“Operación Galgo”, otro golpe al deporte

1
217

Otra vez la sombra del dopaje salpica al deporte español. Aún sin haberse resuelto el caso sobre el positivo del ciclista Alberto Contador, por exceso de nivel de clembuterol en sangre. Esta vez, es la ‘Operación Galgo’ relacionada con el tráfico de sustancias dopantes y que ha tenido un balance de catorce detenidos, entre ellos Marta Domínguez, la mejor atleta española de la historia y Eufemiano Fuentes, piedra angular del anterior gran caso de dopaje, la ‘Operación Puerto’.

Hoy, Domingo 12 de Diciembre, la titular del juzgado de Instrucción número 24 de Madrid ha tomado la decisión de imputar a seis de los catorce detenidos por un delito contra la salud púlbica por tráfico de sustancias estupefacientes. Esto ha sido tras entrevistarse con todos ellos desde las 9.00 de la mañana hasta las 16.00 de la tarde. El resto de los ocho detenidos aún tienen que declarar para que el proceso pueda avanzar. Todos los imputados han sido puestos a disposición judicial por los Cuerpos y Furezas de Seguridad del Estado. Tan solo, Alberto García- suspendido durante dos años por un positivo de dopaje en el 2003- ha comparecido de forma voluntaria.

El caso está relacionado también con la ‘Operación Gríal’, en la que se encontró EPO en el domicilio del atleta Paquillo Fernández. Aunque no pudo demostrarse su uso para mejorar el rendimiento, el especialista en marcha fue sancionado durante dos años en el 2004. Sin embargo la Federacíon Española le redujo la sanción un año por su “colaboración de mucha utilidad en la lucha contra el dopaje”. Seguramente esa colaboración es el germen de la ‘Operación galgo’ que da continuidad a la persecución del dopaje en el deporte español.

El hecho de la detención del médico Eufemiano Fuentes encendió rápidamente la luz de alarma. El que fuese médico durante años de distintos equipos del panorama ciclismo de primer nivel fue detenido por la Guardia Civil en 2006. Fue a la salida de un hotel de Madrid donde se encontraba reunido con Merino Bartres y Manolo Sainz ( director del equipo Liberty seguros). En los registros se hallaron documentos que detallaban planificaciones de dopaje para sus clientes deportistas, un total de 185 bolsas de sangre y 39 bolsas de plasma, así como esteroides. Anabolizantes y corticoides. Salió bajo fianza de 120.000 eruos. El caso fues sobreseído en 2007 y 2008 reabierto por la Audiencia Provincial de Madrid en 2009. Hoy está a la espera de juicio oral.

Destacable es también la detención del preparador deportivo Manuel Pascua, actual entrenador de Reyes Estévez, Nuria Fernández y Alemayehu Bezabeh. Hace unos días, Pedro Nimo, del cual Pascua fue entrenador, declaró en un interrogatorio vía telefónica a la guardia civil, que le había aconsejado doparse en más de una ocasión durante su periodo juntos. Su hermano José Luis Pascua, preparador de ciclistas de alto nivel como Pedro Delgado, Carlos Sastre o Oscar Pereiro, y que debe prestar declaración señaló: “a lo mejor hay alguien implicado en esta trama, o a lo mejor están implicadas el ochenta por ciento de las personas detenidas, pero a lo mejor también hay otros que no tienen nada que ver y a los que se está haciendo un daño terrible” y cree que la operación se está sobredimensionando.

Aún con muchos interrogantes sobre la mesa es pronto para realizar juicios de valor, pero ya es un hecho que la credibilidad del atletismo español durante esta última década se ha desmoronado como un castillo de naipes. Marta Domínguez es una atleta y una persona admirada por todos los aficionados, además de un ejemplo de superación para el atletismo femenino, hasta hoy. Alberto García y Paquillo Fernández han sido los mejores atletas en su modalidad, y ambos han estado sancionados durante dos años por dopaje. Todo esto hace que el atletismo pierda parte de sus valores fundamentales ya que la utilización y el tráfico de sustancias estupefacientes va contra la legalidad del deporte, y la lucha por la superación de un modo honorífico.

Más de sesenta atletas españoles, entre los que destacan Chema Martínez, Manolo Martínez, Ruth Beitia o Jesús España, se han mostrado “esperanzados” por el proceso iniciado por la Operación Galgo al tiempo que esperan que “los culpables paguen y los inocentes sean resarcidos”. Estos deportistas, junto a otros como Mayte Martínez, Jesús España, Arturo Casado o Carlota Castrejana, han hecho publicas estas declaraciones a través de un comunicado distribuido por la Federación Española de Atletismo.

La noticia, incluso, ha transcendido al ámbito político. El vicesecretario de comunicación del PP, Esteban González Pons, ha acusado a Interior de pretender “tapar” con la operación la comparecencia en el Congreso del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para informar sobre las medidas tomadas en relación al conflicto de los controladores aéreos.

Al margen del cruce de declaraciones del panorama gubernamental nos encontramos ante un nuevo golpe al deporte español. Hace una semana nos quedábamos sin organizar el Mundial 2018. Unos meses más atrás Alberto Contador, triple ganador del Tour de Francia, era acusado por positivo de clembuterol y está pendiente de sentencia. Todo apunta a que le sancionarán y le arrebatarán la última entrega del título en la ronda gala. La generación de oro del atletismo español se está viendo salpicada por un grupo de fantasmas oxidados que alcanzaron la gloria de un modo ilegal y que por suerte, y poco a poco, están caiendo por su propio peso y arrollando tras de sí a todos aquellos involucrados que los rodean.

Fuente del texto: EFE, RTVE, MARCA
Fuente de la imagen: Google

1 Comentario

Dejar respuesta