Obesos del mañana

0
160

Uno de cada cuatro niños europeos es obeso. El número de niños con problemas de sobrepeso crece a un ritmo frenético en Europa. Cada año, 400000 niños entre cinco y doce años son diagnosticados como obesos o con sobrepeso en la Unión Europea.
Según la Organización Mundial de la Salud, la obesidad y el sobrepeso han alcanzado caracteres de epidemia a nivel mundial. Ahora hay tres veces más niños obesos que hace sólo 15 años.
 Antes, la obesidad era un problema exclusivo de los adultos. Hoy, esta complicación atañe a los más jóvenes. En España, hace 15 años sólo el 5% eran obesos. Hoy este porcentaje es del 16%, sólo superado en la UE por Gran Bretaña.

Se considera que padecen sobrepeso quienes tienen más de 25 de Índice de Masa Corporal (IMC)  y son obesos si es mayor de 30. El IMC se obtiene dividiendo el peso en kilogramos por la altura al cuadrado en metros.

La causa de esta verdadera epidemia es el cambio de hábitos, sobre todo en lo referente a la alimentación y el sedentarismo. Los niños abandonan el consumo de frutas, verduras, legumbres y pescado a favor de la comida rápida y la bollería. En cuanto al sedentarismo, las actividades físicas tradicionales cambian por la televisión y los videojuegos. Otras causas son: la falta de información nutritiva de los padres, la falta de un programa de ejercicios para los niños y la proliferación de los restaurantes de comida rápida.

A corto plazo las consecuencias más frecuentes de la obesidad infantil son alteraciones psicosociales: incluso en edades tempranas el niño obeso es descrito de forma despectiva pos sus compañeros, tiene problemas de aislamiento y relación y menores expectativas académicas. La repercusión psicológica de la obesidad, e incluso de un mínimo sobrepeso, sobre los adolescentes como desencadenante de notables problemas de alimentación como la bulimia y la anorexia es un factor a tener en cuenta.

A medio plazo produce alteraciones ortopédicas, respiratorias y cutáneas. También el síndrome de Picwick (somnolencia es insuficiencia respiratoria), miocardiopatía y pancreatitis asociados a obesidad, que son menos habituales, pero de extrema gravedad. En los niños obesos aumenta la incidencia de la diabetes mellitas y el riesgo de la intolerancia a la glucosa, hipertensión y alteraciones de los lípidos (aumento de colesterol y triglicéridos). La obesidad infantil aumenta el riesgo de obesidad en la edad adulta. El 75% de los adolescentes obesos lo serán de adultos y la obesidad es factor de riesgo de enfermedad cardiovascular.

En el terreno económico, la obesidad cuesta a los países un 7% del gasto sanitario. Por ejemplo, estudios realizados en Reino Unido indican que la obesidad fue la causante de que se produjeran 18 millones de días de baja laboral. La investigación cifró además en 2000 millones de euros el gasto anual atribuible a las pérdidas de productividad. El Ejecutivo comunitario tiene previsto consultar a los países miembros y a las Organizaciones No Gubernamentales sobre medidas y propuestas que puedan funcionar para combatir la obesidad.

Para la Comisión Europea, la lucha contra la obesidad pasa no sólo por la promoción de estilos de vida saludables, sino también, por reducir las desigualdades sociales. “La elección de la comida viene determinada por las preferencias individuales, así como por la posición social, los ingresos y la educación, que son determinantes en relación con la dieta y la actividad física”, señalan algunos endocrinos.

Para combatir la obesidad, los expertos aconsejan una alimentación adecuada y hacer al menos media hora de ejercicio diaria. Esta recomendación contrasta sin embargo con la realidad cotidiana de la mayoría de los europeos. Los datos de una encuesta del Eurobarómetro de 2003 reflejan que cerca del 60% de los europeos no realiza ningún tipo de actividad física en toda la semana.

Lo que no se consigue cambiar durante la infancia, más difícil será de tratar en décadas posteriores. La niñez es una etapa en la que se ordena la personalidad y se establecen patrones de comportamiento del niño, que serán base de su vida adulta. Por ello, es necesario darse cuenta de que la salud es una pieza importante en el equilibrio de los niños.

Mientras 4000 niños mueren al día de inanición, el abuso de la comida puede dar como resultado toda una generación de adultos obesos.

Fuentes del texto:
www.obesidad.net
 Organización de las Naciones Unidas para la agricultura y la alimentación
(www.fao.org)
 www.diariomedico.com
 Ministerio de Sanidad y Consumo
(
www.msc.es)
Fuente de la imagen:
machincuepa.com

Dejar respuesta