Neil Harbisson es el primer ‘ciborg’ reconocido mundialmente

0
142

Lo llamativo y fascinante de este británico-irlandés no son únicamente sus cualidades como artista y compositor, sino el haberse convertido en el primer ciborg reconocido mundialmente. Este joven de tan sólo veintisiete años, residente en Barcelona, gracias a la invención del eyeborg -mecanismo que transforma las frecuencias de luz en sonido para percibir los colores- ha sido galardonado en más de una ocasión para este hallazgo tan importante.

Neil Harbisson

Neil Harbisson nació con acromatopsia, una enfermedad genética que provoca un trastorno en la visión, limitando la percepción de los colores al blanco y negro. A pesar de su dificultad visual, este joven de padre inglés y madre catalana, estudió piano y bellas artes en Barcelona hasta los dieciocho años. Una vez finalizado el bachillerato, el intrépido ciborg viajó a Dublín para asentarse posteriormente en Inglaterra y desarrollar sus dotes musicales estudiando composición y piano.

Nunca se sabrá si fue casualidad o destino, pero durante su estancia en la nación inglesa, el compositor conoció al licenciado en cibernética, Adam Montandon. Al poco tiempo,  los dos estudiantes, a través de sus conocimientos, pusieron en marcha un proyecto cibernético  que  permitiese a Habirsson apreciar los colores mediante las notas musicales, naciendo así el ‘eyeborg’.

El mecanismo que Harbisson tiene colocado cerca de su ojo y bautizado como ‘eyeborg’, está formado por un sensor que se ocupa de transmitir todo lo que observa gracias al chip que lleva situado en la nuca.  Este pequeño dispositivo transforma las frecuencias de luz en frecuencias sonoras que representan una gama de colores. El invento que le ha permitido desenvolverse con normalidad en su actividad diaria, ha sido galardonado en dos ocasiones en 2004 con el Premio Europeo  Interface Design Europrix Multimedia Top Talent Award, y con el Premio Nacional de Innovación concedido por Sumberge.

Neil Harbisson

Para el ‘ciborg’, el ‘eyeborg’ es una parte más de su cuerpo, así que cuando el Gobierno británico le prohibió renovar el pasaporte por llevar un dispositivo electrónico en la cabeza, él explicó que formaba parte de su apariencia. Gracias al apoyo de sus  amigos, de su doctor personal y de la universidad donde estudiaba, semanas más tarde el Gobierno permitió que saliese en la fotografía del documento con el dispositivo. Este hecho, marca un antes y un después no sólo en la vida de Habirsson sino en el avance que esto conlleva a nivel mundial.

La mejora en la calidad de vida proporcionada por el ojo electrónico, en especial en su trabajo artístico y el orgullo de ser un auténtico ‘ciborg’, le ha llevado a formar una fundación. En 2010, Moon Ribas y Neil Habirsson dieron vida a la Cyborg Foundation, un organismo internacional que proporciona ayuda a las personas con la misma patología para que puedan llevar a cabo una vida con total  normalidad. Su meta se encuentra en aplicar la cibernética para lograr mejorar las cualidades, sentidos o cubrir las carencias del ser humano.

Imágenes: Campuspartymexico/carlosramirex


Dejar respuesta