Novedades en Viernes Santo

0
142

Este 2007 la Semana Santa trae consigo buenas -y malas- nuevas para aquellas mujeres devotas de los 7 días más sagrados del año. Es la semana que todos y cada uno de nosotros esperamos con gran emoción: unos porque son días en que se encuentran más cerca de Jesucristo y la Virgen, otros porque llevan 3 meses con el hotel reservado en Benidorm y hay que aprovechar los primeros días de sol y calor para luego dar envidia a los de la oficina. Por ello, nosotros, los alumnos de esta querida facultad de Ciencias de la Información, regateamos con los profesores para intentar que nos den unos días más de vacaciones. Unas veces sale bien y otras no tanto pero casi siempre un “si a la vuelta de vacaciones podemos adelantar temario y recuperar tiempo perdido” les ablanda el corazón y al final ceden.

La cuestión es que son dos ciudades españolas en las que las mujeres están de enhorabuena. Un primer caso es el de Cuenca, en las famosas Turbas. Para los que no sepáis de que tratan (yo me hubiera incluido hace unas horas, antes de indagar en el Google), decir que es una procesión con gran tradición, en la cual miles de nazarenos escenifican con diversos instrumentos musicales la burla que Jesús sufrió cuando iba camino de ser crucificado. Algunos la han catalogado de ser fruto de borracheras y que este escándalo en buena parte se deriva de personas que salen de los bares y que únicamente buscan jolgorio, pero lo cierto es que, como en todo, hay personas que verdaderamente lo sienten y lo recrean con ilusión. Pues bien, el pasado 12 de marzo el Grupo Turbas aprobó un nuevo reglamento que argumenta que “para ser admitido será requisito indispensable que se pertenezca a alguna de las hermandades, cofradías, congregaciones o esclavitudes que componen la Semana Santa de Cuenca” y, por tanto,  el texto no hace distinción entre sexos. De ahí se ha dado un salto al siglo XXI y, por fin, las mujeres podrán participar en estos ritos, lo cual llevaban mucho tiempo demandando. De modo que las mujeres que así lo deseen ya podrán formar parte en esta práctica que tiene lugar en la madrugada del Viernes Santo, a las 5.30. Por ahora, ya han entrado las tres primeras mujeres.

Un poco más al sur, en Córdoba, lleva días gestándose una polémica. Las implicadas son dos jóvenes costaleras a quienes se les iba a impedir que salieran bajo su paso después de seis años de pertenencia a su cofradía. La Hermandad de Nuestra Señora de los Dolores esgrimió como motivo la existencia de posturas que pudiesen ser “soeces” ya que el espacio bajo las trabajaderas es escaso. He hablado en pasado pues a día de hoy María Jesús Gastón y Elisa Márquez han sido readmitidas y podrán salir en  el Viernes Santo aunque de manera excepcional y sólo por este año. En un vídeo extraído de la página web de El Pais se han podido escuchar opiniones a favor y en contra de la expulsión. No tiene desperdicio el comentario de un señor que no sé a ciencia cierta si pertenece a la cofradía o simplemente quería manifestarse: “Están tan cerca que si es una mujer llega su pecho y le están rozando la parte trasera” y todo esto acompañado de gesticulaciones. ¡Ohh! Van a tener razón y es notablemente indecoroso. A lo mejor es culpa del de delante por tener una espalda tan pronunciada y por eso se produce el contacto, pero por desgracia siempre se recurre a la vía más fácil y así alegan también que las mujeres poseen menos fuerza y ello se traduce en una sobrecarga de peso para ellos y ya tienen una razón más que añadir a la lista. En fin, quiero pensar que en última instancia siempre se hace justicia, a ver por cuanto tiempo.

Fuentes:
www.elpais.es
www.elmundo.es
www.revistaiberica.com
La Voz de la Sagra

1 Comentario

  1. A los que amamos la semana santa lo que nos importa es lo que llevamos en el corazón… yo soy costalero en una cuadrilla mixta y mis hermanos y hermanas me importan peor más aún a quien llevo sobre mi cerviz.es bueno que haya debate si hay respeto aunque creo q una mujer puede llevar un paso tan bien o mejor que un hombre al fin y al cabo Cristo dió su vida por todos, hombres y mujeres y nosotros bajo las trabajaderas somos iguales. Enhorabuena a la hermandad por la readmisión y ahora: oído al martillo que nos vamos de frente y ¡¡al cielo con Ella!!

Dejar respuesta