Noche eléctrica en Madrid con la Habitación Roja

0
106

Los valencianos La Habitación Roja tenían este sábado una cita con su público madrileño en la sala Penélope. Un repaso en el tiempo de esos grandes temas significativos para la banda que a lo largo de quince años han pisado todo tipo de escenarios.

La Habitación Roja en PenélopeLa apertura de la noche estaba reservada al grupo Marcus Doo and the Secret Family. La banda compuesta por Marcus DooDave Sergeant, Xisco Rojo y Fabrice Gamon comenzó levantando los ánimos con unos temas cargados de un folk que sonaba a transcendental y a envolvente. Así, en los temas que interpretaron, como “Made to Measure”, dejaron relucir ese toque escocés combinado con letras anglosajonas.

Con la fuerza de “El Resplandor” abrió La Habitación Roja su actuación. La banda estaba lista para una apertura que comenzó con el pie de derecho y que sugirió una nota de positividad inicial, para sumergir después a su público en los abismos taciturnos que por norma general desprenden sus temas. Las voces de los asistentes se mezclaban al unísono con temas como “Febrero” y “Cuando te hablen de mí”. Que fuesen canciones recientes o de hace más de diez años era indiferente, el público entregado coreaba cada una de ellas de principio a final.

Con “La Segunda Oportunidad” el vocalista Jorge Martí recordaba con mirada emocionada, frente al micrófono, los tiempos en que los sueños te llevaban a querer ser una “estrella del fútbol mundial” y en los que “decir que te sentó fatal la cena y que no fue el alcohol” eran las excusas más socorridas. Entre los temas escogidos por la banda, había cabida tanto para las ilusiones perdidas que se miran con resignación pero también para el despecho. Con frases como “búscate a otro que te pueda aguantar” la sala se agitaba entonando el tema “El eje del mal” y “Voy a hacerte recordar” a continuación.

Piensa globalmente y actúa localmente” fue la consiga que lanzó al aire Jorge Martí y que le sirvió para introducir el tema “Ayer”. Y hablando de los miedos del pasado la siguiente parada era el futuro: “¿Qué nos va a pasar” se preguntaba el estribillo de “Norge”, el tema preferido del vocalista, según confesó. Con el aplomo que da la veteranía se movía sobre el escenario La Habitación Roja, mientras que desde la pista, el público inquieto complementaba el brío a veces ausente en la banda. El final elegido tampoco fue eufórico: sentados el suelo de la pista, las cabezas del público se alzaban para escuchar desde lo alto un agridulce y sosegado “No deberías”.

Fotografía de María Montes

Dejar respuesta