¿Nos damos un Break?

1
272

Las relaciones interpersonales suelen tener distintas etapas, si cabe el término; matices, y picos donde se fortalece la relación y donde parece desmoronarse. Las relaciones de pareja se anclan en la búsqueda mutua por contribuir en la felicidad de la otra persona y el acompañamiento a su realización personal. Pasar momentos difíciles y buenos; estar dispuestos a no tirar la toalla cuando la relación parece estancada.

De la amistad, el amor y la vida misma, trata Break: obra escrita y dirigida por Ernesto Barraza Eléspuru, que se desarrolló en el Centro Cultural El Olivar de Lima. Dos amigos se preparan para asistir al reencuentro de su promoción de colegio, sin embargo, uno de ellos se encuentra perdido en el recuerdo de una novia que aparentemente se ha ido de viaje.

Con el correr de los minutos, se descubre que Jorge, en realidad, no quiere aceptar que la relación con su novia (con quien estaba a punto de casarse) ha terminado; a pesar que ella le solicitó un “break”. Su amigo, Arturo, hace lo posible por rehacer su vida después de divorciarse y aparenta que nada le importa a pesar que, en realidad, vive comparando sus fracasos con el éxito de su ex esposa. Pamela, a quien ni Jorge ni Arturo ven hace años, parece ser la única que es realmente feliz, pero pronto es evidente que tampoco las cosas están bien en su relación con Daniel.

Ambientada en la Lima actual, Break busca conectarnos con nuestro pasado y los ideales que teníamos cuando fuimos jóvenes. Analizar si es que hemos llegado a realizarlos algunos años después. Si somos los mismos. Los personajes, demuestran una característica en común: la decepción ante su realidad, que trae como consecuencia, un vacío que no saben cómo llenar.

La vida perfecta de Jorge, la vida desorganizada de Arturo y la vida aparente normal de Pamela, se encuentran sobre escena para preguntarnos: ¿somos felices donde estamos? De esta manera, Break constituye la segunda obra de Ernesto Barraza Eléspuru, quien en el 2008 obtuvo el tercer lugar en el Concurso de Dramaturgia Peruana “Ponemos tu obra en Escena” del Centro Cultural Peruano Británico con “El Duende”, que él mismo dirigió en junio del 2010 en el Teatro Quilla.

“’Cuando era chico, imaginaba otras cosas’, le dice Jorge a Arturo en una de sus conversaciones. De eso habla esta obra: cómo de repente te das cuenta que hace tiempo dejaste de ser adolescente y que, para bien o para mal, tu vida ya tomó un camino que la mayoría de las veces no tiene nada que ver con lo que soñaste de niño”, comenta el dramaturgo.

Las actuaciones de Diego Lombardi, Rodrigo Palacios y Katerina D’onofrio destacaron en su intento de reflejar una trama que, si bien no es universal (los personajes gozan de una posición económica más que estable), refleja sentimientos y circunstancias que pueden ocurrirle a cualquiera.

Fuente de la imagen:
Periosía

1 Comentario

  1. suena bien. si nduda los problemas de pareja son algunos de los mas dficiles de superar, sobre todo cuando te piden un tiempo como pretexto para terminar. y los encuentros y desencuentros de esa obra son buenos y actuales.

    buen escrito

Dejar respuesta