Noche de música para Haití

0
201

Que la sexta edición de La Noche de Cadena 100 consiguiera congregar a más de catorce mil personas en el Palacio de los Deportes de Madrid sería la gran noticia musical de este fin de semana, sino fuera porque en este evento se encontraba como cabeza de cartel el triunfante Alejandro Sanz.
Un llenazo absoluto de un público muy juvenil entregado a la causa, en su mayoría femenino, que se congregó el pasado sábado en el Palacio de los Deportes de Madrid momentos antes de comenzar el espectáculo musical propuesto por la Cadena 100, como acto benéfico a favor de la reconstrucción de Haití, donando por completo la recaudación a Manos Unidas para tal fin.
Mucha música, sorpresas, reuniones de amigos, besos cantados y estrellas de sonado relumbrón fueron los ingredientes de La Noche de Cadena 100, que no defraudó a ninguno de los asistentes, aquellos que habían agotado las entradas para esta fiesta sonora un mes antes.

Su arranque fue de puntualidad inglesa, a las ocho de la tarde finalizaba la cuenta atrás en las gigantescas pantallas repartidas por todo el recinto. La encargada de dar el pistoletazo de salida fue Belén Arjona con una decente versión de “Somebody to love” que interpretó junto a La Máquina del Tiempo, al igual que lo haría poco después Dylan. Poco después saltaba al escenario el único representante extranjero de la jornada, Milow, que calentaba motores entre el público con “You don’t know” y el afamado “Ayo technology”.

Coty cerró su tímida y fugaz actuación con “Color esperanza”, un tema interpretado en acústico, al igual que lo hizo Efecto Mariposa con sus éxitos “Diez minutos” y “No me crees”. Retornó a la escena Belén Arjona para interpretar de nuevo otra versión archiconocida, “Like a prayer”. De versiones efectistas fue la noche, como la discotequera “This is the river of the night” que interpretaron juntos Carlos Jean y Marta Sánchez.

El Sueño de Morfeo despertó definitivamente al personal con algunos de sus temas más célebres, como “Gente”, “Esta soy yo” o “Nunca volverás”; pero fue la interpretación del tema “Para ti sería”, con el dueto de Raquel del Rosario y Neck, el que elevó los decibelios en el foro con un sonido impecable.

Todo ello fue el preludio de una actuación más que esperada, aunque desheredada en su contenido y en un momento inesperado. Alejandro Sanz era la auténtica estrella de esta velada y el público esperaba que así fuera, pero el guión marcado no demostró esta patente idea generalizada y subió al escenario con una gran ovación para interpretar tan sólo tres temas: “Si hay Dios”, “Desde cuando” y “Looking for paradise”. Levantó en volandas al Palacio, aunque les supo a poco a sus numerosas fans.

Chenoa y David DeMaría cantaron a dúo el hit del momento, “Que yo no quiero problemas”, entre caricias, arrumacos y un fugaz beso final boca a boca que confirmó definitivamente la relación que mantienen desde hace ya algún tiempo.

Vega y Nacho Cano, junto al protagonista de su último musical, Antonio Martos, pusieron la versión más bailable a la noche, y el ex de Mecano se encargó de dar la nota en más de un instante con sus estridencias, sus excesivos aspavientos y una coreografía donde todo valía.

Cerraron el bloque de actuaciones La Oreja de Van Gogh, y fue entonces cuando Leire demostró ser una excelente voz para este grupo remozado, interpretando delicados temas como “Jueves” o “El último vals”. Fue la actuación más larga de todo el concierto con siete temas en directo, algo que agradecieron todos los asistentes.

Y para cerrar el acto Carlos Jean salió al escenario para interpretar por primera vez en directo el coral tema “Ay Haití” junto a algunos de sus amigos y deudores de su famosa producción, como Bebe, Marta Sánchez, David Summer, Alejandro Sanz, La Mala Rodríguez, David DeMaría, Chenoa o Leire Martínez de La Oreja de Van Gogh.

Fuente de las fotografías:
Carmen García Pintado

Ay Haití

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=mV-ALO0xrtc[/youtube]


Dejar respuesta