Nueve años de incesantes descubrimientos en Marte gracias a Opportunity

0
199

El robot explorador de la NASA conocido como “Opportunity” celebró el pasado 25 de enero su noveno aniversario en el planeta rojo. La misión planteada para tan sólo tres meses de duración, se ha convertido en una laboriosa investigación que a día de hoy continúa. Su próximo reto,  averiguar la  posible existencia de vida microbiana en suelo marciano.

El robot Opportunity en su expedición en Marte

El Cráter Eagle fue el destino inicial de este robot de 185 kilos y,  semanas más tarde  se uniría a él su hermano gemelo Spirit. Los frutos de esta expedición no se hicieron derogar, nada más aterrizar en suelo marciano, este geólogo rodante encontró evidencias de un posible ambiente húmedo existente en el pasado.  

Los primeros meses de vida de Opportunity fueron excitantes, enviaba a la NASA imágenes y  fotografías de cráteres que cambiaban constantemente de tamaño y profundidad. Las pruebas que se encontraron, confirmaban las hipótesis  de que Marte tuvo en tiempos precedentes, ambientes que hubiesen favorecido la presencia de agua y por consiguiente, de vida. De este modo, el doctor Steve Squyres de la Universidad de Cornell  en Estados Unidos anunció dos meses más tarde del inicio de la exploración, la posible existencia de un mar salado en el planeta vecino.

Ante los éxitos cosechados, los científicos tenían una nueva misión para Opportunity, el estudio del Cráter Victoria a ochos kilómetros del lugar de aterrizaje y con setenta metros de profundidad. Gracias a las imágenes obtenidas  por el robot, se trazaban diferentes  vías de acción  para entrar en este cráter en septiembre de 2007.

Sin embargo, la misión de gran envergadura sufrió contratiempos ante la persistente tormenta de polvo que afectaba al robot, impidiendo que este recibiese engería a través de sus paneles solares y manteniéndolo sin comunicación con la Tierra durante un año.  A pesar de los difíciles momentos vividos por los científicos, en agosto de 2008, Opportunity transmitía los resultados que confirmaban la existencia de sedimentos formados por la acción del viento pero transformados por su contacto con el agua.

Desde el pasado mes de agosto, Opportunity se encuentra en  el Cabo de York, segmento del borde del  Cráter Endeavour. En este lugar ha encontrado  una elevada concentración  de zinc y una veta de mineral brillante que ha sido identificado como sulfato de calcio hidratado. Tras haber sido  halladas estas pruebas, uno de los investigadores de esta misión, Steve Squyres,  aseguraba la existencia  de agua líquida en Marte.

El director del programa de Robots Exploradores de Marte,  John Callas, considera que  Endeavour es una ventana  que permite viajar al pasado de Marte y el cambio de rumbo merece la pena ante el comienzo de la expedición pasado el invierno.

Imágenes:  NASA

Dejar respuesta