Nota 1: Que buen vasallo fuera si tuviese buen señor

0
522

Y es que hay que fastidiarse, Les Cases: a veces uno encuentra escritas verdades como puños. Una gente como aquella, que hasta las mujeres empujaban cañones y tiraban de navaja para degollar franceses, y fíjese qué gobernantes han tenido durante toda su desgraciada historia. Mientras el futuro Fernando VII me lamía las botas en Valençay, sus compatriotas destripaban franceses en las guerrillas…”

(Capítulo VIII “Confidencias en Santa Helena” del escrito La Sombra del Águila, de Arturo Pérez-Reverte, recogido en el libro Obra Breve/1).

¡Oiga, qué gran verdad! Releyendo este fantástico, sátiro, crítico y divertido relato, que narra la crudeza de cualquier guerra con un tono que permite la carcajada; te das cuenta que la vida no cambia. Lees este texto y un periódico, cualquiera, de estos meses y parecen un calco. Un mundo más moderno y unos dirigentes igualmente estúpidos. Y como diría aquel pin: spain is different. ¡No te haces idea de cuánto, amigo!

Nada anda como debiera, no hay corro de vecinos en los que no exista una queja amarga sobre: la situación, el sistema, los políticos y las soluciones. Aquellas que siempre pasan por quitar al ciudadano, castigarle y ahogarle económicamente porque los que deciden no han hecho bien su trabajo. Total, a ellos no les supone nada y no entienden el malestar del ciudadano, por lo que en seguida te sueltan el tópico de “ajustarse el cinturón”. Sí, es cierto que hay que hacerlo. No anda el horno para bollos preñaos, pero eso no quita para que tuviéramos que apretar menos si ellos gastaran poco o al menos con cabeza.

La primera queja es: ¿por qué ellos cobran esos dinerales, viven tan bien y no tienen ningún requisito? Como tener estudios, masters, doctorados, idiomas, experiencia y etc. Como a cualquiera para ser barrendero. La segunda es: ¿por qué cada vez que hay algo instalado por un gobierno, el siguiente lo cambia aunque funcione? La tercera es: ¿por qué lo consentimos? La cuarta: ¿por qué cobran el pastón que cobran, por qué tanto privilegio, por qué tanto “hago lo que me sale de ahí mismo y me importa un bledo si os gusta o no”? Y otras muchas más.

Hace unos meses a muchos se nos esbozo una media sonrisa: nacía un pequeño movimiento que mostraba desacuerdo. El 15M se puso en marcha, no sin críticas por la tardanza, pero lo hizo. He de reconocer que pensé: “¡por fin la vena! Esa furia española, famosa en el mundo entero”. Hoy en día miro como ese movimiento se diluye y se pierde. La idea que defienden es buena, pero están queriendo abarcar mucho. Lo confirmé cuando les vi, a unos pocos, en una playa de Cádiz protestando por la destrucción del litoral mediterráneo. Nadie les dijo que llegan muy tarde. También cuando vino el Papa, tema que trataré después, y casi montan una guerra civil con los cristianos. Les llamaban ignorantes, en fin que gratuito es el insulto. La cuestión es que las revoluciones siempre empiezan con un objetivo y una vez cumplido, conseguido, logrado, alcanzado; entonces se intentan otros. No todo a la vez, sin concierto, sin orden, sin saber bien dónde y cómo se meten. Es una revolución que muere antes de empezar. Una pena.

Mientras, saltaba la alarma por la deuda que papá Estado tiene con las farmacias, en Castilla- La Mancha van a la huelga. Y con razón, ¡menuda millonada les deben, tú! Es un tema complicado e importante, la gente igual no ha caído en lo que ocurre si el suministro de medicamentos merma o desaparece. Se arma la de San Quintín, uno intenta imaginar la situación pero no somos Saramago ideando un “y si…”. Para colmo de males, estamos sin Presidente. Sí, como lo leen. No, no ha dimitido ya que le falta vergüenza torera. Pero como estamos a punto de Elecciones (porque las han adelantado) pues solo habla Rubalcaba, Dios nos pille confesados de que este hombre acceda al cargo. De hecho, hubo un derrumbe de todas las bolsas bursátiles del mundo y todos los presidentes de todos los países importantes, o de cualquier parte, dejaron sus vacaciones a un lado y volvieron a donde han de estar (figuradamente) para aparentar que solucionan algo. ZP no, él se quedo en Doña Ana haciendo la ouija con sus niñas. El portavoz, Pepiño para los amigos, alegó en su defensa que nuestro presi no tenía que volver porque, como gran adelantado y pensador que es, ya había previsto todo y nosotros estábamos bien. El “ja” más grande que puedan imaginarse huyo libre de mi boca hacia el viento, que le llevo raudo a cualquier oído situado a más de 100 metros.

Luego vino el Papa y casi se monta una guerra santa. Millones de peregrinos vinieron al encuentro, miles de jóvenes entre ellos. Venían en son de paz, con sus canciones y sus rezos. Pero surgieron aquellos que claman respeto, tolerancia y libertad pero jamás han leído en el diccionario lo que significan. Lo repitieron cientos de veces por todos los medios, el coste de esta visita estaba al cargo de la Iglesia y las empresas patrocinadoras. Incluso el famoso Pepiño de España, confirmó que al Estado le costaba muy poquito esta visita y que tanta gente sería una buena fuente de ingresos. Total, en la tele sacaron al tonto/a de turno diciendo que: “¡lo que nos cuesta que venga este señor!”.  Vamos a ver, melón, como se lo explico. ¿Se hace usted una idea de cuánto nos cuestan las visitas de otros dirigentes?, ¿sabe usted cuánto nos cuesta la vidorra de los políticos?, ¿sabe usted cuánto nos has costado cada Expo o Juegos Olímpicos que hemos querido albergar con o sin éxitos?, ¿sabe usted cuánto nos cuesta las celebraciones de equipos de fútbol?, ¿sabe usted cuánto nos cuestan los desfiles: nacionales, de los homosexuales, la cabalgata y la leche en polvo? Por tanto: ¿por qué se queja de que una entidad privada, la Iglesia, corra con los costes de un evento que además va a traer dinero a tu país? Sin embargo la racha de tontos del bolo diciendo estupideces no cesó aquí. Porque hicieron una manifestación pro-laica, o algo así, pero todos los cánticos eran contra el Papa y la Iglesia. ¿Dónde queda el respeto a la libertad de culto? ¿Por qué no hacen una manifestación anti musulmanes, anti budistas o anti judíos? ¿Es que unos sí merecen respeto por sus creencias y otros no? No soy amiga de la Iglesia y no creo en la institución del Papa, pero si defiendo, a muerte, que cada cual crea en lo que quiera y que lo pueda compartir con aquellos que creen lo mismo. Siempre y cuando no hagan daño a nadie. Sí, la Iglesia y sus fieles han hecho cosas malas alguna vez. ¿Pero es que el resto no? Ahora en el presente y más en estas Jornadas, no hacían nada malo. Déjales que se reúnan, que celebren. Igual que hacemos el resto, igual que hacen los homosexuales, igual que hacen otros religiosos e igual que hacen los fanáticos de un equipo. Eso es respeto.

Volviendo a lo anterior, en el libro mencionado hay otro texto llamado El husar, de otro cáliz más serio, en el que el protagonista se pregunta porque los españoles luchan sin descanso por un rey que les ha vendido barato. Quizá por pundonor, por aquello de “al menos será a nuestra manera”. Sin embargo las cosas han cambiado totalmente, porque estamos en letargo. Los jóvenes se van a otros países porque aquí no hay quien trabaje y menos quien lo haga en condiciones aceptables. Los pensionistas sobreviven a duras penas, porque mientras todo se encarece los sueldos no suben. Los políticos, del bando que sean, no quieren darse cuenta de lo cansados que estamos de ellos. Y dada la circunstancia poco importa quien venga ahora, porque sea quien sea nos va a apretar el cinturón hasta que no nos quede aire. Sin embargo nadie levanta una voz, nadie se planta en seco, nadie dice basta. Estamos adormilados, acomodados, quejándonos en corrillos de barrio sobre nuestros políticos y nuestros bancos. ¿Será que tanto rey malo nos ha llevado al pasotismo? Tanto luchar por reyes que nos vendían barato, tanto sobrevivir, tanto palo va y tanto palo viene, que ahora que podemos…. Ahora que tenemos la sartén por el mango no hacemos nada. Ahora que el miedo al castigo no puede ser mayor que el miedo a la muerte. Ahora no nos revolucionamos. Tendrán que volver los franceses.

Fuentes de las imágenes:
www.wikipedia.org
www.alabarda.net
www.elmundo.es
www.advertiswoman.wordpress.com
www.naturayeducacion.com

Dejar respuesta