, a los extremos Rocas o Juanín o al poderoso central Aguinagalde.

Además, la Selección está demostrando tener una gran concentración y una intensidad defensiva que obliga al rival a precipitarse en su juego, y en caso de que consigan tener buenas opciones de lanzamiento, aparecen dos de los mejores guardametas del planeta (Hombrados y Sterbik).

Quizás este equipo no llame tanto la atención como la de fútbol o baloncesto, y no interese a la sociedad ni a los medios de comunicación, pero sin duda alguna, están reivindicando su papel de protagonismo por la gran actuación que están realizando, y aunque no consigan el oro, es de agradecer y reconocer su enorme trabajo. Sin embargo, está Selección no se conforma con lo conseguido hasta el momento y lucharán hasta el final por conseguir lo máximo. Seguro que nos darán enormes alegrías en un futuro no muy lejano.

Texto: Elaboración propia

Fotografías: www.rtve.es

Dejar respuesta