‘Número cero’, desmontando el periodismo

0
204

Lumen estrena la última novela de Umberto Eco, en la que periodismo, crítica y misterio se fusionan para sorprender al lector.

thNúmero cero es la imperdible apuesta de Umberto Eco que dignifica –y, a la vez, critica y desmonta- una profesión secular sobre la que ya se han escrito innumerables obras, pero que sigue y seguirá dando un increíble juego. Y es que si el buen periodismo inspira, el periodismo deleznable y pervertido siempre es una morbosa tentación a la que asomarse, aunque sólo sea por aquello de que lo zafio refina el gusto. Así es como llegamos hasta la redacción de Domani, un proyecto de periódico que un empresario utilizará para llegar hasta las esferas de poder de la sociedad italiana a principios de los años 90.

Sin dejar de lado el humor más potente ni renunciar a trazas realistas, Eco ha logrado un libro sólido que disparará un dardo certero contra ese cinismo del redactor poco escrupuloso, movido por intereses claros y que obvia del modo más cotidiano principios fundamentales de la profesión. A través de un puñado de protagonistas –los integrantes de la redacción de Domani– se diseccionan los principales males del periodismo moderno, prostituido por la influencia política entre otras infecciones parasitarias. Colonna, un periodista cincuentón -que por cierto nunca llegó a terminar la carrera-, trabajará junto a seis colegas para sacar adelante un proyecto de diario que no analizará los hechos sucedidos el día anterior, sino que se adelantará a los acontecimientos echando mano de la imaginación, la creatividad y, por qué no, de un rigor que brilla por su ausencia. Todo parece desarrollarse con normalidad dentro de esta disparatada lógica de equipo hasta que una serie de inesperados giros comienzan a torcer el rumbo de la trama.

Ambientada en el país natal de Eco, concretamente en 1992, esta novela engancha desde las primeras páginas gracias al savoir faire del reconocido intelectual. Todo tiene cabida en Número cero: comedia, conspiranoicos, historia, intriga, amor apasionado… La obra es un loable ejercicido de autocrítica con tintes paródicos, además de una radiografía de Italia, país como tantos otros mordido por la corrupción. Sin duda, Eco ha compuesto una buena receta para una lectura de calidad que no sólo mueve al disfrute, sino que también da pie a la reflexión y supone una obra indispensable para entender, o intentarlo, al gremio periodístico y al propio ser humano.

Dejar respuesta