New York Knicks, naufragio en el momento menos oportuno

0
71
Mike Woodson da instrucciones a Jason Kidd / Fuente: Keith Allison
Mike Woodson da instrucciones a Jason Kidd / Fuente: Keith Allison

La temporada de los New York Knicks bajo la dirección de Mike Woodson había sido espectacular tanto en el aspecto defensivo como en el aspecto ofensivo. La defensa de los de Nueva York había sido su pilar fundamental para afianzarse en la segunda posición de la Conferencia Este en la NBA, y el tiro exterior era el arma perfecta para los de la Gran Manzana.

Sin embargo, ha sido llegar a las semifinales de conferencia ante Indiana y esta estructura se ha desmoronado por completo, dejando a los Knicks sin el ansiado duelo en la final de conferencia ante los todopoderosos Heat de Lebron James y Dwayne Wade. Malos porcentajes de tiro, defensa escasa, poca circulación de balón para encontrar al tirador solo… todo ha sido un cúmulo de circunstancias que han dejado ver un equipo vulnerable e incapaz de disputarle algunos partidos a un equipo serio y ordenado como Indiana Pacers.

La escasa aportación de J.R Smith desde el banquillo ha sido una de las claves para el mal juego de estos Knicks en la eliminatoria. Los rumores sobre sus posibles salidas nocturnas han vuelto a dejar ver esa versión del jugador menos enchufado y más egoísta, tras ganar el premio al mejor sexto hombre de la temporada. El escolta ha bajado sus promedios anotadores de los 18,1 puntos de la temporada regular a los 14,3 de los playoffs, además de reducir sus porcentajes desde el 42% hasta el 33% en tiros de campo y desde el 35% hasta el 27% en tiros de tres. La buena estrategia defensiva de Frank Vogel ha conseguido desactivar al revulsivo desde el banquillo de estos Knicks.

La escasa aportación de Tyson Chandler en la pintura en estos partidos también ha sido un elemento fundamental para la eliminación de los New York. El pívot de California no ha dominado en ningún momento la pintura y se ha visto superado casi siempre por Roy Hibbert. Chandler no ha aportado esa intensidad defensiva en la pintura que había sido capital para los Knicks durante toda la temporada.

Jason Kidd tampoco ha vivido sus mejores playoffs esta temporada dirigiendo a los Knicks. El veterano base ha estado diez partidos consecutivos sin anotar ni una sola canasta y los Knicks lo han notado. Tiros demasiado forzados en unos casos y falta de puntería en otros han sido un auténtico lastre para Kidd en esta eliminatoria.

La gran defensa de Indiana sobre el perímetro de los de la Gran Manzana también ha conseguido ahogar el principal recurso de estos Knicks que es el tiro exterior. Los bajos porcentajes en el tiro de tres han terminado de cavar la tumba de un equipo que cuando no consigue anotar desde la larga distancia está perdido.

Por todas estas circunstancias, el equipo de Mike Woodson tuvo que cargar todo el juego ofensivo sobre Carmelo Anthony, lo que ha permitió que Frank Vogel solo tuviera que prestar una mayor atención al alero. La excelente defensa de Paul George durante toda la eliminatoria y las constantes ayudas por parte de los jugadores interiores han sido un duro escollo para Carmelo, que aún así ha sido el mejor jugador de los Knicks durante toda la eliminatoria.

Ahora en New York tienen que replantearse muchas cosas para la temporada que viene volver a aspirar al anillo. La renovación de J.R Smith, la continuidad de Jason Kidd y Pablo Prigioni y la búsqueda de un base se presentan como los principales quebraderos de cabeza para los directivos de la franquicia neoyorquina.

Dejar respuesta