…o el currele sometido

0
129

Se estrenan pisando fuerte las dos primeras entregas de El Jefe Infiltrado, la nueva apuesta de La Sexta en una noche de jueves menos competitiva que semanas atrás. En este programa, adaptación del americano, un directivo de famosas empresas convivirá con sus subalternos para obtener una visión global de sus puestos de trabajo.   

40980_logo-programa-el-jefe-infiltradoTras ser anunciado en más ocasiones que el advenimiento del Ángel Caído o Anticristo (que en nada tiene que ver con el domador de circo) finalmente ha desembarcado en nuestras pequeñas pantallas el nuevo reality show de la cadena de Emilio Aragón: El Jefe Infiltrado.

Y digo “reality“ porque lo que pudimos constatar en estos dos primeros capítulos de este nuevo programa fue la cruda y sangrante realidad de este momento, la realidad de un país centrifugado por una crisis y aclarado por una reforma laboral que, afortunadamente para vosotros, huelleros, no pasaré a analizar.

Sueldos bajos, condiciones de inseguridad e insalubridad, turnos alargados, trabajadores desmotivados y un puñado más de tortazos de bruteza naturalista se encontraron, “sorprendentemente para ellos”, los directivos de las dos empresas al descender desde las torres de marfil donde han pasado sus últimos años de carrera, hasta el infierno del día a día de unos pocos trabajadores que bien podrían representar a la mayoría de este país.

El planteamiento es sencillo. A los jefazos de estas compañías, la experiencia de compartir uniforme y turno con sus compañeros no sólo les hará descubrir las flaquezas de sus empleados o las irregularidades que estén cometiendo en sus puestos, también les ayudará a empatizar con ellos, práctica hoy en día denostada, casi olvidada y a extinguir. ¡Si hasta Toñi Moreno, la presentadora de Entre Todos, se embolsa 1.400 € por aparición en un programa que pagamos Entre Todos!

Relajando ya la soga demagógica, volveré al hilo del artículo para contaros lo impagables que fueron algunos momentos como el del jefe de Domino’s Pizza persiguiendo a su empleado mientras éste se saltaba los semáforos en rojo, o el de su inmensa alegría y entusiasmo al ir a ponerse el disfraz de ficha bicolor para repartir folletos de propaganda (preferiría ingerir un bocadillo de cuchillas de afeitar); por no hablar de las arcadas que pegaba el jefe de la empresa de limpieza municipal de Málaga cuando le tocó recoger boñigas de caballo o separar tipos de basura en el triaje de una planta de residuos.

Aunque lo que realmente anonadado me dejó fue que, tras regresar al bienestar de sus despachos, sólo uno de ellos pareció haber aprendido algo de su vivencia. El ejecutivo de Domino’s Pizza se limitó a regalar viajes a sus trabajadores, recalcar las normas de seguridad de la empresa y mover algunos puestos. Están bien, por supuesto, pero a mi modo de ver me parecen insuficientes y no solucionan el problema de fondo de los empleados de este tipo de establecimientos. Por el contrario, el de Limasa, la empresa de limpieza, amén del viaje de turno a Benidorm, no sólo mejoró las condiciones de seguridad e higiene de sus empleados, sino que además llevó a cabo unas pequeñas mejoras salariales en alguno de ellos (no en la mayoría).

Ser jefe no es fácil. Eso seguro. Ser empleado, tampoco. La diferencia radica en los salarios y las responsabilidades, muchas veces descompensados por ambos lados. No obstante, tan solo en un tejado queda la pelota del poder de ejecutar mejoras en el ámbito laboral y de la incentivación y motivación hacia el resto de la plantilla. Por otro lado, lo que sí compartimos ambos, directivos y asalariados, junto al resto de españoles, es un empleo, o el deseo vehemente de un trabajo digno, y más hoy en día. Por ese motivo, porque todos nos vemos involucrados en esto del “currelar”, creo, pronostico y vaticino que este programa va a ser un éxito de audiencia. Y un dolor de muelas para algunas empresas, que verán expuestas sus vergüenzas al público, lo cual, lejos de ser malo, es de aplaudir y visualizar. 

 

PD: mi reflexión final de telespectador de hoy es: “¿El presidente de la CEOE Juan Rosell y el de la CEM Arturo Fernández van a repartir pizzas y a clasificar basura también?

 

Fotografía propiedad de la página web www.atresplayer.com

Dejar respuesta