La paz en Oriente Medio pasa por Obama

0
336

Un año después de que el secretario de Estado John Kerry lograra reanudar las conversaciones directas entre Israel y Palestina, Washington busca concretar un acuerdo marco entre ambos países antes de que termine abril para asentar así las bases del proceso de paz. El encuentro entre Obama y Abbas fue el último paso de EE.UU. hacia este objetivo.

 Banderas de Israel y Palestina. Extraída de Wikipedia. Creative Commons.tinaPrimero fue el primer ministro israelí Benjamin Natanyahu. Dos semanas después fue el turno de Mahmoud Abbas. El líder palestino se reunió con Barack Obama en el despacho oval el pasado lunes 17. El objetivo de ambos encuentros, el mismo. El presidente estadounidense busca alcanzar un acuerdo marco entre Palestina e Israel. El primer paso de un proceso de paz que el propio Obama reconoce “difícil de alcanzar”.

La dificultad radica en varios aspectos. El primero de ellos, el carácter judío del Estado de Israel. “En 1993 nosotros ya habíamos reconocido al Estado de Israel”, recordó Abbas durante su visita a EE.UU. De esta forma, se refería indirectamente a uno de los mayores impedimentos. Para el presidente de la Asociación Nacional Palestina (ANP), Natanyahu debe renunciar a dicha exigencia. Y es que, según sus palabras, “la ANP ya ha hecho importantes concesiones”. Sin embargo, el Gobierno israelí no parece dispuesto a ceder. A esta cuestión, se suman tres más: Jerusalén, la seguridad en las fronteras, y los refugiados. Todos ellos, puntos clave para Palestina. Sin ellos, no habrá acuerdo marco.

Obama es consciente de la situación. “Va a haber que tomar decisiones políticas difíciles y riesgos si queremos avanzar”, declaró ante los medios tras la entrevista. Aunque añade que la postura tomada por Abbas permite ver “una posibilidad” de lograr el objetivo. “Ha renunciado a la violencia”, señalo el mandatario estadounidense. Pero los halagos no se quedaron ahí. Obama considera que Abbas “ha buscado constantemente una solución diplomática y pacífica que permita a dos estados vivir uno al lado del otro con paz y seguridad”.

Una opinión que comparte el presidente isarelí Shimon Peres. Peres, cuyas funciones son esencialmente protocolares, considera a Abbas un “hombre de principios y un buen asociado”. Por ello, se mostró contento de que el Gobierno de Israel negocie con él el proceso de Paz. Un apoyo que, sin embargo, no comparten otros ministros del Gobierno y que les ha tomado por sorpresa.

Por su parte, el líder palestino agradeció a Obama apoyo económico y político en pos de la constitución Estado palestino. Esto supondría el reconocimiento de las fronteras de 1967. Pero no sólo eso. “Se trata de un arreglo justo y duradero al problema de los refugiados”, asegura Abbas. Añade, además, que hay que hacerlo pronto. “El tiempo no está de nuestro lado. Sobre todo, teniendo en cuenta la muy difícil situación que está experimentando toda la región”.

Obama y Abbas. Extraída de la página web de la Casa Blanca. http://www.whitehouse.gov/blog/Images-of-Abbas/. Creative Commons.El presidente estadounidense está de acuerdo en la necesidad de “no perder más tiempo”. De ahí las reuniones con los líderes de ambas partes en apenas dos semanas. Sin embargo, las entrevistas mostraron de forma clara las todavía grandes diferencias entre los dos gobiernos. “Es evidentemente difícil de alcanzar, y es por eso que nos ha tomado décadas llegar a donde estamos”. Sin embargo, se mostraba optimista. “Mi esperanzas es que podamos seguir viendo avances en los próximos días”.

Las conversaciones directas entre los gobiernos palestino e israelí se reanudaron hace un año. La mediación de John Kerry, secretario de Estado estadounidense fue decisiva. Sin embargo, actualmente se encuentran congeladas. Durante su reunión con Obama, Abbas dijo que la liberación del cuarto y último grupo de prisioneros por parte de Israel mostraría la “seriedad de los israelíes sobre el proceso de paz”. De esta forma, estarían cumpliendo con el compromiso realizado en julio de 2013. La fecha límite se cumplió el pasado 29 de marzo. Israel no cumplió y Abbas amenaza con tomar medidas. Washington ve como su objetivo de alcanzar un acuerdo marco antes de finales de abril se aleja. El proceso de paz vuelve a complicarse.

Dejar respuesta