Orange is the new black: el nuevo fenómeno seriéfilo de Internet

1
237

Orange is the New  Black, el auténtico exito estival del portal Netflix viene a España de la mano de Canal + Series. Basada en las experiencias de la norteamericana Piper Kerman durante su estancia en una cárcel de mujeres.

 defOrange is the New Black (“Netflix”, 2013) fue el fenómeno televisivo del verano. Dentro de apenas un mes, en Diciembre, Canal+ con su extensión para Internet, “YOMVI”, la estrenará íntegramente para el disfrute de sus abonados. Esta serie creada por Jenji Kohan (Weeds) ha supuesto una verdadera revolución en torno a las series de ficción, tanto por su producción y emisión como por la autenticidad de los temas que trata. Lo cierto es que es una sutil tragicomedia centrada en un grupo de mujeres encarceladas en la prisión de “Litchfield”. Lo que hace especial esta serie es que consigue retratar con especial cuidado temas tan diversos como el sexo dentro de la cárcel, la homosexualidad, la transexualidad, la droga –tanto su consumo como su producción y distribución-, las dificultades de reinserción o la discriminación por género.

Quizás, muchos sean los que se pierdan esta interesante producción, pero hoy día en un mundo gobernado por internet: ¿quién no usa su ordenador para ver ficción? Esa fue quizás la pregunta que se hicieron los creadores de “Netflix”, ese portal de Video bajo demanda donde  los usuarios pueden elegir qué ver y cuándo verlo según sus necesidades de espacio y tiempo. Si bien esta fórmula tiene como objeto el máximo respeto del usuario, puesto que vive de él y no de los anunciantes, cuenta como principal enemigo, la temida piratería. Verdaderamente, la serie, ha sido y será con el tiempo todo un  fenómeno de masas. Basado en la vida de Piper Kerman y su libro Orange is the new black: My year in a Women’s prison, tiene mucho que ofrecernos tanto en entretenimiento como a nivel intelectual. Su cuidada y elegante estructura narrativa, en la que lo más importante son los personajes y las emociones suscitadas por el contexto en el que se encuentran, nos atrapa consiguiendo que empaticémos con homicidas, ladronas, “camellas”, prostitutas, drogadictas. En Orange is the new black podemos ver cómo se van estrechando amistades entre una monja y una mujer transexual, por ejemplo, o entre una “yogui” y una joven atleta. Además, su espléndida banda sonora de la no menos sorprendente Regina Spektor y su You’ve got time que hace que incluso la cabecera sea digna de mención.

Este producto ficticio, que no televisivo aunque cuente con un formato similar al “dramedia”, se ha forjado un público importante en la globosfera. Esta serie de mujeres, que no “sólo para mujeres”, juega con el espectador proporcionándole la dosis justa de drama y comedia, la dosis justa para entender y querer al personaje. Si bien es cierto que sus protagonistas son claramente las mujeres de la prisión, no estamos ante un Sexo en Nueva York, sino delante de unas mujeres “reales” con problemas “reales”. Las cuales no sólo hablan de sexo, hombres y ropa, más  bien de la vida, de sus vidas, de quienes son, quienes han sido y quienes serán si es que algún día salen de las rejas que para algunas es lo más parecido a un hogar.

 

Fotografía tomada de  https://www.facebook.com/OITNB

1 Comentario

Dejar respuesta