Navidades en la playa, una forma diferente de pasar las fiestas

0
323

2Riviera_Maya,_MéxicoLas costas exóticas del Caribe y de las Islas Canarias se han convertido en destinos idóneos y atractivos para pasar las vacaciones de navidad. Las playas de la Riviera Maya y de Cancún, en México; las de Punta Cana y Santo Domingo, en República Dominicana; o la de Maspalomas, en las Islas Canarias son recónditos paraísos para los turistas que optan por la evasión y el sosiego frente al mar en estas fechas tan señaladas.

Las reuniones familiares, las laboriosas cenas, y las compras desenfrenadas por la ciudad son actividades que para muchos suponen ya una antigua tradición. Gracias a la inagotable oferta de resorts que copan la región canaria y caribeña, enmarcados en la conocida cultura del todo incluido, cada vez son más las familias que deciden trasladarse a un entorno natural alejado del bullicio y del frío invernal.

 Los paquetes turísticos diseñados para estas fechas por las agencias permiten el viaje hacia un mundo que muchos consideran idílico y de ensueño. El precio del paquete vacacional de navidad oscila entre 800 y 1200 euros por persona y semana e incluye, además del vuelo y las noches de hotel, una cantidad de prestaciones como desayunos, comidas, cenas, bebidas y cócteles bajo las palmeras, instalaciones de hidroterapia a plena luz del día, restaurantes temáticos, espectáculos musicales, discotecas, casinos, animación, actividades deportivas y acuáticas, etc, que a primera vista puede parecer desorbitada. Además es posible asistir a las ostentosas cenas de Noche Buena y Fin de Año, y a sus respectivos eventos especiales que tienen lugar en los salones de estos grandiosos complejos hoteleros a propósito de las fiestas. Todo esto gracias a una simple pulsera de plástico de un color más bien chillón que también identifica a los huéspedes según la categoría de los servicios que éste ha contratado.

 No es de extrañar que esta tendencia se incrementara en los años en los que reinaba la opulencia. Pero es que, según la Organización de Turismo del Caribe, continúa creciendo respecto al año pasado, por la gran afluencia de turistas canadienses y norteamericanos. De la misma manera, algunas ciudades de las Islas Canarias como Gran Canaria o Santa Cruz de Tenerife han registrado esta navidad índices de ocupación del 100% en el sector hotelero.

Los visitantes que escogen las playas tropicales del Caribe, como las de La Habana, Varadero, La Península del Yukatán, Acapulco, Santo Domingo o Río de Janeiro, entre otras; proceden de Estados Unidos, Canadá y Europa, esta última por debajo de las primeras. Los que se decantan por las Islas Canarias y celebran la navidad en las costas de Tenerife, Gran Canaria o Fuerteventura, proceden sobre todo de Europa, y recientemente de la región del Magreb. Cabe destacar que este fenómeno que antes parecía exclusivamente occidental está creciendo debido al aumento de turistas de los países del Magreb y de Emiratos Árabes Unidos. Las tasas más altas de ocupación en estas zonas siempre cálidas se presentan durante los meses de invierno. Las agradables temperaturas convierten a las regiones que no conocen el frío en irremediables presas del turismo.

Pese a los devastadores efectos de las crisis en el sector turístico nacional, entre las preferencias de los españoles también se encuentran los baños en las aguas turquesas del Caribe, visitar los originales belenes de arena en las Canarias o dar la bienvenida al nuevo año degustando un suculento menú a orillas del mar.

Los villancicos suenan sin interrupción a través del hilo musical, los adornos navideños iluminan las fuentes y piscinas, y Papá Noel y los Reyes Magos se acercan en barco para repartir alegrías entre los pequeños. Pese al calor, al sol y las ropas veraniegas, los turistas no olvidan ni por un instante que el motivo de su viaje familiar es celebrar la Navidad.

Imágenes de Syra Peláez

Dejar respuesta