Navidad: paz, amor y… contaminación

0
529

Llega la Navidad, tiempo de alegría e ilusión, de cenas familiares, de excesos con el turrón y  el cava, pero también una época en la que se incrementa el uso irresponsable de los recursos y la generación de residuos: regalos para nuestros seres queridos, compra de alimentos casi al por mayor, más gasto de luz… Tras este aumento del consumo se esconde una mayor contaminación.
Hace unos días se llevó a cabo el apagón voluntario contra el cambio climático, especialmente secundado por ayuntamientos e instituciones más que por los ciudadanos. Paradójicamente, como todos los años en estas fechas, comienzan a encenderse las luces navideñas, señal que indica el comienzo de la época más consumista del año. Según la ONG ‘Ecologistas en acción’ las principales capitales españolas gastarán este año más de seis millones de euros en la instalación y el mantenimiento del alumbrado de Navidad.

Estos adornos navideños, más allá de su belleza, suponen un gran derroche energético. Sólo Madrid gastó en 2006 3,5 millones de euros por este motivo, lo que supuso una emisión de unas 3000 toneladas de CO2 a la atmósfera. Y es que, aunque en este caso  los recibos de la luz  es el ayuntamiento quien los paga (lo que se traduce en cada ciudadano), la factura medioambiental en forma de cambio climático la paga todo el planeta.

La Navidad es una época de fiestas religiosas y familiares, y es también sinónimo de ‘consumismo’. Se estima que los españoles harán, de media, un gasto navideño cercano a los 1000 euros por persona. ‘Ecologistas en Acción’ también ha apuntado que la Navidad “aumenta el uso irresponsable de los recursos y la generación de residuos” porque se trata de “la época más consumista del año”. Cuando el resto del año cada persona genera un kilo y medio de basuras al día, en estas fechas son dos kilos, y la mitad, envoltorios y embalajes.

Pero el impacto no es únicamente medioambiental: según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) cada año se incrementa el número de personas desnutridas en cuatro millones, sin embargo en estas fechas se tira hasta un 40% de los alimentos producidos, debido a los descartes que hace el mercado por exigencias estéticas o por los fallos en la distribución de tan grandes volúmenes.

Fuentes texto:
http://www.ecologistasenaccion.org/
http://www.adn.es/ciudadanos/20071122/NWS-1090-Navidad-Luces-despilfarro-tradicion.html
http://www.zonaverde.info/profundidad.php?p=38
Fuente imagen:
http://www.20minutos.es/data/img/2006/11/28/535676.jpg

1 Comentario

  1. Por qué no se envían, los productos perecederos, tipicos navideños, sobrantes, a los paises pobres. Estos productos, una vez pasadas las fiestas navideñas se “mueren de pena” en las estanterías de los negocios de alimentación.

  2. ¡Oh no, otro año más es Navidad! Dios mío, ¿por qué? Otra vez esas apasionantes cenas familiares con primos a los que no ves desde el mismo día del año pasao, ayayay.. me pongo malo sólo de pensarlo.

    Aquí somos guays: ponemos las luces el 26 de noviembre. Pero eso sí, de bajo consumo, ¿eh? No te vayas a creer. Y digo yo: ¿no daría igual ponerlas el… qué se yo, el 20 de diciembre? Así serían de menor consumo todavía, ya ves tú qué gracia tener el árbol de Moncloa mes y medio ahí dale que te pego. Cualquier año volvemos de la playa y ya ha puesto Gallardón la feria. Claro, así gastará 3’5 millones en iluminación, ya podrá. ¬¬

    En fin, qué voy a decir yo, que cada año me gusta menos la Navidad… un besito!

    PD: Deberías haber titulado: “Navidad: Consumismo, contaminación, colas, frío, subida de precios, aglomeraciones, contaminación, paz y amor”. Te habría quedado más realista, sin duda.

    PD 2: ¿Un gasto de 1.000 euros por persona? Joe.. pues yo sé de alguien que se está gastando… pues como unos 900 a mi costa, jaja. ¡Pobrecito!

    Mua!

Dejar respuesta