José Mota revela un nuevo registro interpretativo en “La chispa de la vida”

2
98

Cartel de la película

Dirigida por Álex de la Iglesia y con un reparto de lo más variopinto, La chispa de la vida está lejos de ser una comedia tradicional. La película, que le ha valido sendas nominaciones en los Goya a José Mota y Salma Hayek, llegará a las salas de cine españolas el próximo 13 de diciembre.

Acostumbrado a la representación de múltiples personajes cómicos, José Mota da un giro inesperado en su carrera interpretando a Roberto, un ejecutivo publicista en paro que se ve obligado a buscar trabajo. Tras ser ser rechazado una y otra vez en todos los sitios, decide regresar al hotel de Cartagena donde pasó la luna de miel con su mujer –Salma Hayek– para tratar de recordar los días felices del pasado.

Sin embargo, en lugar de encontrar el hotel, descubre la existencia de un museo que está abierto por primera vez a los medios de comunicación. Mientras pasea por las ruinas tendrá un accidente que le hará caer encima de unas barras de metal, quedando completamente inmovilizado.

Cuando los guardias de seguridad se dan cuenta de lo sucedido, avisarán a la directora del teatro –Blanca Portillo– y al alcalde de la cuidad –Juan Luis Galiardo-, que tratarán  de todas las maneras posibles que los medios no salgan del museo y se enteren de lo ocurrido. No obstante, Roberto se terminará convirtiendo en el foco de atención de todos los periodistas. El protagonista, preocupado por sacar adelante a su familia, decide avisar a su representante –Fernando Tejero– y aprovechar la presencia mediática para salvar a sus seres queridos.

En la rueda de prensa de presentación del filme, Mota explicó que “la película es un drama amargo, terrible, oscuro, pero también esperanzador”. “Me apetecía mucho emocionar a la gente desde ese lado. He tenido que hurgar en mi propia alma para componer el personaje de Roberto, pero ha sido un regalo para mí”, añadió el intérprete.

Equipo de "La chispa de la vida"

Por su parte, Álex de la Iglesia alabó el trabajo del cómico manchego: “El hecho de trabajar con alguien que tiene una conexión inmediata con él público es muy bueno para la historia, porque se genera una especie de ansiedad en las personas, que están deseando que Mota haga un chiste para salir de esa situación, pero eso nunca ocurre.”

“José es para mí un caso único, porque se trata de alguien que tiene la experiencia e ilusión de una persona que hace su primera película como protagonista, pero por otro lado tiene un mundo de experiencia como actor; esto es una contradicción imposible que se da sólo en él y que hace que su trabajo sea excelente”, apostilló el director nacido en Bilbao.

Rueda de prensa presentación de "La chispa de la vida con Alex de la Iglesia y José Mota

Finalmente, ante las comparaciones surgidas entre La chispa de la vida y El gran carnaval -dirigida por Billy Wilder-,  De la Iglesia reconoció ciertas similitudes entre ambos filmes: “Sí que está presente, pero hay un factor que la hace diferente: en la primera es el periodista el que quiere sacar provecho de una historia humana, pero en La chispa de la vida la situación es tan desesperada que es la propia víctima quien quiere sacar rendimiento de su propia muerte. Lo que quiere denunciar esta historia es el hecho de que todos criticamos lo que hay a nuestro alrededor, pero lo cierto es que no nos damos cuenta de que nosotros somos también el centro de los problemas. El protagonista se da cuenta de que tiene que jugarse la vida por su familia y decide jugar”.

Fotografía del cartel de la película cedida por Alfresco Entrerprises y Trivison

Resto de fotografías: María Jesús Pérez Girón

2 Comentarios

Dejar respuesta