Oda al filme "Le Mari de la coiffeuse", Patrice Leconte (1990)

0
177

La felicidad puede llegar a ser insoportable. Amaba coquetear delicada con tu pelo mientras tú cosías tranquilo los rotos de mi corazón; pero no vivimos por siempre y la sensación de perderlo todo puede llegar a ser desgarradora. Aquellos momentos juntos eran estremecedores, demasiado como para que pudieran desvanecerse por el simple hecho de ser insignificantes. Todo intento por comprender era absurdo, osado. Habíamos infringido todo lo evidente, lo perceptible; era aterrador pensarlo.

“Mi amor, me voy antes de que te vayas tú. Me voy antes de que dejes de desearme, porque entonces sólo nos quedará la ternura, y sé que no será suficiente. Me voy antes de ser desgraciada; me voy llevando el sabor de nuestros abrazos, llevando tu olor, tu mirada, tus besos. Me voy llevándome el recuerdo de los mejores años de mi vida, los que me diste tú.

Te beso infinitamente, hasta pronto.

Siempre te he amado, no he amado a nadie más. Me voy para que nunca me olvides,

Adios.”

Le Mari de la coiffeuse. Patrice Leconte, 1990.

Foto: Gabriel Fraga

Dejar respuesta