No pienses en un “Elephant”

2
334

El elefante es el tótem del partido Republicano estadounidense. “No pienses en un elefante”, avisaba George Lakoff en su libro. Si lo haces, es posible que acudan a tu mente terribles imágenes de una sociedad norteamericana donde cualquier estudiante puede hacerse con un arsenal de armas de fuego y llevar a cabo una matanza colectiva en su escuela.

Corría la primavera de 1999. El 20 de abril empezó como otro día cualquiera, pero el instituto Columbine, situado en el Condado de Jefferson, se convertiría en el escenario de una terrible carnicería que dejaría conmocionado al mundo, y en especial a la sociedad norteamericana que ya había sufrido dos graves masacres escolares en su historia. Más tarde, en 2007, tuvo lugar la masacre de Virginia Tech en el Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia. ¿Qué le pasa a la tierra de la libertad?

El director Gus Van Sant nos acerca esta historia con un hiperrealismo que recuerda al de un documental, con una estética tremendamente cuidada. Los movimientos de cámara a veces parecen desvincularse de la narración, pues no siempre enfocan al interlocutor principal. Nada de trucos para aumentar la tensión en el espectador. Los asesinos no serán grabados con técnicas de contrapicado para producir mayor sensación de maldad. Lo que hace única a esta cinta es sin duda su estilo narrativo, que no cambia de tono a lo largo de todo el metraje y es capaz de tratar a un tiroteo con la misma pasividad que a un estudiante revelando sus fotos. La cámara a menudo seguirá a los distintos personajes enfocando sus espaldas sin distinción, como si de un videojuego se tratara.

En la vida real la gente no va anunciando lo que va a hacer, ni se van oyendo sus pensamientos, ni una voz en off explica lo que va a suceder, ni suena una música estridente cuando se produce una masacre. En Elephant ocurre lo mismo. La realidad a veces supera a la ficción, y en estos casos no necesita ser exagerada pues los hechos hablan por sí solos y el silencio puede ser más ensordecedor que cualquier música de terror.

2 Comentarios

  1. Qué coincidencia, es una peli del 2003 y yo la vi antes de ayer…es interesante cómo la ha tratado el director…su especialidad son las películas lentas pero sabe sacarles algo

  2. […] Han sido varias las veces que hemos podido ver al tándem Matt Damon y Gus Van Sant trabajando juntos. Como ejemplo a mencionar, están sus colaboraciones en la premiada cinta El indomable Will Hunting (1997), donde vimos a un joven Damon como protagonista (además de debutar como guionista) a las órdenes del estadounidense Van Sant, que en 2003 consiguió el premio a Mejor Director en el Festival de Cannes por su impactante largometraje, Elephant. […]

Dejar respuesta